Blog 8: El Arte de LACMA

El “Xipe Totec Standard Bearer” se traduce a “Nuestro Señor lo desollado” porque es una referencia es una referencia al traje de la deidad de la piel pelada de una víctima

. El proceso del metal de fundición se hizo popular entre los mixtecos y se trata el desprendimiento de varias capas de material para producir el núcleo metálico. Muy similar a este proceso es el proceso de la peladura de las capas en importantes alimentos como tamales. El Xipe Totec fue la deidad del muerto y renacimiento y su receta especial era miel y tamales de frijol. Él peló su propia piel para dar alimento a la humanidad y es simbólico de la forma de semillas de maíz pierden su capa externa antes de la germinación.

El otro objeto que tiene relación con la comida o más específico los tamales es el vaso mixteco. En la imagen que rodea el vaso hay un hombre que está cocinando tamales y preparando chocolate dentro de una taza. El chocolate es otro alimento muy importante para la cultura de los mixtecos. Chocolate o cacao fue uno de los más caros y lujosos productos de Mesoamérica, y granos de cacao servían de moneda. De hecho la palabra dote se basa de chocolate. La expresión “ynodzehua” significa “el dote” en mixteco y la raíz “dzehua” significa chocolate.

En la pintura de Frida Kahlo llamado “coco” es una pintura muy tristeza. Frida utiliza alimentos para ilustrar la tristeza y llanto. Uno de  los cocos en esta pintura se parece que está llorando y otra tiene un pedazo de piel del coco ausente. Estoy es muy diferente de los objetos de los mixtecos porque en ellos la comida es simbólico y tiene relación con los deidades y dotes. En la pintura de Frida Kahlo, la comida tiene personalidad como los humanos y su función es para representar los sentimientos de las artistas.

Blog #6: Justicia Alimentaria

Viviendo en el sur o centro de los ángeles significa que puede ser muy difícil comparar comida saludable no solamente para ti mismo pero para tu familia también. Para mí esto es una lucha diaria. Vine a los Estados Unidos desde Culiacán, México cuando tenía 25 años de edad con mi esposa y dos niños. Las grandes cantidades de drogas relacionadas con la violencia en mi ciudad natal nos obligó a avanzar y tratar de encontrar una mejor situación de vida. Pero aprendimos rápidamente que esto no era tan fácil como parecía. Mi esposa tiene que quedar en nuestro casa con los niños que solamente tiene dos cuartos para dormir y un baño. Y yo tengo que trabajar dos trabajos para poder apoyar y alimentar a mi familia cada día. No tengo coche y tengo que tomar el bus a trabajar y volver a casa todos los días y quita más dinero del ya poco que tengo.

No hay supermercados cercanos aparte de superior que puedo ir a comprar frutas y verduras frescas para mi familia. Solamente hay muchas tiendas de licores y muchos lugares de comida rápida como Taco Bell o Burger King. La verdad es que es mucho más fácil de llevar a mi familia a restaurantes de comida rápida porque es mucho más accesible y más barato de comprar. Pero quiero algo mejor para mi familia y no quiero que mis hijos caigan en el mismo patrón que muchos otros niños latinos caen en como la obesidad y diabetes. Y estos restaurantes de comida rápida están mucho más cercanos que cualquiera de los supermercados más cercanos. Y ya que no tengo un coche, se tarda alrededor de una hora en el autobús para llegar al Superior más cercano de nuestra casa. Pero a veces mi hijo trae a casa verduras frescas desde el jardín en su escuela primaria. En su escuela le enseñan la importancia de comer frutas y verduras y los niños ayudan a mantener un jardín a lo largo que les permite participar físicamente en su educación para la salud. Creo que es algo maravilloso lo que está haciendo la escuela porque por lo menos permite que los niños puedan elegir en qué tipo de vida y estilo de comer que quieren tener.

Otro problema es los precios y la calidad de los alimentos disponibles en los supermercados como Superior. A menudo no soy capaz de comprar suficientes alimentos que va a durar bastante tiempo antes de tener suficiente dinero para comprar más. También muchas veces los productos que se venden están vencidos o ya no son comestibles. No hay mucha variedad para elegir porque los supermercados en las comunidades latinos son pequeños. Los gastos de funcionamiento del centro de la ciudad supermercados, incluyendo alquiler, seguro y la seguridad son superiores a los de la tienda interior-ciudad. Entonces, áreas urbanas densas a menudo no pueden acomodar más grandes, nuevos almacenes tan fácilmente.

El hecho de que la mayoría de esto está fuera de mi control me hace triste y no entiendo por qué es tan difícil de comprar frutas y verduras y comida rápida es tan fácil y barata para comprar. Corporativos supermercados vienen al sur de los Ángeles, toman créditos fiscales y públicos dólares, pero luego dejan cuando las tiendas no son lo suficientemente rentables que sólo se agrega a los gastos de las familias latinas que ahora tienen que recorrer más distancias para comprar alimentos. Yo y otras familias latinos luchando para proveer a sus niños sentimos abandonados y separados debido a la falta de alimentos de calidad en comparación con otras comunidades en este país.

Blog #5: Apropiación Cultural

El tema de la apropiación cultural es uno que es muy sensible cuando se trata de los alimentos. ¿Qué sucede cuando un chef cocina comida de una cultura que no nacieron en? ¿Y cuando esto se hace un problema como el racismo y cuál es la diferencia entre ser inspirado por un alimento o simplemente robarlo? Una persona que toma mucha de la crítica para este tema es Rick Bayless quien es un cocinero blanco de Oklahoma que es famoso por cocinar comida mexicana en los Estados Unidos. Bayless cree que es “simple racismo” cuando personas le critica solo porque es blanco y por eso no puede hacer nada con la comida mexicana.

Es muy importante notar sin embargo que Bayless ha estado muchos años viviendo y viajando a través de México y es realmente fluido es español. Creo que cuando una persona que ha vivido en la cultura de una cantidad significativa de tiempo y que ha llegado a entender lo que significa la cultura a su pueblo entonces no debería haber ningún problema si él o ella quiere hacer su propio. Luke Tsai, un escritor para el East Bay Express dice que “al final del día cocineros deben ser capaces de cocinar cualquier tipo de alimento que les encanta cocinar, y debe hacerlo con toda la pasión, habilidad y técnica que pueden reunir.” Yo estoy muy de acuerdo con esta declaración de Tsai y creo que tiene que haber un alto nivel de respeto por la historia y el patrimonio de una cultura particular o comida y sobre todo cuando eres una persona de privilegio.

Con eso dicho, no tengo demasiado de un problema con la situación de Rick Bayless, pero hay algunos casos donde no hay ningún respeto por la cultura o patrimonio o alimentos particulares y es donde los problemas comienzan a ocurrir. La situación con los estudiantes de Oberlin quejándose de los alimentos en su comedor es un ejemplo de la falta de respeto a la cultura del pueblo. Un estudiante en la escue

la se quejó de un tradicional sándwich vietnamita llamado Banh Mi. El estudiante demandó el sándwich era “ridículo” y preguntó “¿Cómo podría simplemente deshacerse de algo completamente diferente y etiquetarla como comida tradicional de otro país?” En vez de un crujiente braguetero con carne de cerdo a la plancha, pate, encurtidos y hierbas frescas, el sándwich tenía pan de chapata, tirada de cerdo y ensalada de col.

Creo que es muy fácil decir que comedores universitarios hacen imitaciones baratas de todos los platos porque están tratando de alimentar a los estudiantes tan barato como sea posible. Pero, imagínese un estudiante americano que tiene que ajustarse a la comida del comedor de un país asiático si tenía que vivir allí para su escuela. Por supuesto algunos afirmarán que mezclando, empréstitos, robando y creando nuevas “tradiciones” son simplemente lo que hace los Estados Unidos. Pero creo que se justifican las quejas de los estudiantes sobre la falta de calidad de los alimentos en su comedor-salas porque es una falta de respeto para las culturas y tradiciones de los estudiantes.

Blog #4: La comida fusión

Opción 1

Según la lectura de Portnoy-Pilcher, la comida fusión es la mezcla de dos culturas o países diferentes en un alimento. Quizás el ejemplo más famoso de la comida fusión es el “food truck” Kogi, que sirve tacos de barbacoa coreana. Fue creado por el chef Roy Choi, quien nació en Seúl pero creció en Los Ángeles. Según la lectura, la comida fusión de Choi se convirtió en una tendencia nacional que muchos otros empezaron a copiar. Para mi blog, yo fui a unos de estos “copycats” de la comida fusión que se llama Chacha Chili. El restaurante se identifica con la comida fusión coreano-mexicano y dice que se especializa en tacos de barbacoa coreana, muy similar a Kogi.

La carta del restaurante incluye tacos con su elección de pollo, ternera (Bul-Go-Gi), cerdo, costilla corta, pescado o tofu. Todos los tacos vienen con una mezcla de lechuga,

y una salsa especial. También tienen burritos de barbacoa coreana con las mismas elecciones para los tacos que viene con arroz marinado, una mezcla de lechuga, cilantro y salsa. Otros elementos del menú incluyen Kimchee Quesadillas que viene con kimchi que es un plato coreano tradicional de vegetales fermentados. Las más comunes son rábano repollo y napa daikon. También sirven chimichangas, hamburguesas de Angus Coreano, hamburguesas de Angus con chorizo, deslizadores de Hawái, Corea y México, filetes de queso Filadelfia Coreano, y tazones de teriyaki y “cha cha,” que viene con Japchae fideos, arroz, salsa teriyaki y brócoli.

La carta del restaurante es un claro ejemplo de la comida fusión y es un menú diseñado específicamente para la gente de los ángeles. Como se dice en la lectura, hay enclaves étnicos de los coreanos, mexicanos y salvadoreños que viven muy cercos uno del otros y era muy importante “el estado de Los Ángeles como una ciudad global que se integró en los circuitos de migración, mercados de restaurante transnacional y globales modas culinarias” (Portnoy-Pilcher). Y creo que esta fusión funciona bien porque cuando yo fui había un hombre asiático ya en línea, una mujer blanca que fue en línea de pie detrás de mí y después de recibir mi comida, un hombre mexicano llegó al restaurante, ilustrando la diversidad de clientes el restaurante recibe. Hablé con uno de los trabajadores en el restaurante y ella me dijo que durante la semana están muy ocupados con estudiantes de la cercana universidad, Cal State LA y que vienen y que reciben  clientes de una gran cantidad de diferentes orígenes y culturas.

Durante mi visita yo pedí dos tacos de carne y el filete de queso Filadelfia Coreano. El filete de queso Filadelfia Coreano venía con la carne marinado en adobo Coreano y con cebolla caramelizada, jalapeños asados y mayonesa picante. Era muy apetitoso y era muy picante y dulce con la cebolla caramelizada. Cuando primero tomé una mordedura de los tacos, inmediatamente pensé en que el gusto era similar a la de pollo lechuga envuelve que he probado en otros restaurantes asiáticos. Los tacos eran dulces y jugosos y lamenté que pedí solo dos. El restaurante es excelente y lo recomiendo a todos.

#2: La Calle Olvera

“Autenticidad no es una calidad inherente a ciertos alimentos sino que se construye socialmente.” Esto es lo que dijo Lisa Heldke, un filósofo de estudios de alimentos. Para mí, la Calle Olvera siempre parecía un lugar auténtico y era un lugar donde mi familia mexicana gustaba ir a comer e ir de compras. Para este blog, me enteré que la calle Olvera es auténtica y también “whitewashed” al mismo tiempo. ¿Cómo puede ser ambos al mismo tiempo?  Si es cierto que la Calle Olvera es un centro para la comunidad mexicana en días festivos, pero también es turístico, y por lo tanto es muy difícil ser completamente auténtico.

Mi experiencia visitando la Calle Olvera esta vez con la clase era muy diferente a las otras veces que fui porque entendí que era autentico y que no era autentico. Ya que he estado en México algunas veces, era capaz de señalar las cosas que probablemente verá en México como los puestos y tiendas con dulces mexicanos, guitarras y las máscaras de lucha libre. Los puestos y las tiendas son las partes más auténticos de la Calle Olvera y las personas que trabajan en estos puestos y tiendas son mexicanos. Observé que la mayoría de la gente que compraban allí hablaba español, así que la gente podía sentirse como en casa.

Sin embargo, la autenticidad de los lugares para comer en la Calle Olvera es cuestionable. Yo comí en el restaurante “Cielito Lindo,” y pedí el burrito de Chile Colorado que venía con frijoles y queso. El burrito en general era sabroso y la carne estaba muy jugosa, pero no general auténtico diría. El menú del restaurante es sobre todo tradicional del México, pero la comida sí mismo no degustar auténtico. Yo sé cómo la comida mexicana sabe y había una clara distinción con los alimentos de Cielito Lindo. Primero, el burrito de Cielito Lindo era muy grande, y normalmente los burritos auténticos de México son delgados y no tan grandes. También el sabor de los frijoles y el queso eran muy diferentes y se probó casi como un lugar de comida rápida. Esto es un ejemplo de “whitewashing” en la Calle Olvera, que sirve para crear una nueva narrativa no asociados con el pasado de los mexicanos. Como dice William Deverell en su libro, Whitewashed Adobe: The Rise of Los Angeles and the Remaking of Its Mexican Past, “whitewashing fue imperfecto, incluso toscamente logrado, pero sin embargo fue una manera por cual Angelinos blancos crearon distancia (cultural o personal) entre ellos y el pasado mexicano y el mexicano la gente en medio de ellos” (8).

Los lugares para comer en la Calle Olvera son más para el lado turístico del lugar histórico en los ángeles y lo puedes ver también con la gente que van a comer allí. En los puestos y tiendas, la mayoría de la gente son mexicanos, pero hay mucho más de una mezcla de razas en los restaurantes en la Calle Olvera. Para mí, la Calle Olvera está separado en dos partes: una que es más auténtica y otra que no es auténtica y que sirve de un ejemplo de lo que la cuidad de Los Ángeles ha intentado de estar en los años de su historia; que es llegar a ser una ciudad “whitewashed” con una mayor distancia de su pasado mexicano.. En su libro, William Deverell dice que Los Ángeles, que antes era parte de México, “vino de edad a través de absorción, apropiarse y ocasionalmente obliteración de las conexiones de las regiones a lugares mexicanos y los mexicanos.” Yo creo que la Calle Olvera es una representación de la lucha entre la cuidad que está tratando a “whitewash” su pasado y a quienes que quieren incorporar su cultura mexicano.

#1: Chichén Itzá

Para el primer restaurante, yo y Keren fuimos al restaurante Chichén Itzá. El restaurante se encuentra en El Mercado La Paloma, justo detrás del DMV. Algunos amigos y compañeros de trabajo me habían hablado sobre este restaurante pero nunca lo había probado.  Mi compañera de clase, Keren también nunca lo había probado y entonces nosotros decidimos ir juntos y tuvimos una experiencia muy positiva y divertida.

Adentro del Mercado La Paloma hay muchas restaurantes y tiendas como la Taquería Vista Hermosa que se especializa en platos mexicanos de Michoacán, y Oaxacalifornia donde el sabor oaxaqueño se fusiona con estilo California. Pero el restaurante que yo probo era Chichén Itzá, que se especializa en platos de Yucatán. Aquí puedes probar  platos tradicionales como suculenta cochinita pibil, papadzul o tamales de hoja envuelto plátano regional así como inspiradas y originales platos del día. El chef y propietario Gilberto Cetina Gilberto Cetina, ha sido reconocido de uno de los mejores chefs latinos en el país por GQ y revista Hispanic Magazine.

El restaurante dice que su meta es hacer comida que nos recuerda los sabores de Yucatán y que este comida es el tipo de comida que comerían si invitó a cenar en una casa de amigos en Yucatán. Puedo decir que el restaurante definitivamente cumple con su objetivo porque la comida era muy diferente de cualquier cosa que había probado antes, pero diferente en una manera muy buena.

Yo probé los tacos de pollo asado, y Keren  pidió un tamal horneado y un tamal colado. Los tacos de pollo asado tienen pollo al brasa marinado en achiote, puré de frijoles negros, lechuga, cebolla carbonizada y fuego grueso asan salsa de tomate sobre tortillas de vapor. Las primeras palabras que vinieron a mi cabeza cuando hice mi primer bocado fueron jugoso y sabroso. Los tacos eran tan buenos que incluso comí la cebolla cuando generalmente nunca me gusta le cebolla, pero todas las ingredientes salieron tan bien juntos que no me fije. Yo y Keren acordamos que los tacos fueron nuestro plato favorito desde el día, y yo regresaría para probarlos otra vez.

Yo también probé un poco de la comida que pidió Keren, y el tamal horneado era muy interesante para mí porque  nunca lo había probado antes un tamal horneado. El tamal está lleno de achiote condimentado pollo, huevos cocidos, tomate en rodajas y el epazote. Este tamal es cocido al horno en vez de cocido al vapor, tomando una textura crujiente. Para mí el tamal era muy seco y un poco difícil para comer y yo y Keren acordamos que este plato era la menos favorita. En contraste con este tamal, el tamal colado tiene masa de maíz finamente molido, cocido al vapor en hoja de plátano hace este tamal excepcionalmente húmedo y suave y también tiene pollo achiote condimentado. El tamal rápidamente se deshace en su boca cuando le das una mordida y era una experiencia completamente nueva para mí con un tamal. La textura casi no sentía como un tamal, pero el sabor era muy familiar y sabroso y me gusto este tamal más que el tamal horneado.

En general me gustó mucho la comida y experiencia del restaurante Chichén Itzá, pero una cosa no relacionada con la comida fue que empecé a ordenar mi comida en español, pero el cajero me respondió en inglés. Entonces terminé de ordenar mi comida en ingles en lugar de español que sintió un poco raro. Sin embargo mi experiencia era positiva y definitivamente voy a regresar y recomendarlo a mi familia y mis amigos.