Turismo Culinario: Un reflejo por Allen O.

Creo que el turismo culinario es un fenómeno complejo con elementos positivos y negativos. Por un lado, si uno se compone con respeto, el turismo culinario puede ser oportunidad para aprender mucho sobre otras culturas. La comida dice mucho sobre la cultura y puede ser ventana a la historia. Por el otro lado, hay desigualdad en el mundo que puede dar lugar a situaciones explotadoras. Hay que asegurar que las personas sean tratadas con dignidad y compensadas justamente por su cocina.

Lagartown162_COLOR_wp
Cuando fui a Botsuana, tuve la oportunidad de conocer una cultura culinaria muy distinta a la de Los Ángeles. En vez de arroz, la gente de Botsuana come un puré de sorgo que se llama Paleche. Sabe un poco dulce y tiene la misma textura que puré de patatas. También los Bostuaneños comen mucha calabaza, como los mesoamericanos antes de colonización. Tuve oportunidad de hacer critico culinario en Botsuana, e hice un video en que evalué pasteles de grasa que mi madre anfitriona siempre me haría (jaja). No hay muchos casos de turismo culinario en Botswana, y pude probar una forma muy autentica de la comida alli.

La comida en Botsuana

 

No creo que lo que hace Anthony Bourdain es malo. Bourdain enseña mucha respeta por otras culturas y siempre oye voces de las comunidades locales. En su programa, Bourdain busca comida que es “hyperlocal” y tiene conversaciones auténticas con los chefs. Vi un episodio de “Parts Unknown” en Los Ángeles que se enfocó completamente en las taquerías pequeñas. Bourdain, como Jonathan Gold, entendió que en muchos casos la comida más impresionante se encuentra en lugares modestos.

feast-bourdain-jonathan-gold

En el caso del Noma “pop-up” en Tulum, creo que representa síntoma inevitable del negocio. Aunque las personan normales no tienen acceso a una cena de $600 dólares, hay que aceptar que si hay mercado por este tipo de restaurante. Lo más malo sería la explotación te trabajadores locales en estos restaurantes, pero también pueden servir como fuerzas de empoderamiento económico. La situación también me parece relacionado a el artículo que leemos, “in defense of the $5 taco” por Javier Cabral. El articulo dice que a cierta medida, poner precios altos en comida latina puede elevar la cocina.

Tuve un semestre muy provocado al pensamiento en esta clase. Me gustó mucho el tema de apropiación culinaria porque me hizo realizar que hay que tener cuidado en como uno adapta elementos de otras culturas. También fue muy impresionante poder conocer los dueños de restaurantes famosos como Mariscos Jaliscos y Mexicano porque tienen historias muy inspiradas. Fue divertido poder subir fotos al instagram de USC, pero lo mejor fue conocer los otros estudiantes y poder disfrutar la comida riquísima de Los Angeles con ellos.

 

Apropiación culinaria: ¿se pierde el punto? por Allen

El caso de Rick Bayless es buen ejemplo del conflicto que surge cuando un chef cocina comida fuera de su cultura étnica. El contragolpe que ha sufrido Bayless es similar al enfado que fue dirigido a los dueños de “Kooks Burritos” en que los dos casos representan un deseo para autenticidad que tienen los consumidores. Creo que esta demanda es un poco perversa y una forma de postura moral. En mi mente, es obvio que se debe poder cocinar comida fuera de la propia cultura de una persona. En nuestro mundo global y conectado, me parece tonto tratar de regular quien puede cocinar que tipo de comida. Si se aplicaran estrictas líneas culturales en la cocina, casi todos los restaurantes asiáticos y americanos en Los Ángeles tendrían que cerrar debido a sus cocineros mexicanos. Además, muchos ni saben de que cultura étnica vienen en las nuevas generaciones de nuestro mundo mezclado.

Image: Chef Eddie Hernandez at the Taqueria del Sol
Roberto Piña, un latino sushi chef famoso en Chicago

Si creo que hay un argumento económico que los dueños de restaurantes blancos tienen éxito al detrimento de sus rivales morenos. También creo que los blancos tienen más oportunidad para ganar en este país. Creo que Profesor Ray esta de acuerdo con estas ideas. En decir, “todas las traducciones no son actos colonizadores”, reconoce que puede ver intercambio de cultura productiva dentro de nuestro sistema defectuoso. Estoy de acuerdo. A la misma vez, creo que fracasa en decir que “todas las traducciones resultan en perdimiento”. En decir esto, el Profesor se enfoca en un resultado pequeño del gran problema de desigualdad. También se gana mucho en la traducción. Aunque tengo problemas con nuestra sociedad, no creo que Bayless esta actuando inmoralmente. Claramente ha tratado de entender la comida mexicana de una manera profunda, demostrando que si quiere transmitir la cultura en su modo único. En lugar de centrarse en quién cocina qué tipo de comida, creo que los críticos de la apropiación culinaria deberían enfocarse en causas fundamentales (educación, nutrición, oportunidad económica, salud publica, etc.) de la desigualdad.

¿Cuál es el problema?

“Columbusing” es un termino que definió escritor Lucas Peterson. Se refiere a el fenómeno en que personas ricas y blancas apropian una cosa o idea anciana sin respetar su origen o historia. Aunque clase económica y raza son factores comunes entre los que practican “columbusing”, creo que el factor fundamental es la falta de respeto por la cultura que sea apropiada. Con respeto, creo que cualquier persona debe poder comentar en cualquier cultura. Creo que todos (a lo menos dentro de los Estados Unidos y Mexico) somos fundamentalmente iguales. Compartimos religiones, entretenimiento, comida y cultura, y no hay razón dibujar líneas que nos separan. Si alguien quiere dar su opinión sobre una comida cultural después de tratar sinceramente de entender esa cultura, no tengo quejas.

Lucas-0f27f1b3cf5d
Escritor Lucas Peterson

En el caso de Oberlin College, creo que hay tres factores en juego. Primero, existimos en un clima político en que estudiantes quieren usar su voz para combatir desigualdad en el mundo. Esta energía es tremendamente buena, pero cuando las grandes desigualdades no se manifiestan, se puede dirigir agresivamente a problemas que son relativamente mundanos. Segundo, creo que la comida en las cafeterías de la mayoridad de universidades no es buena. Es difícil y caro servir comida buena a miles de estudiantes, 7 días a la semana. Tercero, creo que si hay racistas en el mundo que no tienen respeto por culturas fuera de los Estados Unidos y Europa. Siempre los estamos conociendo por la televisión y el internet. No creo que los administradores de Oberlin son racistas de este tipo, pero el deseo de los estudiantes de efectuar el cambio se combinó con insatisfacción con comida mala para pintar los administradores como agresores insensibles. Al fin del día, creo que solo quieran servir comida más variada, pero les faltaron recursos. Este problema probablemente se podría arreglar con poca más inversión en la comida de Oberlin.

281121dc948ed08d4fb354918d8fca501505795517583
Comida en USC

Finalmente, creo que la apropiación y evolución de comida que hemos visto este semestre es síntoma inevitable de nuestro mundo global. Para mi, la evolución de nuevas salsas en Mariscos Jaliscos es lo mismo que la evolución de tacos dorados en Taco Bell. La comida cambia para adaptarse a ingredientes accesibles y las preferencias de los consumidores, y esto no es malo. Para evitar “colombusing”, solo hay que tener respeto por la cultura de origen y el consumidor. Mariscos Jaliscos y Taco Bell ambos son populares con latinos y Mexicanos en Los Ángeles, y no veo nada inmoral en esto (lo inmoral es la falta de salud en la comida y su impacto en el medio ambiente, pero esto es otra tema). Desde un punto de vista moral, me gustaría que todos comen y cocinan lo que les gustan mientras combaten la desigualdad real en nuestra sociedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Grand Central Market y Xtiosu: La Integración de Culturas por Allen

El Grand Central Market es un ejemplo perfecto de la globalización en Los Ángeles. En la mezcla de tiendas tradicionales y modernas, se puede ver cómo ha cambiado nuestra ciudad en años recientes. Mientras que la globalización ha traído riqueza a la ciudad, muchos de las empresas tradicionales sufren de la gentrificación. En el Grand Central Market, por ejemplo, se puede ver que hay menos “legacy tenants” cada año. Estas tiendas históricamente provinieron comida barata y al gusto de comunidades locales. Aunque hay cierta medida de protección de rentas, la demanda por restaurantes “hípster” como Eggslut empeora el negocio de tiendas tradicionales como Saritas. Estos nuevos restaurantes sirven una población más global y son más caras y exóticas. En algunos años, no me sorprendería si el Grand Central Market se llenaría de empresas que sirven una clientela rica y con gustos globales.


En contraste, El Mercadito en Boyle Heights no ha sufrido las consecuencias de globalización como el Grand Central Market. Aunque El Mercadito existe en un barrio que está sufriendo una globalización rápida, sus tiendas sirven una población local, que es primariamente mexicana. En nuestro visito vimos tiendas que vendían sombreros, ingredientes tradicionales de Mexico (como chapulines y moles), arte mexicana y postres mexicanos (como pan dulce y churros). El Mercadito represente que era el Grand Central Market hace 10 o 20 años.

215357-640x427

Para seguir explorando el tema de globalización, visité “Xtiosu” en Boyle Heights, que sirve comida influida por las culturas culinarias del mundo árabe y de México. Según la lectura de Portnoy-Pilcher, la comida “fusión” representa un encuentro en un espacio y tiempo de diferentes grupos culturales. La comida “fusión” representa la formación de una nueva identidad que sale de este encuentro. Dos ejemplos de este tipo de comida son “Kogi”, que nació en las comunidades coreanos y mexicanos de Los Ángeles, y Zarate, que tiene raíces en la inmigración asiática a Perú.

Xtiosu es similar a estos restaurantes, pero creo que representa un intercambio de culturas más viejo. Famosamente, la comida del mundo árabe influyo los tacos “al pastor” de Mexico, pero también el mundo árabe influyo el mundo español de viejo Europa. Los españoles y norteafricanos pelearon por la península ibérica por muchos años, y creo que Xtiosu es una reminiscencia de este tiempo.


Yo he pedido cuatro tacos: dos de pollo, uno de falafel y uno de coliflor. También pide un agua fresca de sandía. El concepto del taco es claramente mexicano, pero lo que vino adentro de los taco fue claramente del mundo árabe. El pollo sabía a “shwarma” con sabor fuerte de ajo, y el falafel y coliflor también sabían a especias árabes. El concepto de “agua fresca” es mexicano, pero mi bebida no sabía a una Jamaica o horchata tradicional. Yo creo que Xtiosu representa una mezcla de identidades muy buena, porque los sabores se integraron muy deliciosamente. La comida fue sabroso, satisfactorio y distinta de cualquier otra comida. Realmente encontré una tradición culinaria distinta en la mezcla de culturas en Xtiosu. Creo que el restaurante es popular, y vi una mezcla de personas comiendo alli. Asiáticos, blancos, mexicanos y afroamericanos todos se juntaron para comer una mezcla de culturas que funciona perfectamente. Como el Grand Central Market representa lo malo que puede ocurrir cuando las culturas no se integran, el Xtiosu representa lo bueno que puede ocurrir cuando sí.

 

Tacos al Pastor: autenticos?

Yo soy mexicano y eslovaco, pero fui criado en la cultura mexicana-americana. La familia de mi padre, que es mexicano, vive en Los Ángeles y Orange County y el otro lado de mi familia vive en la costa este. Siempre comí tamales en navidad y hablé español con mi familia como joven. Como ya tengo tamales en mi cultura, quiero usar los tacos al pastor para examinar el tema de la mezcla de identidades.

Como niño, yo nunca comí tacos al pastor y no fue hasta que vine a colegio que empecé disfrutarlos. Mi familia es de Chihuahua, un estado en el norte de México que borde a Tejas. Mi abuela me dijo que no se comen tacos al pastor en Chihuahua, y a ella ni sabía de que tipo era la carne al pastor. Esto demuestre la diferencia en comidas regionales dentro de México y que la comida “mexicana” en Los Ángeles no existe universalmente en México.

Chihuahua-Mexico-X-Good-Map-Of-Mexico-Chihuahua

Fui a un puesto de tacos en la calle Vermont para probar sus tacos al pastor. Muchos de mis amigos han recomendado este puesto por su carne rica. El dueño me dijo que viene de la ciudad de México y que allí aprendió cocinar tacos. En hablar con el, pude verificar que los tacos al pastor se comen en la ciudad de México y otros pueblos al centro del país.

 

Mientras estuve esperando en fila por mis tacos, oí unos muchachos diciendo que les gustaban el puesto de tacos porque era “auténticamente mexicano”. También he oído muchos de mis amigos expresar el mismo sentimiento. Creo que esta idea es buen ilustración de los conceptos de autenticidad y el “core” y “periphery”. Como consumadores en los estados unidos tienen mucho poder económico, ellos son el “core” del sistema. La comida mexicana en los ángeles viene del “periphery”, que es México. En el caso de los tacos al pastor, Los Angelinos encontraron un plato que les gustaron y decidieron que ese plato debería representar la comida “auténticamente mexicana”. Con su poder económico empezaron consumir este plato hasta que llego a universalmente representar a México.

Mi familia es “auténticamente mexicana” pero no comemos tacos al pastor, el plato que los angelinos ven como el más auténtico de México. En esta contradicción podemos verificar lo que dice Anderson, que “foods reveal the workings of world-systems”. Los Ángeles ha apropiado los tacos al pastor para representar la comida mexicana, pero solo representan una región relativamente pequeña de México. Los tacos que comí fueron deliciosos, y definitivamente son auténticos a el D.F., pero es importante recordarnos que la comida mexicana es muy variada y México no puede ser representado por solo un plato.

unnamed
mi familia en navidad

Autenticidad y Gentrificación por Allen

Screen Shot 2019-02-12 at 11.58.35 AM

Mi experiencia en Olvera Street fue muy distinta comparada a mi vida diaria en el sur de Los Ángeles. En “South Central” la cultura hispana es muy reprimido por la cultura de “USC”. Cada día, tiendas con dueños latinos son reemplazados por tiendas con dueños anglohablantes, con el ejemplo más grande siendo el “USC Village”. Lo que antes fue un centro comercial con supermercado latino, cine latino y tienda de bicicletas latino ya es un pueblo de lujo con cafés a $6 y almuerzos mediterráneos a $15. Este fenómeno representa la “gentrificación”, un proceso en que, como dice Profesora Portnoy en su libro, “lots once considered of little value, suddenly are coveted properties by developers.” Aunque la propiedad en Olvera Street tiene origines con dueños angloamericanos, la zona ha evitado la gentrificación que está presente en mi comunidad.

Lo primero que se ve en Olvera Street son tienditas que venden barajitas tradicionales de México, desde guayaberas hasta guitarritas. Los vendedores son mexicanos y los restaurantes también, señalando que los latinos han retiñido control de esta zona. Si es cierto que, “Christine Sterling, a wealthy Anglo woman, designed it as an “authentic” Mexican marketplace in 1929 as part of an attempt to save the neglected Avila Adobe, a building built in 1818 by the Mexican mayor of Los Angeles. Sterling marketed her campaign as a way to preserve a structure that had once housed famous Americans,” pero no importa que el origen de esta zona no es de dueño latino. Lo que importa es que los ciudadanos latinos de Los Ángeles ocupan la zona y pueden usarlo como ellos quieren. Olvera Street es la zona central de cultura latina en Los Ángeles y representa la mezcla de culturas que es Los Angeles en tiempos modernos.

olverastreet

Yo no creo que el restaurante Cielito Lindo es ejemplo del “whitewashing” que describe Deverell. Estos días, la comida de los más ricos anglohablantes es muy sana con mínimo grasa y muchas verduras. La comida en cielito lindo tenia muchísima grasa y no creo que está hecho para apelar el paleto americano. Si la comida en Cielito Lindo tuviera un lado de Kale, Quinoa, y opciones de “gluten free”, seria “whitewashed”. Para mí, la Olvera Street es una calle mexicana que existe para latinos. Cuando los angelinos quieren ver y probar la cultura autentica de hispano-los ángeles y olivarse de los “crazy health trends”, deben de ir a Olvera Street y no south central.

Creo que Boyle Heights presentemente está en la línea entre autenticidad y gentrificación. Al momento, el mercado que visitamos significa que todavía hay lugares muy auténticos en la zona. Cuando se puede encontrar gorras tradicionales, chapulines, pan dulce y Jamaica, sabes que los mexicanos tienen control. A la vez, el artículo en “LA Weekly” significa que hay razon por tener miedo que Boyle Heights se va poner como South Central. Con muchísimo demanda por propiedad en la región, hay gran riesgo que los latinos que presentemente lo ocupan no van alcanzar pagar los precios en cinco o diez años. Ojala que esto no pasa, y que Boyle Heights permanece un lugar autentico a que podemos llevar nuestros niños.

Guelaguetza: Un Escape

oaxacaenglish.gif

La semana pasada, fui con mis compañeros de clase a Guelaguetza, un restaurante Oaxaqueño en Koreatown. Cuando uno llega a Guelaguetza y mira el edificio, es fácil pensar que va entrar un restaurante coreano o japonés. La entrada está enmarcada por arcos típicos de un santuario sintoísta o budisto. Restaurantes coreanos bordean las calles alrededor del restaurante, y lo único que indica que Guelaguetza es restauran mexicano son murales mexicanos pintados en las paredes. A pasar del exterior, el interior del restaurante es claramente mexicano, con una banda tocando en vivo y mesas pintadas con colores primarias y vibrantes. Inmediatamente, el ambiente entusiasmo mi grupo por disfrutar comida deliciosa.

Nuestro mesero nos informó que el mole es la comida tradicional de Oaxaca, y mi grupo decidió probar diferentes platos que lo incorporan. Yo pedí un plato de pollo con mole con una bebida de mezcal y jugo de limón. Guelaguetza fue el primer restaurante que sirvió mezcal en los ángeles, y quise saber cómo se compara la bebida a licores más comunes en la ciudad. Cuando llego mi plato, olía fragrante y dulce con notas de canela y chocolate. El pollo fue tierna y jugoso, y me gustó muchísimo. El mole era distinto a las salsas en otros restaurantes por su dulzura y cremosidad. El mezcal sabio como un tequila herbal y fue complementado perfectamente por el jugo de limón. Nunca he probado comida o bebidas en los ángeles con los sabores que experimente en Guelaguetza. Pareado con buena compañía y conversación, la escena fue preparada para una cena perfecta.

La autenticidad es un tema muy importante a la identidad de Guelaguetza. Como el primer restaurante Oaxaqueño en Los Ángeles, un gran parte de su atractivo es la posibilidad de probar comida de una cultura distinta. Los Ángeles es el lugar de nacimiento de comida “Méxi-Americana” que incluye tacos dorados, crema agria, y lechuga. Ejemplos famosos de esta comida son “Titos Tacos” “El Huero” y “Molcasalsa”. En cierta medida, esta es la comida “auténtica” a los ángeles. Lo que ofrece Guelaguetza es una ventana a otro mundo, y otra versión de autenticidad. Hay algunas personas que dicen que restaurantes como Guelaguetza representan comida “auténticamente mexicana” pero no estoy de acuerdo con este punto de vista. Hay una diáspora global de mexicanos, y en cada destinación se crie nueva versión de la comida autentica. Hasta dentro de México, cada región tiene su comida tradicional que no se encuentra en el resto del país. Hay que entender que la autenticidad es fluida, y que cada persona lo puede definir como él o ella quiere. Lo que Guelaguetza hace muy bien es transportar una version de autenticidad a nuevo lugar.

img_6716.jpeg

Lo que hace Guelaquetza especial no es su autenticidad, pero su inautenticidad a los ángeles. La suave música Oaxaquena, mezcal y mole dulce nos lleva a otro mundo, y por algunos momentos nos deja escapar nuestra ciudad y pisar por la tierra de Oaxaca.