Una Autentica Atracción Turista – La Calle Olvera

por Arianna Proul

Mi experiencia en la Calle Olvera fuera muy interesante. La historia de esta calle empezó en 1929, pero yo siempre solamente lo conocí como una atracción turística. En el grado ocho, mi clase de español y yo fuimos a la Calle Olvera para comer y ver todas las cosas. Todos mis amigos eran blancos y ellos les encantaban los huevos llena de confeti y ponchos y mochilas con un estampado “autentico” de Mexico. Pero si voy a pensar en la autenticidad de la Calle Olvera, necesito extender afuera de mi propia memoria.

Cuando fuimos a la Calle Olvera, comimos en Cielito Lindo. Nunca fui allá, pero estaba emocionada probar una comida tan famosa. La palabras “Cielito Lindo” son grandes, con colores amarillos y azules, que pudieras saber son un poco menos brillante con los años de estar sentada aquí al fin de la Calle Olvera. Había muchas personas sentadas adentro en las mesas, comiendo y hablando, parecieron como les gustaban los taquitos. Cuando finalmente llegué a la ventanita para ordenar, el muchacho adentro habló en español y me dio mi cambio muy rápido. Ordené dos taquitos con la salsa de aguacate con frijoles y queso. No había espacio adentro para sentar, entonces estaba parado al lado para probar los taquitos. No voy a mentir, estaban buenas pero no eran los mejores que he probado. En realidad, me gustaban los frijoles mejor. Quería venir con una mente abierta, pero después de probar eses taquitos, mi percepción de la Calle Olvera no ha cambiado.

“Olvera Street has a number of Mexican restaurants, stalls, and tourist shops that sell souvenirs and kitsch that ranges from lucha libre masks to tacky T-Shirts and children’s guitars”

Una descripción preciso de la Calle Olvera por Profesora Portnoy pg 21

En la Profesora Portnoy’s libro, Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, leí sobre El Cholo y su propósito de dar una experiencia autentica a los visitantes blancos. Yo nunca ha estado en el Cholo, pero con esta descripción, puedo imaginarlo como los restaurantes “autenticas” cerca de mi casa. Vivía en una ciudad treinta minutes mas sur de Los Angeles, de mayoría Anglo, por eso yo reconozco el tema de “whitewashing” muy bien. Si quiero comida china, thai, o indio cerca de mi casa, yo sé que solamente voy a encontrar una versión americanizada. Siento como esto es el mismo caso en la Calle Olvera. Si turistas quiere encontrar el lado de Los Angeles mexicano, ellos van a Calle Olvera. Ellos no manejan a Boyle Heights para comer en Mariscos Jalisco. Pienso que la Calle Olvera no es una representación autentica de Mexico. Pero sí, Calle Olvera es una autentica atracción turistas.

“diners looking for an experience that is ‘authentic’, yet comfortable”

Una descripción sobre El Cholo que también está relevante a la Calle Olvera por Profesora Portnoy pg 20

Pupusas en La Flor Blanca

Por Arianna Proul

La pupusa es una comida tradicional de El Salvador, un país centroamericano. Usualmente, está acompañada con curtido y salsa. Dependiendo en cual ciudad en El Salvador, hay variedades de pupusas con vegetales o carne o comida específica a la región. Cuando buscas la Flor Blanca y la página de Yelp sube, la segunda crítica empieza, “*Cash only. As authentic as it gets”. Estaba bien curiosa caminando en Jefferson y leyendo Yelp para llegar a la Flor Blanca. Antes de este día nunca he probado comida de El Salvador, y honestamente no sabía que era una pupusa. Caminé con mi amiga y ella me preguntó la diferencia entre diferentes tipos de comida hispana. Yo respondí que solamente conozco comida de Tijuana donde mi familia vive, pero además que este no sé nada de la comida de otros países hispanos y sus especialidades, como pupusas.

La plaza de La Flor Blanca

Llegamos a la plaza donde está situado y no es lo mas bello, ubicado al lado de una lavandería y restaurante de comida india. Fui a las once de la mañana y no habían muchos carros estacionados, pero cuando entramos al restaurante, estaba lleno de personas. Había muchas personas que parecen hispanas, cual mi mama siempre me dijo que es una indicación que un lugar es auténtico. Decidí que necesitaba ordenar un plato tradicional, la pupusa. Ordené una pupusa revuelta de maíz, que estaba llenado con frijoles, queso y carne. Antes de ir yo lei en el internet que las pupusas originales estaban de maíz por eso escogí este en vez de harina. También escogí revuelta porque tenía hambre y quería probarla con todos los ingredientes disponibles. Desafortunadamente, tenía una clase y por eso dije que mi orden fuera para llevar. Estaba barato y estaba listo en unos minutos. Esperábamos en una silla cuando estaban preparando mi comida y vimos todos los fotos de El Salvador en las paredes. No podía ver mucha de la cocina, solamente una olla muy grande con frijoles que parecen deliciosos.

La ventanita donde ordené

La pupusa fuera sabrosa y lleno de queso delicioso, caliente y de buena calidad. El curtido fuera agria, que mi amigo le gustaba muchísimo, pero a mi no. Me gustaba el sabor de la salsa de tomate, prefiero cosas más picantes en general, pero esta salsa vaya perfecta con la pupusa. El tomate apoya al sabor de la carne y combinó perfectamente en la boca. Estaba tan emocionada para comerla, que no me daba cuento que no tome un foto de la comida hasta cuando empecé a escribir este blog. Pero, cuando lo vi, parece como algo podrías encontrar en una cocina en El Salvador, cocinado en casa con amor. Relacionado a la autenticidad, no sé nada de la comida salvadoreña, por eso siento como sí fuera auténtica. Todos las personas tomando mi orden y dándome mi comida fuera muy genuina. Podía sentir una aura de familiaridad entre todos y todos hablaban como ha fueron allí por muchos años. Siento como estos sentimientos son de igual importancia a la calidad y sabor de la comida. Estoy emocionada para regresar y tener más tiempo para probar todo. Yo doy La Flor Blanca 4/5 estrellas.

Mi amiga y yo afuera de La Flor Blanca