Turismo Culinario en LA

Por Arianna Proul

El turismo culinario es una cosa ganando popularidad especialmente en ciudades con comida rica y única. Entiendo que hay algunos aspectos muy positivos, y otros muy negativos sobre esto tipo de turismo. Si el turismo no es responsable, hay peligroso para los trabajadores y ambiente local. Pienso que el turismo culinario puede ser bueno para la economía y para crear trabajos, pero es necesario que está hecho en una manera consciente de la cultura local y aprendizaje, y hecho con respeto.

Cuando yo viajé a Italia, había demasiados restaurantes, y todos con el propósito de ofrecer la mejor comida italiana en el mundo. Porque la comida italiana es delicioso y único, ellos querían ofrecer comida autentica, pero también estética para todas las turistas. En realidad, pienso que algunos de los restaurantes no eran la mejor comida italiana que he comido, pero la experiencia de ser en otro país ha logrado ellos muchos negocios. Si yo había una turista más enfocada en la comida, pienso que pudiera escoger algunos restaurantes mejores, pero mi viaje era más enfocado en qué era fácil y rápido durante nuestros planes lleno de actividades.

Yo no pienso que Noma era una forma de turismo culinario muy responsable. Pienso que esto tenía riesgos de los impactos ambientales, y olvidando la cultura nativa en un restaurante “elevado”. Aunque tiene el derecho de cobrar que quiere y cocinar que quiere, no era accesible a los locales. Pero también, el hecho que había cocineros de Tulum y toda la comida era local, significa que no era totalmente irresponsable.

Esta clase era muy diferente de mis clases en el pasado, pero era muy divertida. Estaba introducido a muchos temas nuevos, y puedo ver la comida, una cosa que veo cada día, en una manera diferente y más inteligente. Unos de mis momentos favoritos eran nuestra última excursión a Mexicano. Los dueños eran muy simpáticos, y sus explicaciones sobre todo su comida era interesante. también la comida era buenísima y cada platos tan diferente y delicioso en un modo diferente. también yo encanté Guerilla Tacos y Wes Avila era muy agradable. Siempre encanto los restaurantes mas cuando podemos hablar con los dueños, especialmente porque muchas veces tiene tanta información sobre la comida latina y cuentos interesantes sobre su propio restaurante. Disfruté de ser un turista culinario en mi propia ciudad. Visité a muchos lugares que nunca lo encontrara si no fuera en esta clase. Descubrí tantas restaurantes increíbles y deliciosas este semestre, y estoy muy emocionada para regresar y probar todos los platos de todos los restaurantes diferentes.

Appreciation or Appropriation

Arianna Proul

As said by chef Auguste Gusteau, “Anyone can cook”. I believe this is true and chefs, whether in world-renowned restaurants or at home, should be able to explore any culture’s food, but should take care to do so with respect for that culture. I think food is not exclusive as to who can cook it, but I believe the misrepresentation or act of marketing it as something that it’s not, is when the problem of cultural appropriation arises. In relation to Wes Avila and Guerrilla Tacos, I don’t think his tacos are an act of cultural appropriation at all. Though the word tacos is in the title, he does not market his food as a traditional Mexican dining experience, instead he calls it as it is, his own creation growing from the heart of Los Angeles. It wouldn’t be common to claim his sweet potato tacos as a form of appropriating Mexican culture, because they’re so uniquely his and done with benevolence. A contrary example, however, could be seen in Taco Bell, or as my dad likes to call it, Taco Hell. Starting with the architecture of the restaurant, the faux adobe and mission bell aspires to market itself as something its not. In their mission statement is states, “We take pride in making the best Mexican style fast food providing fast, friendly, & accurate service.” I doubt many would label Taco Bell as the best, or even a form of, Mexican food. However, that doesn’t mean it’s not still very successful, and for some very delicious. The misrepresentation as a Mexican restaurant, however, is problematic as it perpetuates white culture taking other cultures for their own gain.

“We take pride in making the best Mexican style fast food providing fast, friendly, & accurate service.”

Taco Bell

Just at Taco Bell markets their food as something its not, the same issue arose at Oberlin College. As student Diep Nguyen complained, “How could they just throw out something completely different and label it as another country’s traditional food?” This misrepresentation is done so without regard for the traditional cuisine, or the culture is originated from and that is an example of cultural appropriation. Food can be more significant for some rather than others, one dish could be comfort food, years of ancestry, an art form and/or religious. Disregarding that significance is the issue with this dining hall food.

The main issue when separating cultural appropriation from cultural appreciation is whether or not it is done with respect. For example, in relation to Elotegate, Peterson was not disrespecting Mexican culture when writing about the elotero, and therefore, though problematic in its legal implications, I don’t think it was a form of malevolence or appropriation. “Food is food” as said by Arellano and Esparza, and therefore anyone can enjoy it and write about it, but do so with respect and awareness (Portnoy, 106). Though Peterson apologized, other similar critiques can be received with much more anger. Just as Bayless claiming reverse racism. For me, if the food I’m eating is good and authentic to what the restaurant claims it is, I don’t think one culture has to exclusively cook their own culture’s food. However, in Bayless’ case, his disregard of his white privilege in the restaurant scene and his disrespect for minorities’ struggles, diminishes my desire to eat his food.

“Food is food”

Portnoy, 106

Overall, the complexity of cultural appropriation does not allow for a black-and-white classification as such. Rather, each diner, chef, restaurant and critic has their own relationship with their own culture and the representation of it. If done so with respect, I believe other cultures should be explored in cuisine, but done so carefully so as not to neglect the importance of each dish served.

Fusión de Huevos Rancheros

Para este blog, yo fui a Perch LA. Está situado en Los Angeles, cerca de Grand Central Market. Este restaurante era un lugar menos tradicional que hemos visto, y me interesa porque es diferente de los otros lugares que visité para esta clase, pero todavía puedo encontrar las mismas temas de fusión, gentrificación y autenticidad. En Grand Central Market, visitamos lugares mas tradicionales, y es muy interesante que los dos lugares, separado por como cinco minutos, sirven comida tan diferente. Pero, este es una representación precisa de la escena culinaria en Los Angeles. Es como dijo Choi , “This is what LA tastes like”, que en mi opinión significa que no puedes acortar la comida de Los Angeles a una cultura especifica, porque Los Angeles es una combinación de muchos en cada lugar que visites.

La historia de Perch diga que cuando estaba establecido tenía inspiración francesa, pero cuando miré el menú, vi una combinación de comida de todos partes del mundo. La influencia global aquí es aparente, como tiene gnocchi, tuna tartare, hamburgesas y también surf y turf. Este me hace pensar en la combinación de culturas y comida en Los Angeles, y como lugares así ganan popularidad. Quería investigar este restaurante, porque me interesa como lugares así combinan comida de todos diferentes partes del mundo para crear una fusión de culturas única a Los Angeles, para que cualquier visitante puede disfrutar. Aquí puedes ver la gentrificación en su comida como el restaurante quiere mantener una imagen de lujo, significando que algunos ingredientes o maneras de cocinar son diferente que lo autentico. En un restaurante así, quieren mantener el estético como ellos describan, es el “premier dining and nightlife destination in Los Angeles where you can indulge in a most comfortable, unpretentious and upscale atmosphere that features live jazz inspired music, while enjoying a sumptuous French cuisine dinner” (perchla.com/about). Está situado en la azotea de un edificio florido, manteniendo la inspiración francesa. Pero también, el ambiente no era presumido y cuando estaba sentada pude sentir que la calidad y sabor de la comida era mas importante que el estético.

Fuimos en la mañana y yo ordené huevos rancheros. Esto origina de rancheros en Mexico, pero convierten en una comida muy común en los estados unidos. Lo original consiste en huevos en una tortilla con salsa, frijoles, aguacate, cilantro y a veces arroz. Sentí como querían emular huevos rancheros tradicionales, con sus ingredientes, pero todavía tiene los aspectos de nuestra cultura americana. La primera cosa más americana es que venía con un lado de patatas, cocinado en estilo de casa, un estilo muy americano. También llegó con un lado de salsa de tomate, que yo no usé, pero puede ser un ejemplo de ateniendo al gusto americano. Debajo, había dos tortillas de maíz que en mi opinión eran deliciosos. El sabor de la tortilla era fresca y muy suave, con sabores que me recordaba de las tortillas de mi abuela. Era una buena sorpresa. Siguiente, había frijoles negros, que también eran muy buenos. Después los huevos revueltos, porque ellos me preguntaban el estilo de huevo que quería, salsa, guacamole y queso fresco. Finalmente, llegó con cilantro y un chile al lado. El queso fresco me sorprendí también porque muchas veces en restaurantes que no son mexicanos, es común que usan queso de cheddar. Los sabores mezclaban buenísimo y después de comer sentí bien llena. Esta presentación de los huevos rancheros había menos sencillo que los de mi casa, pero todavía había deliciosos. La gentrificación era aparente en este con las patatas, salsa templada y salsa de tomate, pero todavía me disfruté. Mis amigas comieron una tostada francesa y una hamburguesa, ilustrando la variedad de tipos de comida disponible aquí. En “Roy Choi, Ricardo Zárate, and Pacific Fusion Cuisine in Los Angeles” cuando dijo “Through the act of curating ethnic foods, connoisseurs position themselves as culinary artists (Portnoy-Pilcher, 3) me recordé de Perch. La comida era buena, y un componente de eso es que lugares populares así incluyen un método artístico de cocinar como su propio ingrediente.

“Although once scorned as plebeian, these dishes acquired deep symbolic meanings that ultimately made them emblematic of regional and national identities.”

Portnoy-Pilcher, 3

La cocina latinoamericana ha cambiado en los últimos anos en mi opinión porque ha cambiado a satisfacer el paladar americana. Un componente de eso es la integración de diferentes culturas en los estados unidos, pero también agregando detalles americanos a comida de otras culturas. Este no es malo necesariamente, solamente significa que tenemos un mundo culinario único y lleno de posibilidades en los estados unidos, y especialmente en Los Angeles.

Mis tacos mezclados

por Arianna Proul

Mi identidad es mexicana-americana. Mi papa es de Montana, los EEUU y mi mama es de Tijuana, Mexico. Mi identidad es mezclada y tiene influencia de todas partes. Yo he vivido en Los Angeles toda mi vida y siento que esto también afecta parte de mi identidad. Yo estoy de acuerdo mucho con Wes Avila cuando él explicó que sus tacos son únicos a Angelinos, porque Los Angeles es una cultura en sí mismo. La comida mexicana en Los Angeles es muy diferente de la comida en cada parte de Mexico. Mi mama siempre me enseñó cocinar ceviche, tacos, enchiladas y paella. Pero también, crecí cocinando pastel de calabaza y hamburguesas con mi papa. Estos dos lados han influido el otro, mi mama aprendió cocinar hamburguesas, y mi papa aprendió cocinar enchiladas. Yo clasifico la comida de mi Mama como comida mexicana, porque no puedes confinar su comida a solamente una parte de Mexico. La familia de mi mama viene de Jalisco, Michoacán y Aguascalientes, por eso, ella aprendió a cocinar de muchas diferentes partes de Mexico, y esta mezcla de comida es única a ella. Yo aprendí a cocinar esta mezcla de comida mexicana, pero también con la influencia americana por mi papa, y la influencia de Los Angeles.  

“The United States and Mexico have not fused their cuisines … there is constant influence and borrowing”

Everyone Eats pg 186
Las ciudades de mi Mama

Una comida muy central a mi identidad es los tacos. A veces, cocinamos tacos de carne asada, pero también yo crecí poniendo cualquier carne que cocinamos en una tortilla, no importa si era salmón, pollo, carne, o camarón. En Everyone Eats por Anderson, él escribe, “The United States and Mexico have not fused their cuisines … there is constant influence and borrowing” (186). Yo estoy cien porcientos de acuerdo con esta cita, porque lo veo en mi propia casa cada día. Mi mama transformó su moda de cocinar a lo que es disponible en Los Angeles.

La comida que comí era un taco de carne asada de Tacos Tumbras a Tomas en Grand Central Market. Este lugar está situado en medio de un lugar de hamburguesas, y otro de pasta. Este lugar no se identifica como una ciudad en Mexico específico, sirve toda la básica comida que piensas cuando piensas en comida mexicana. Estaba sorprendida a la variedad de carnes que puedes escoger, como trompita, que es menos común. El precio es un poco alto a 4 dólares por un taco, pero tiene sentido porque es en un lugar muy turístico. Aunque este precio siente alto por un taco, comparado a todos los otros lugares al lado este es una opción muy buena para almorzar en vez de un café por seis dólares. Llegó a la ventana después de esperar por como dos minutos, y el señor me habló en español. Ordené uno taco y lo pido con todo y salsa caliente. El taco llegó con la salsa, tres limas, cilantro, cebolla, sal, y dos más tortillas al lado. Un hecho que me de cuento es que no llegó con todos los aderezos americanos como queso o lechuga. Venía con demasiada carne con que podía hacer dos tacos por el precio de uno, que es bueno. La carne era muy sabrosa y no tenia mucho gruesa. Las tortillas eran calientes y no quebraron. La salsa era muy picante, pero suena bien. Este taco era simple pero muy bueno.

Taco de Tacos Tumbras
Tacos de mi casa

El taco de Tacos Tumbras tiene similitudes y diferencias de las de mi casa. Siento como los tacos que cocina mi mama es una representación que muestra mi casa mexicana-americana. Este fin de semana mi mama cocinó tacos con sobrante filet mignon de la cena de la noche anterior. Este no es autentico a Mexico, pero es autentico a mi casa. La noche anterior comimos carne, con una papa horneada y frijoles verdes, una cena muy americana y un favorito de mi papa. Además que la carne puso la salsa casera maravillosa de mi mama, cebolla, cilantro, aguacate y queso. Algunos de estos no son auténticos a tacos de Mexico, pero lo es que crecí comiendo. Mi paleta ha cambiado para acomodar los dos lados de mi identidad, incluyendo la salsa mas picante, pero también favoreciendo queso en mis tacos.

“we debated in Denver about whether Mexicans ever assimilate. I maintained that we do”

Taco USA pg 5

Los tacos han sobrevivido el paso de tiempo porque son clásicos. Puedes acomodarlo a cualquier persona con los ingredientes, como demuestra Guerrilla Tacos. No importa si pongas batata, carne, o pescado, tacos son deliciosos.

Una Autentica Atracción Turista – La Calle Olvera

por Arianna Proul

Mi experiencia en la Calle Olvera fuera muy interesante. La historia de esta calle empezó en 1929, pero yo siempre solamente lo conocí como una atracción turística. En el grado ocho, mi clase de español y yo fuimos a la Calle Olvera para comer y ver todas las cosas. Todos mis amigos eran blancos y ellos les encantaban los huevos llena de confeti y ponchos y mochilas con un estampado “autentico” de Mexico. Pero si voy a pensar en la autenticidad de la Calle Olvera, necesito extender afuera de mi propia memoria.

Cuando fuimos a la Calle Olvera, comimos en Cielito Lindo. Nunca fui allá, pero estaba emocionada probar una comida tan famosa. La palabras “Cielito Lindo” son grandes, con colores amarillos y azules, que pudieras saber son un poco menos brillante con los años de estar sentada aquí al fin de la Calle Olvera. Había muchas personas sentadas adentro en las mesas, comiendo y hablando, parecieron como les gustaban los taquitos. Cuando finalmente llegué a la ventanita para ordenar, el muchacho adentro habló en español y me dio mi cambio muy rápido. Ordené dos taquitos con la salsa de aguacate con frijoles y queso. No había espacio adentro para sentar, entonces estaba parado al lado para probar los taquitos. No voy a mentir, estaban buenas pero no eran los mejores que he probado. En realidad, me gustaban los frijoles mejor. Quería venir con una mente abierta, pero después de probar eses taquitos, mi percepción de la Calle Olvera no ha cambiado.

“Olvera Street has a number of Mexican restaurants, stalls, and tourist shops that sell souvenirs and kitsch that ranges from lucha libre masks to tacky T-Shirts and children’s guitars”

Una descripción preciso de la Calle Olvera por Profesora Portnoy pg 21

En la Profesora Portnoy’s libro, Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles, leí sobre El Cholo y su propósito de dar una experiencia autentica a los visitantes blancos. Yo nunca ha estado en el Cholo, pero con esta descripción, puedo imaginarlo como los restaurantes “autenticas” cerca de mi casa. Vivía en una ciudad treinta minutes mas sur de Los Angeles, de mayoría Anglo, por eso yo reconozco el tema de “whitewashing” muy bien. Si quiero comida china, thai, o indio cerca de mi casa, yo sé que solamente voy a encontrar una versión americanizada. Siento como esto es el mismo caso en la Calle Olvera. Si turistas quiere encontrar el lado de Los Angeles mexicano, ellos van a Calle Olvera. Ellos no manejan a Boyle Heights para comer en Mariscos Jalisco. Pienso que la Calle Olvera no es una representación autentica de Mexico. Pero sí, Calle Olvera es una autentica atracción turistas.

“diners looking for an experience that is ‘authentic’, yet comfortable”

Una descripción sobre El Cholo que también está relevante a la Calle Olvera por Profesora Portnoy pg 20

Pupusas en La Flor Blanca

Por Arianna Proul

La pupusa es una comida tradicional de El Salvador, un país centroamericano. Usualmente, está acompañada con curtido y salsa. Dependiendo en cual ciudad en El Salvador, hay variedades de pupusas con vegetales o carne o comida específica a la región. Cuando buscas la Flor Blanca y la página de Yelp sube, la segunda crítica empieza, “*Cash only. As authentic as it gets”. Estaba bien curiosa caminando en Jefferson y leyendo Yelp para llegar a la Flor Blanca. Antes de este día nunca he probado comida de El Salvador, y honestamente no sabía que era una pupusa. Caminé con mi amiga y ella me preguntó la diferencia entre diferentes tipos de comida hispana. Yo respondí que solamente conozco comida de Tijuana donde mi familia vive, pero además que este no sé nada de la comida de otros países hispanos y sus especialidades, como pupusas.

La plaza de La Flor Blanca

Llegamos a la plaza donde está situado y no es lo mas bello, ubicado al lado de una lavandería y restaurante de comida india. Fui a las once de la mañana y no habían muchos carros estacionados, pero cuando entramos al restaurante, estaba lleno de personas. Había muchas personas que parecen hispanas, cual mi mama siempre me dijo que es una indicación que un lugar es auténtico. Decidí que necesitaba ordenar un plato tradicional, la pupusa. Ordené una pupusa revuelta de maíz, que estaba llenado con frijoles, queso y carne. Antes de ir yo lei en el internet que las pupusas originales estaban de maíz por eso escogí este en vez de harina. También escogí revuelta porque tenía hambre y quería probarla con todos los ingredientes disponibles. Desafortunadamente, tenía una clase y por eso dije que mi orden fuera para llevar. Estaba barato y estaba listo en unos minutos. Esperábamos en una silla cuando estaban preparando mi comida y vimos todos los fotos de El Salvador en las paredes. No podía ver mucha de la cocina, solamente una olla muy grande con frijoles que parecen deliciosos.

La ventanita donde ordené

La pupusa fuera sabrosa y lleno de queso delicioso, caliente y de buena calidad. El curtido fuera agria, que mi amigo le gustaba muchísimo, pero a mi no. Me gustaba el sabor de la salsa de tomate, prefiero cosas más picantes en general, pero esta salsa vaya perfecta con la pupusa. El tomate apoya al sabor de la carne y combinó perfectamente en la boca. Estaba tan emocionada para comerla, que no me daba cuento que no tome un foto de la comida hasta cuando empecé a escribir este blog. Pero, cuando lo vi, parece como algo podrías encontrar en una cocina en El Salvador, cocinado en casa con amor. Relacionado a la autenticidad, no sé nada de la comida salvadoreña, por eso siento como sí fuera auténtica. Todos las personas tomando mi orden y dándome mi comida fuera muy genuina. Podía sentir una aura de familiaridad entre todos y todos hablaban como ha fueron allí por muchos años. Siento como estos sentimientos son de igual importancia a la calidad y sabor de la comida. Estoy emocionada para regresar y tener más tiempo para probar todo. Yo doy La Flor Blanca 4/5 estrellas.

Mi amiga y yo afuera de La Flor Blanca