The Hardships of a Street Vendor in Los Angeles during a Pandemic

Ally DiCuffa

For this assignment, I tried to visit 2 street vendors that are normally in my neighborhood near USC (I live on Ellendale near Adams and Vermont). Unfortunately both Taco Zone and the stand outside of Ralph’s were not there the two times I tried to go, so I went with my roommate and her friend from UCLA to a taco truck near there. I asked the man selling us food how he was, and he said he was doing great because he was happy that his business was picking up since the past year had been so difficult with COVID. He said that during COVID, he had to close his truck for 2 months because of LA restrictions and almost had to shut it down completely because he was running out of money. At the truck, we bought burritos with Al Pastor, mulitas which are like smaller quesadillas made with fresh corn tortillas, and horchata. The food tasted and looked authentic, and I especially knew it was because the vendors did not speak any English, made their tortillas fresh, and came with delicious homemade sauces.

STREET VENDORS PRESENCE IN LA

According to the L.A. Taco article by Janette Villafana and Jack Ross, there are roughly 10,000 street vendors in Los Angeles (Villafana & Ross, 2021). With such magnitude of a presence, these vendors are crucial to the culture and atmosphere in the city. Like Rennie Short mentions in his article,La venta callejera hace más vivas, seguras y justas las ciudades y por eso pertenece a la escena urbana post Covid 19, street commerce truly aides in making urban areas more lively and welcoming. In Los Angeles, the diversity of the food stands themselves helps to tangibly display the culture of diverse cultures, ethnicities and histories that work together to make the city what it is.

ECONOMIC BURDEN CAUSED BY COVID-19

Even before COVID, these street vendors were faced with harsh discrimination and county-imposed restrictions making it difficult to stay in business. The process of gaining permits for selling legally is both tedious and expensive. The current system is that vendors must obtain a business license and state seller’s permit which are both free, then a county health permit that requires vendors to obtain expensive food carts and a street vending permit that costs $772 annually (this is just for Los Angeles, $546 for the state). On top of that, they are required to pay commissary. These permits are almost as expensive as what California physicians pay- and needless to say they bring in far more in salary (Villafana & Ross, 2021). Adding COVID into the equation has made these expenses impossible for most street vendors, and county restrictions for temporary closures have caused many to be out of work for months. Because many street vendors are undocumented immigrants, they are excluded from any COVID-19 economic relief efforts like stimulus payments and outdoor dining programs. During the past year, some have only received income from non-profit organizations like Inclusive Action for the City in the form of small cash assistance (Bautista, 2020).

In addition to brutal economic disadvantages, street vendors are marginalized in society, especially societies like that of Los Angeles that are so centered on capitalism and elitism. Many powerful government officials and big business men look down upon street vendors solely because of the fact that they are both foreign and poor. In addition, since they function in the informal economy which is the term for activities that are not protected, regulated or socially valued (Short, 2020). All of these factors pile up and create an immense economic and social burden on the lives of these people who are just trying to build a new life in America.

FRUTEROS

A frutero stand on the Los Angeles streets

Rocío Rosales studies fruteros in Los Angeles and explains the precarious nature that comes with being a fruit vendor in urban America. He talks about how Mexican people often immigrate to America and start working as fruteros within days- it is literally like starting at the bottom. These people have to function inside the “ethnic cage” which is the idea that there is a dual nature of immigrating to America. They come here in search of economic freedom but then are faced with a hostile context of reception. This means that since they come as undocumented immigrants, they are placed under laws the restrict both their presence and their work (Rosales, n.d.). Because of these roadblocks, the social network of fruteros is crucial to their success. Specifically between Mexica and the United States, social networks from immigrants hometowns help to direct them towards Los Angeles and aide in their transition to a new country and mitigate short-term costs of settlement (Rosales, n.d.). These social networks can also facilitate exploitation, however, because street vendors are also in competition with each other and will step on one another if it means advancing their own status in the business.

REFERENCES

John Rennie Short John Rennie Short is a Friend of The Conversation. Professor. (2021, January 26). La venta callejera hace más vivas, seguras y justas las ciudades, por eso pertenece a la escena urbana post-COVID-19. The Conversation. https://theconversation.com/la-venta-callejera-hace-mas-vivas-seguras-y-justas-las-ciudades-por-eso-pertenece-a-la-escena-urbana-post-covid-19-143869.

Rocío Rosales, “Chapter 1,” Fruteros: Street Vending, Illegality, and Ethnic Communities in Los Angeles.

Ross, J. V. and J., Villafana, J., Ross, J., 15, M., 16, M., 17, M., & 20, M. (2021, March 17). Fines and confiscation: Explaining l.a.’s arbitrary street food cart law the county uses to criminalize street vendors ~ l.a. taco. https://www.lataco.com/carts-street-food/.

La Sinergia entre la Inseguridad Alimentaria, el Racismo y la Pandemia

Por Ally DiCuffa

Las injusticias en el Sistema alimentario en los Estados Unidos se remontan a siglos atrás, habiendo existido mucho antes de la pandemia de Coronavirus. Sin embargo, una enfermedad mundial que ha destrozado la economía y quitado empleos y vidas no ha hecho más que amplificar el problema. Además, la injusticia alimentaria en nuestro país no es casi aleatoria. Se basa directamente en la raza, la cultura y los grupos étnicos en nuestra sociedad, que está arraigada en el racismo sistémico. Dado que el país de América se construyó sobre la colonización de tierras indígenas, se justificó que los colonos blancos asesinaran y explotaran a los nativos que ocuparon la tierra durante años antes (Galvis, 2016). Desde entonces, las minorías han sido históricamente explotadas en la industria alimentaria, comenzando a trabajar como esclavos en plantaciones para cosechar alimentos para la mayoría de los blancos. Hoy en día todavía están infra contratados en el sistema alimentario de muchas maneras, uno grande es el vecindario que viven en tener acceso limitado a alimentos frescos.

            Estar basado en esta corrupción ha llevado a cierto aura de superioridad y seguridad para los blancos llamados privilegios blancos. El privilegio blanco es la ausencia táctica de miedo a la discriminación, y en peores casos, el daño, que las personas de ascendencia afroamericana o hispana deben llevar consigo todos los días (Paredes, 2020). Además del racismo flagrante y el acoso que enfrentan las personas de color, también hay grandes disparidades raciales en términos de ingresos y educación. Por ejemplo, según la Reserva Federal de Estados Unidos, en 2017 el valor neto promedio de los hogares de las familias blancas fue de $933,700 en comparación con $138,200 para las familias negras (Paredes, 2020). Esto ilustra el marcado contraste en las desigualdades profundamente arraigadas en la economía de nuestra nación. Entre muchos otros problemas que esta disparidad causa es el hecho de que las minorías no pueden permitirse alimentar a sus familias. Si pueden, deben elegir opciones más baratas y fáciles que casi siempre tienen menos nutrición.

            Con la pandemia COVID-19, alimentar a sus familias sólo se ha vuelto más difícil para estas personas, ya que muchas de ellas tienen trabajos prácticos que fueron los primeros en terminar cuando la pandemia hizo que la economía se desplomara. Según el censo estadounidense de Bureau, además de ser responsable por cientos de miles de muertes, COVID-19 también ha causado que 1 de cada 8 personas tengan acceso limitado a los alimentos (Barros y Lozano, 2020). Aunque hay mucho trabajo por hacer, algunas organizaciones y bancos de alimentos se han dedicado a ayudar a aliviar parte de esta inseguridad alimentaria. Uno de ellos es el banco regional de alimentos de Los Ángeles, que distribuye comidas a 5,000 personas por semana (Barros y Lozano, 2020). Otro es World Central Kitchen, del que se habló en el episodio de 60 minutos y se dedica a preparar comidas para los socorristas. En el episodio, Andrés, el fundador del mercado mundial, habla de las luchas que ha experimentado para mantener a flote su organización sin fines de lucro desde que tuvo que pasar de 1600 a 250 empleados desde que la pandemia golpeó (Anderson, 2020). Esto fue especialmente interesante para mí para leer porque durante el verano, trabajé como asistente de investigación para un estudio de residentes de bajos ingresos de Watts, un vecindario en el sur de Los Ángeles. Todos los residentes que entrevisté eran negros o hispanos, y llegué a hacerles preguntas sobre su vecindario y salud, muchos de los cuales se conectan con la seguridad alimentaria. Muchos de ellos me contaron cómo deseaban que su vecindario tuviera alimentos nutritivos más accesibles y baratos. Muchos de ellos describieron se vecindario como un “pantano de comida” o “desierto de comida”, lo que significa un lugar sin acceso a productos frescos y mucha comida rápida. Este gráfico es sólo un ejemplo del acceso a las tiendas de comestibles frescos en comparación con McDonald’s, que como se puede ver en muchas de las áreas donde las minorías viven como el centro sur de Los Ángeles, Watts, Compton y más están mucho más concentrados con McDonald’s.

            Como se puede ver, la inseguridad alimentaria para millones de personas en todo el país es asombrosa, específicamente para las personas de color, y es un tema que necesita desesperadamente más acción.

Fuentes

Barros, L., & Lozano, A. S. (2020, December 02). Millones en EEUU ABOCADOS a LA caridad para LLENAR su DESPENSA en la pandemia. Retrieved March 17, 2021, from https://www.lavanguardia.com/vida/20201202/49852986513/millones-en-eeuu-abocados-a-la-caridad-para-llenar-su-despensa-en-la-pandemia.html

Cooper, Anderson. “Addressing the Strain the Coronavirus Has Put on America’s Food Supply Chain with José Andrés.” CBS News, CBS Interactive, 19 Apr. 2020, http://www.cbsnews.com/news/jose-andres-chef-feeding-coronavirus-impact-60-minutes-2020-04-19/.

Galvis, Ana. “Desmantelando El Racismo Del Sistema Alimentario.” Food First, 16 Mar. 2016, foodfirst.org/desmantelando-el-racismo-del-sistema-alimentario/.

Paredes, Norberto. “Racismo: Cómo Surgió El Polémico Concepto De ‘Privilegio Blanco’ y Por Qué Despierta Tantas Pasiones.” BBC News Mundo, BBC, 25 June 2020, http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53169564.

Gentrificación se encuentra con Gran Mercado Central de Los Ángeles: Jose Chiquito

Por Ally DiCuffa

El exterior de Grand Central en 1917 y presente

Este lunes hice un viaje al “Grand Central Market” ubicado en el centro de Los Ángeles desde 1917. Este mercado es más bien un emporio lleno de una mezcla de restaurantes, floristerías, y mini supermercados. Desde su construcción, los objetivos de los fundadores han sido captar la evolución de las diversas cocinas que Los Ángeles tiene para ofrecer. Uno de los muchos restaurantes ubicados en el interior es José Chiquito, establecido en 1998. Aunque fue abierto como un restaurante de desayuno, José Chiquito está abierto de 8am a 10pm, así que pude ir con mi amiga para la cena. El menú del restaurante parece estar inspirado en la cocina mexicana, pero dramáticamente americanizado, ofreciendo desde Chilaquiles, quesadillas y burritos hasta hamburguesas, sándwiches de carne, envolturas y ensaladas. Por lo tanto, se plantea y se nombra como un restaurante mexicano, pero evidentemente no es nada de eso.

Quería pedir algo al menos tuviera inspiración latina, así que pedí el burrito de desayuno con salchichas y mi amiga pidió la envoltura de pollo chipotle. Aunque no son inherentemente obvios, estos platos representan la fusión o creolización debido a los elementos combinados de la comida mexicana y americana. Personalmente, no estaba impresionado con los sabores del burrito de desayuno que me costó $11 y creo que podría obtener uno mejor en un pequeño puesto junto a la calle por aproximadamente $6. En cuanto a su autenticidad, lo primero que noté es que José Chiquito no cumplió con los 3 requisitos de autenticidad destacados en el programa de televisión “Ugly Delicious”. Estos tres elementos eran: no serías capaz de entender el lenguaje de los empleados, tendrían una variedad de salsas caseras, y las tortillas serían caseras desde cero. Aunque tenían salsa y tortillas, sólo había un tipo uniforme de salsa y las tortillas eran obviamente de una bolsa y no estaban frescos. Esta cocina definitivamente se sentía más como comida rápida que la gente compraría por conveniencia en lugar de cualquier cosa auténtica. Sin embargo, es una demostración adecuada de los procesos de globalización y gentrificación en el sur de California. La globalización está representada en este restaurante porque el menú ofrece una colisión de clásicos estadounidenses combinados con fusiones de comida mexicana y americana como el burrito de desayuno y la envoltura de chipotle. Esto podría ser visto como una integración positiva de las culturas, sin embargo, al echar un vistazo más cerca se siente más como un robo de cultura. Esther Peñas explica un poco sobre el fenómeno de los mercados de alimentos en su pieza “La Gourmetización de Las Ciudades”, explicando cómo estos mercados son un portal de gentrificación por cómo se disfrazan de centros de “foodies” pero en realidad sólo atraen a turistas y principalmente clientes blancos ricos que buscan una buena publicación en Instagram (Peñas, 2019).

El exterior de José Chiquito dentro de Grand Central

Teniendo en cuenta que Grand Central abrió sus puertas en 1917 y José Chiquito sólo fue añadido en 1998 también sugiere que este restaurante era muy probablemente un reemplazo para un restaurante más auténtico dirigido por minorías de menores ingresos, inmigrantes tal vez. Esta es otra clara demostración de la gentrificación detrás de los mercados de alimentos descritos en la lectura de Sbicca, Alkon y Kato sobre la gentrificación en los barrios urbanos. En esta lectura, los autores explican cómo, “Emphasizing the cultural dynamics of gentrification highlights its racialized nature” (Sbicca, et. al., 2020), que se demuestra en sistemas como Grand Central que predican precios asequibles y accesibilidad universal, pero se encuentran en barrios prósperos (como el corazón del centro de Los Ángeles), donde la mayoría de las minorías no pueden permitirse vivir debido a salarios desiguales y políticas laborales y de inmigración.

En conclusión, José Chiquito ofrece un gran ejemplo de conceptos que son clave para esta clase y más allá como la globalización, la gentrificación, y la creolización. Todo el ambiente alrededor del restaurante se siente muy encalado, casi como un restaurante mexicano regado. Con alimentos mediocres y precios, abre preguntas sobre por qué mercados como Grande Central son tan populares en primer lugar.

References

Chang, D. (Writer). (n.d.). Ugly Delicious, Tacos [Television series episode]. In Ugly Delicious. Los Angeles, CA: Netflix.

Peñas, E., Finquelievich, S., Meyer, L., María Teresa Cuerdo Vilches | Miguel Ángel Navas Martín, & Colom, C. (2019, February 11). La ‘gourmetización’ de las ciudades. Retrieved February 24, 2021.

Sbicca, J., Alkon, A., & Kato, Y. (2021, January 05). In changing urban neighborhoods, new food offerings can set the table for gentrification. Retrieved February 22, 2021.

Sabor Colombiano Restaurant: Exploring Food Identity in Latinx Los Angeles.

Por Ally DiCuffa

Mis Antecedentes

Hola! Soy de Nueva Jersey, pero este es mi tercer año como estudiante universitario en la USC que vive en Los Ángeles. Aunque mi familia es de Ámerica, tengo muchas raíces italianas. Nueva Jersey no tiene gran parte de su propia cocina auténtica, pero una comida que han dominado es un bagel. Creo que los bagels son la comida más cercana a los tamales mexicanos que Pilcher describe dentro de mi cultura neo jerseyiana porque representan la identitdad de la población. Todo el mundo en Nueva Jersey come bagels para celebrar muchas ocasiones o cada domingo por la mañana. Al crecer, siempre esperaba un viaje a Goldberg’s después de la iglesia con mi familia o con mis amigas la mañana después de salir por la noche. Esto representa la identidad global y local de Nueva Jersey porque los bagels son tradicionalmente una comida judía y hay un gran población de judíos israelíes en Nueva Jersey, especificamente cerca de mi condado, condado de Bergen. Sin embargo, estar en Nueva Jersey ha llevado a la evolución de algunos platos de bagel más clásicos como bagel con queso crema y lox. En NJ, ahora hay de todo, desde queso cremo de Oreo hasta sándwiches de desayuno cómo “HOBO” que son sándwiches con tocino, huevo, queso y hachís.

Auténtico: Sí o No?

Lisa Heldke hace un análisis fascinante sobre el poder del sabor en la identidad de una persona. Ella explica cómo el sabor ayuda a una persona a determinar quiénes son y quiénes no, en función de si asocian un sabor con su propio racial o étnico o un grupo externo. Ella dio el ejemplo de cómo la gente anglo solía ver el ago como un sabor como un sabor desagradable que sólo los italianos sucios cocinaban con. Sin embargo, a medida que la gente comenzó a aceptar sabores fuera de sus propias culturas, se convirtió en un ingrediente célebre. De hecho, el ajo es un gran sabor que asocio con mi propia indentidad como italiano americano de Nueva Jersey, porque es un ingrediente clave en casi todos los platos que mi familia cocina.

Para la exploración de comida latinx en Los Ángeles, pedí comida para llevar en el restaurante Sabor Colombiano. Como su nombre indica, este restaurante representa comida de Colombia. Mi amigo y yo pedimos el plato de carne asada, y vino en una caja con arroz blanco, plátanos, una arepa, un lado de frijoles, una ensalada acompañamiento, y una salsa verde para la carne asada. Como se puede ver en las fotos, la presentación de la comida no era muy bonita, pero todos los alimentos eran mucho más sabrosos de lo que parecían. El arroz en particular me sorprendió más porque tenía una deliciosa textura pegajosa y sabor mantecoso.

Si la comida podía enviar un mensaje, este plato envió un mensaje de fiabilidad y simplicidad. Las cualidades minimalistas de los ingredientes de este plato hicieron que me parecia auténtica comida colombiana, especialmente como un forastero de la cultura colombiana. Esta idea se relaciona con el concepto que Portnoy plantea en su enciclopedia alimentaria sobre cómo algunos chefs se esfuerzan demasiado por lograr la autenticidad, ya que “create an idealized, romantic version of a particular culture and cuisine that is pleasing and exotic to the consumer, such as wall paintings of a fictionalized landscape or pretty costumes worn by the waitresses” (Portnoy, 2015, pp. 6). Esto me recordó a restaurantes como La Barca, que van por encima con decoraciones y embellececiones que en realidad restan de la autenticidad de la comida.

La Experiencia de Un Forastera y Las Redes Sociales

Al igual que Heldke menciona, como un forastero de la cultura mexicana o latina, alguien podría pensar que estos restaurantes idealizados son auténticos, de hecho yo podría haber pensado así como una forastera también . Sin embargo, me pareció que Sabor Colombiano era más auténtico porque eran sólo los simples artículos básico que la gente en Colombia realmente come. Esto trae un punto interesante que Heldke hace cuando ella dice, “Even if we could agree, unambiguously, that a dish was prepared authentically, there is no guarantee whatsoever that the eater will be equipped to experience it as authentic” (Heldke, 2005. pp. 388). Aunque no pude ir al restaurante para la experiencia completa, sentí como si la comida era auténtica, pero no se sabe si soy un equipado para tomar esa decisión como una persona de herencia estadouidense.

Por último, el Instagram de este restaurante no presenta ninguna bandera roja de tratar de americanizar la comida colombiana. Todos los posts están totalmente en español y parece que el único propósito de la cuenta es promover el negocio.

Referencias:

Heldke, L. (2005). But is it authentic? Culinary travel and the search for the ‘genuine article’. The taste culture reader: Experiencing food and drink, 385-394.

Portnoy, S. Albala, K. (Ed.). (2015). The SAGE encyclopedia of food issues. Authenticity and Cookbooks. SAGE Publications.