Mis Reflexiones del Semestre por Aaron Hendel

Definitivamente, me disfrutaba y encontré mucho valor en tomar la clase de Profesora Portnoy. Hay dos razones que contribuyen a esta declaración. El primero es los mejoramientos a mi español, algo que me di cuenta en particular cuando fui a México para mi vacaciones de primavera. En clase cuando hacemos actividades como por ejemplo discutir en grupos, comer en restaurantes con camareros españoles o escribir un blog (aunque todavía cometo algunos tipos), todos en español, cada aspecto de mis habilidades fueron afectadas positivamente. Esos aspectos son hablando, escuchando y escribiendo. Tal vez sea una sorpresa, pero muchas clases de español en USC y especialmente en la escuela secundaria no lo realizan. Tomo español porque es divertido, sí, pero más relevantemente para mi intereses de carera. Soy una especialidad de periodismo, y quiero trabajar en Los Ángeles. El español es muy beneficial aquí, y algunas personas podrían decir necesario. Con confianza puedo decir que las posibilidades para mi carera fueron mejorados por esta clase.

La otra razón es el material de la clase. Obviamente, la comida va a interesar a mucha gente, como yo. Pero el contexto de la comida en la ciudad de Los Ángeles y el área adyacente realmente añadió a mi experiencia. Como una persona de la costa este, en realidad no había sido muy expuesto a esta ciudad y su cultura, diversidad e historia. Las lexicones aprendí son importantes en los campos de salud, historia, negocios, antropológico, y más. Esta clase no es ni solamente de español ni solamente de comida, sino muchos aspectos combinados e importantes. Y esto puede sonar loco, pero estoy emocionado terminar mi papel final. A través de esta clase encontré un sujeto escribir sobre que me interese mucho, y con mi fondo e interés también en escribir, me gustan estos tipos de oportunidades.

Ahora quiero reflectar en algunos de mis momentos favoritos desde el semestre. Uno fue muy temprano cuando fui a Guelaguetza con mi grupo en la primera parada para nuestra presentación. Éramos las únicas personas anglas en un restaurante llenado de locales y sus familias. La banda estaba tocando su música, los patrones estaban bailando y cantando a lo largo del edificio, y los moles estaban fluyendo. En ese momento, gané una apreciación nueva para la cultura latina. Es una experiencia que nunca voy a olvidar.

Otro momento significado para mí fue nuestro viaje a Olvera Street. Mencioné los aspectos históricos y culturales que aprecio mucho sobre esta clase y Olvera Street es un ejemplo perfecto. Aunque ha sido muchos cambios a Olvera Street a través de los años como whitewashing o otras actividades horribles por los oficiales de la ciudad, todavía era especial para verla. Había oído mucho de Olvera Street pero no ni sabía mucho ni he visitado antes de esta clase. Es un cubo cultural en una ciudad con algo de lo más cultura en Estados Unidos.

Las oportunidades mientras tanto conocer, discutir con y oír de los escritores leemos como Gustavo Arellano y Bill Esparaza fueron muy interesantes y guayes. En realidad no siempre estoy de acuerdo con cada persona leemos, a saber Gustavo, pero oír sus perspectivas, opiniones y experiencias de ellos en persona definitivamente añadió a las experiencias de leer sus artículos. Como mencioné estudio periodismo, pero no he tenido la oportunidad interactuar con periodistas de comida. Pero de hecho, el periodismo de comida es uno de los aspectos más florecientes a pesar de todos los cambios, o como algunos dicen la muerte, de periodismo. Entonces para mi pienso que es importante para interactuar con ellos para poder aprender.

Otra cosa gané en esta clase que me hace orgulloso es que ahora, puedo hablar de la comida latina en Los Ángeles. Puedo diferenciar entre las cocinas de los países diferentes o las regiones dentro de estos países, el tema general de mi papel final. Puedo dar una recomendación para comida mexicana autentica, por ejemplo. Tomé mi novia, cuya comida favorita es el taco, a Marisco Jaliscos porque después de probarlo, aprendí que los tacos allí son los mejores de la ciudad, o por lo menos en mi opinion.

Finalmente, gracias a mis compañeros por leer mis entradas y proveer comentarios beneficiosos e interesantes.

Y especialmente un gran agradecimiento a Profesora Portnoy. La oportunidad tomar esta clase en la universidad fue increíble y el plan de estudios y las excursiones siempre fueron intrigantes y educacionales. ¡Definitivamente recomiendo a otros estudiantes!

LACMA, el Mercado La Paloma y la Relación Entre la Comida y el Arte, por Aaron

La obra de arte de Los Angeles County Museum of Art que yo seleccioné describir para esta entrada es un vaso azteca. Este vaso representa el amor y la apreciación la gente azteca para chocolate. En realidad esta filosofía era muy común en América central; los oaxaqueños todavía utiliza el chocolate como uno de sus ingredientes principales para su cocina. Pero para los aztecas ancianas, el chocolate tenía una importancia más que solamente comida. El chocolate era un símbolo religioso. Aquí en el vaso, hay un dios en un árbol de coco, la fuente natural para el chocolate. El dios ha subido encima de la gente mortal. La gente debajo del dios aparece ser muy acomodo, feliz y posiblemente rico. El hombre está bebiendo el chocolate. Los aztecas sentían que chocolate era un ítem lujoso para las personas que tenían el acceso y el dinero para tenerlo. La mezcla de la religión y el chocolate demuestra los pensamientos para el chocolate de los aztecas. Una nota estilística sobre el vaso es que hay una división entre tres secciones.

Para mi primera entrada para este blog, fui a Chichen Itza en el Mercado la Paloma. Por supuesto, el mercado tiene un mural famoso y distinto. Pues, quiero tomar la oportunidad comparar esa mural al vaso de LACMA. Un aspecto chévere e interesante sobre el mural es que incluye mercados y subsecuentemente culturas de todo el mundo. Obviamente, el vaso solamente contiene la gente azteca. Pero como mencioné, el significado del chocolate no para con los aztecas. Tiene importancia para muchas culturas y personas diferentes, en América Central y más allá. En realidad, pienso que el mural es más famoso en la comunidad de comida en Los Ángeles, porque representa la totalidad del Mercado La Paloma, un restaurante muy simbólico en la ciudad. Pero los dos objetos, el mural y el vaso, llevar un mensaje cultural.

Otra conexión entre el mural y el vaso es la incorporación de la religión. Uno de los aspectos más prominente del mural es la Virgen de Guadalupe en el centro. Ella es una de las figuras más importante de la religión católica. Su colocación en el lado del mercado muestra la conexión entre la comida y la religión para los mexicanos y otras personas latinas en el área. En el vaso, pienso que la relación entre la comida y la religión es un poco más clara con el vaso de LACMA, pero todavía existe enfáticamente en el mural también.

Pienso que la función de objetos en el arte es para tener y representar el significado cultural. Un espectador del vaso por ejemplo debe comprender por viéndolo (tal vez con leer la descripción también) que el chocolate era una grapa en la vida azteca. Y con el mural, la Virgen con los mercados de todos los rincones de la Tierra revela que mucha gente de muchos de estos rincones cuidan mucho para ella. Los objetos, y más específicamente la comida y las figuras religiosas, definitivamente son grapas similares. Pienso que esta idea es la demonstración de cómo el significado cultural representa la relación entre la comida y el arte.

Justicia Alimentaria en South LA por Aaron Hendel

Si yo fuera un residente de South Los Ángeles y necesitara que proporcionar y alimentar a mi familia, es la verdad que sería un poco difícil, especialmente si no tuviera ni un coche y ni mucho dinero.

En realidad no tendría muy acceso a los supermercados. Explica Profesora Portnoy en su libro “Latino Food, Health and Culture in Los Angeles,” fue un éxodo por los supermercados a los suburbios blancos por varios razone incluyendo la discriminación racial en las décadas 60 y 70. La gente blanca se fue más lejos de las ciudades, y los supermercados les siguieron. Suficiente interesante, residencia en mis estudios como un estudiante del periodismo, yo sé que los periódicos, especialmente el L.A. Times., también siguieron la gente de la clase media y arriba lejos de las ciudades al suburbios. Esa decisión petardeó para los negocios. Sin embargo, en los casos de los supermercados, se han ido por más o menos un medio de un siglo, y no aparecen que van a volver en cualquier momento. Y en algunos casos, los supermercados cerraron en total, como los Fresh and Easy o múltiples de los Ralph’s en Los Ángeles.

Pues, si no pudiera ir a un supermercado cerca de mi casa, y tuviera un hijo o una hija que tuviera un jardín en su escuela similar al programa a 24th Street Elementary School, ¿qué sería mis opciones?

Primero, necesitaría utilizar las oportunidades que mis hijos tienen. Por ejemplo, Kathryn Kocarnik, la directora ejecutiva de Garden School Foundation, mencionó que 24th Street School tiene eventos para la comunidad cada mes donde las familias pueden venir con sus hijos y traer a sus hogares algo de la comida que los niños crecen. Si tuviera suerte y hubiera una estación lluviosa como este año, eso puede ocurrir más. Dijo Kocarnik en recientemente, “The garden is generous with growing producer, so we love to send it home with our families every week”. Además querría aprender de mis hijos. Querría oír y saber las lecciones ellos aprenderían a su escuela, como cómo cultivar y crecer la agricultura, y aplicar esas lecciones en mi hogar. Como Kocarnik dijo en el artículo de Profesora Portnoy en L.A. Weekly, “learning what a seed can do is one of the most powerful forms of education you can have.”

También usaría los recursos que la comunidad de USC presenta, dos en particular. Hay un mercado de agricultor cada miércoles con precios asequibles para los estudiantes de la universidad. Sería ir allí. En adición, con la terminación de la construcción de “University Village” en el otoño, habrá un Trader Joe’s. También lo frecuentaría. Aunque viviera un poco lejos del campus, todavía trataría venir aquí por esas razones. Otra opción que necesitaría utilizar sería la comida rápida en los restaurantes cerca de mi familia y yo que sirven algo de comida que aunque no es realmente saludable, no es horrible tampoco. En el bario de USC, sería muy difícil para completamente evitar los lugares con la comida rápida por sus precios y por sus locaciones. Aquí, mi lugar de la comida rápida favorita en esta área es Panda Express. Mucha de la comida allí, como el pollo naranjo o el chow mein, no tienen ningún beneficio nutricional; bastante el opuesto, de hecho. Sin embargo, el pollo teriyaki y los lados de arroz marrón y los vegetales mixtos sin la salsa de soja son más o menos buenas opciones. Necesitaría identificar otra comida como eso en los restaurantes cerca de mi que puedo acceder a pie.

Y en esta situación, la cosa que esperaría el más es que mis hijos tomen el valor de sus lecciones y experiencias, como la importancia de los vegetales, pues pueden usarlas para la totalidad de sus vidas y pueden pasar a sus hijos, mis nietos. Si mi hijo puede transformar desde un ‘dessert-ivore’ to omnivore, debería estar contento. ¿Estaría muy emocionado sobre esta situación si fuera mi vida? En verdad no. Pero haría todo posible para aprovechar los recursos disponibles.

Es importante también reconocer que esas lecciones incluyen las ideas que son independientes de la comida, como “listening, patience, respect, honesty, y perserverance”.

En general, mi cultura y la historia y el fondo de mi familia son aspectos muy importantes para mí. Si yo fuera un inmigrante de México u otro país latino, probablemente sentiría el mismo. Muchos de los inmigrantes mexicanos aquí estaban acostumbrados a labrar y cultivar en sus hogares originales. Pienso que si los hijos de estos inmigrantes aprendieran las mismas habilidades, sería crear una conexión especial con sus padres, especialmente cuando algo de la comida que los niños están cultivando es relevante en la cultura latina. Esto es evidente porque los padres y otras personas en la comunidad que querían el jardín a 24th Street School pidieron una sección de “Latino heritage” para que los niños pudieran ganar un sentido de apreciación y admiración para la comida de la cultura de sus padres. Pienso esta conexión también es muy fuerte y significante.

 

 

 

La entrada de Aaron Hendel para la clase en el 28 de marzo

Rick Bayless es cocinero famoso y exitoso de la cocina mexicana. Sin embargo, Bayless es americano blanco de Oklahoma. Pues, ha recibido el criticismo que no debe ser un representativo de la comida mexicana autentica. En cambio, Bayless dice que él es un víctima del racismo y que la única razón para este criticismo es el color de su piel. También dice que su cocina es una forma de la traducción, definido como “traduciendo” la comida para una clientela americana.

Algo del criticismo, por ejemplo por Gustavo Arellano del Orange County Weekly, no ataca a Bayless para su cocina; le ataca para su personaje. El título del articulo es “Rick Bayless: Still Thin-Skinned Diva.” Luego en el articulo Arellano dice que no es justo que Bayless tiene los recursos como el dinero y la media que otros cocineros, especialmente los inmigrantes, no tienen.

Primero quiero hablar con este criticismo. Es la verdad que Bayless tiene esos recursos. Pero ellos no deben contar contra a él. Él trabajaba muy duro para establecer su reputación y sus restaurantes. Merece este éxito, y pues tiene el derecho para usar las cosas que ha ganado. Y si Arellano y otros críticos no quieren a Bayless usar la media, no deben publicar artículos sobre él, porque aunque son negativos, todavía le pone más en el foco. También, el criticismo de Bayless sobre su personaje es muy infantil e injusto.

Con respeto a la declaración de Bayless sobre el racismo, pienso que tiene un punto. Si fuera mexicano, no recibiría las mismas reacciones negativas. Pero también pienso que el problema más grande no es el racismo sino el hecho que muchos de sus críticos no comprenden o aprecian que Bayless vivió en México por cinco años, viajando, aprendiendo, estudiando y tomando su propia inspiración. Como el comentario en el articulo de NPR dice, en realidad Bayless es un experto más grande de la cocina mexicana que muchas cocineros mexicanos.

Por esta razón, creo que Bayless es un ejemplo perfecto para un cocinero de una cultura diferente que puede cocinar la cocina de una cultura no suya, y también que puede traducir la comida. Bayless no simplemente toma una receta que encontró en la Red. Él ha demostrado la dedicación, el conocimiento y también la honestidad necesaria. No esconde su patrimonio. Además es muy claro el trabajo ha hecho para hacerse calificado para cocinar la cocina mexicana.

Al fin del día, el aspecto más importante de los mentes de los consumadores, ambos como clientes pagados y también como las personas que la comen, es la calidad de la comida. Tal vez los críticos de Bayless no quieren ir a sus restaurantes. Claramente, sin embargo, muchas, muchas personas desacuerden, porque los restaurantes de Bayless todavía son muy populares.

Para mí, independientemente de la cocina de un restaurante, si es mexicano, chino, indo o algo más, voy a estar feliz si mi comida gusta bien y satisface mis deseos. No es un problema si el cocinero no es del mismo país como la cocina del restaurante.

La honestidad de Bayless sobre su fondo como mencioné es relacionable para lo que ocurrió a Oberlin College de una manera. Pienso que la declaración “If people not from that heritage take that food and serve it as ‘authentic’, it is appropriative’ no aplica para cocineros como Bayless por los pasos ha tomado tanto como su franqueza. Al otro lado, los comedores en el campus de Oberlin que falsamente representaron la comida internacional, como vietnamita o indo, definitivamente son ejemplos de la apropiación cultural. Los cocineros allí no dijeron nada sobre las modificaciones a la comida y la disparidad entre las cocinas reales y la comida en campus. Según el articulo de Atlantic, hay restricciones con los presupuestos entre otras cosas para los comedores de universidades. Es comprensible. Pero lo que es inaceptable es mentir, y también la ausencia de conocimiento por los cocineros sobre la comida. Servir comida “india” con una carne que las personas hindi no pueden comer es francamente negligente. En el caso de la comida vietnamita, pienso que si el comedor va a servir algo como eso, necesita ser claro y correcto sobre la comida. Por ejemplo, una tarjeta de identificación que dice algo como, “ciabatta bread, pulled pork and coleslaw inspired by the traditional Banh Mi Vietnamese sandwich.” De otra manera, la apropiación y la injusticia van a continuar.

El restaurante fui para mi entrada sobre la fusión fue 23rd Street Café, un establecimiento con dueño indo que usa una fusión india y mexicana. Pero no pienso que la incorporación de la comida mexicana es un ejemplo de apropiación. Aunque el dueño y su familia son solamente indos pero no son mexicanos, el menú no clama que la comida mexicana es “autentica.” La fusión es un resultado de la inspiración mexicana con la comida y la gente mexicana en Los Ángeles. Definitivamente, 23rd Street Café no representa ningún racismo. No hay aspectos ni estereotipos ni ofensivos en el restaurante, contrario a un lugar como El Cholo.

“Chicken tikka masala quesadilla”

En el tema de la apropiación, un autor de un blog de comida se llama Lucas Peterson fue acusado de la apropiación por otros escritores de comida. Según Profesora Portnoy en su libro, Peterson, un anglo, publicó una entrada muy positiva sobre un elotero en Lincoln Heights. Entonces el elotero Timoteo recibió más clientes e ingresos. Los críticos dijeron que Peterson era un perpetrador de la aprobación porque Peterson no es ni latino ni es de Lincoln Heights.

Peterson define la aprobación como “The art of reckless and thoughtless appropriation (typically by rich white people) of a thing that has been around for years or decades (things that usually belong to non-white people)”.

Pues, siento fuertemente que Peterson no cometió la aprobación. No hay aspecto ni temerario ni irreflexivamente en sus acciones. Tiene el derecho escribir sobre la comida mexicana, al igual que Rick Bayless tiene el derecho cocinar la comida mexicana.

La Entrada de Aaron para la fusión

De acuerdo con Profesora Portnoy y también Pilcher, la fusión es cuando cocinas múltiples son combinados para formar una identidad algo diferente.

Pues para probar la comida de un restaurante con fusión, fui a 23rd Street Café, un lugar popular en la esquina de 23rd Street y la calle Portland para el desayuno pero también para su fusión de las cocinas mexicanas e indias. El dueño Gopal Sood es un hombre indio, pero él identificó que hay una población latina grande cerca de su restaurante. Entonces, él decidió mezclar la comida de su cultura y familia con la comida del área de Los Ángeles. ¡Una buena decisión para su compañía!

El menú de 23rd Street Café tiene las dos cocinas, mexicana e india, por varios ejemplos burritos o chicken curry. Y entonces, hay una sección de combinación. Aquí es la fusión. Yo pide una comida de esa sección, porque estaba muy curioso. He comido las dos cocinas separadas muchas veces, pero nunca una fusión de los dos. Comí la “Chicken Tikka Masala Quesadilla,” porque ya sabía que me gusta la chicken tikka masala y las quesadillas.

En realidad, fue una fusión simple, pero con un gusto fantástico. Era una quesadilla normal con el queso mozarela, y dentro de la tortilla, había chicken tikka masala con cilantro.

La diferencia entre esta quesadilla con una quesadilla con pollo normal era un poco sutil, pero pienso que fue un camino largo.

Para ser honesto, estaba un poco nervioso con el pensamiento de probar la fusión mexicana e india. Pero necesito decir que es una fusión exitosa. 23rd Street Café es un restaurante exitoso también; lo fue recomendado a mí por muchos de mis amigos. Pero no solamente es popular para los estudiantes de USC. Cuando visité, vi a personas locales en adición. Oí si trata de ir allí el fin de semana durante de la mañana, va a ser una línea muy larga. Entonces fui en un viernes en la tarde, porque no me gusta  para comida esperar.

Pues hay unas razones porque yo pienso que 23rd Street Café es tan popular. Primero, como ya mencioné, el dueño correctamente identificó la población del área, e incorporó comida autentica de su cultura. Pero también identificó una fusión que no es muy popular en Los Ángeles. La fusión con la comida asiática, como unos de mis amigos en la clase probaron para sus entras, es más popular en esta ciudad porque en adición a la población latina muy grande, también hay una población grande de asiático este. Pues 23rd Street Café es un restaurante un poco único tan como un buen restaurante. Esta fusión, combinado con la fusión de las cocinas, es un récipe para éxito en la industria comida.

Finalmente, 23rd Street Café es muy diferente que una lonchera, porque el edificio es sin duda un restaurante y no un “food truck,” estacionario o de otra manera. Pero pienso que puede ser una buena idea si 23rd Street Café establece una lonchera o un food truck típica. Pienso que esta comida sería popular a través de la ciudad, para las razones mismas que es popular ahora en su locación solamente.

Hay unas semejanzas sin embargo con Mariscos Jalisco, una lonchera que ha acumulado una popularidad fuerte en Los Ángeles. Esto es porque 23rd Street no es un lugar nuevo; es un lugar establecido, con sí misma popularidad. Otra vez no es una lonchera, sin embargo puedo ver la relación entre 23rd Street Café y esa lonchera. Ahora, aunque 23rd Street Café es popular en el central sur, no tiene el reconocimiento de Mariscos Jalisco, que ha recibido la atención nacional según Profesora Portnoy en su libro “Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles.” Pero Mariscos Jalisco no necesitaba expandir para ganar la popularidad. Tal vez, 23rd Street no va a necesitar expandir tampoco.

Y con respeto a la comida, la semejanza entre Mariscos Jalisco y 23rd Street Café es que Raul Ortega tomó una de su inspiración para su comida de hogar en Jalisco. Gopal tomó la inspiración similar para la comida india en su restaurante.

 

La entrada de Aaron Hendel después de Grand Central Market

Cuando pienso de mi identidad como se pertenece a la comida y también mi vida y mi origen étnico, mi religión es el factor más importante y significante. Ambos de mis padres son judíos que del noreste de los Estados Unidos pero con sus raíces del este de Europa, y aunque mi familia y yo no somos muy religiosos, la comida judía tiene una importancia grande en nuestras vidas y también en nuestra mesa de cena.

Una cosa que une todos los judíos a través de los Estados Unidos y también en todo el mundo es nuestra comida para las días festivas. Esto ha sido el caso por siglos y siglos. Pues cuando leí ¡Que Vivan Los Tamales! por Jeffrey Pilcher y entonces “Everyone Eats, Understanding Food and Culture” por E.N. Anderson, pensé de una comida en particular.

https://ibeafoodie.files.wordpress.com/
https://ibeafoodie.files.wordpress.com/

Matzah es un pan ázimo que nos Judíos comemos durante de Passover, un feriado en la primavera. Matzah, en adición a su forma natural, es usado en muchas maneras como para la sopa de bola de matzah. Pilcher mencionó que los tamales fueron las primeras comidas que eran preparadas para festivales Aztecas. Para Passover, la primera cosa comemos es siempre la sopa de bola de matzah. Mi abuela prepara la mejor sopa de bola de matzah en el mundo. Mi familia nunca quiere esperar la sopa; la comemos tan pronto como la cena empiece. Pero la sopa no es el fin de la matzah a Passover; luego, comemos matzah en su forma regular. Y el próximo día para el desayuno, mi tío prepara matzah brei, que es más o menos matzah con huevos revueltos y jarabe.

http://www.tablespoon.com/-/media/Images/Articles/PostImages/2012/12/week1/2012-12-01-crockpot-matzo-p3-580w.jpg?la=en
http://www.tablespoon.com/-/media/Images/Articles/PostImages/2012/12/week1/2012-12-01-crockpot-matzo-p3-580w.jpg?la=en

Ahora debo explicar la historia de Passover y la matzah. Según la Biblia, cuando los judíos eran esclavos en Egipto Anciano, Dios castigó a los egipcios con diez plagas horribles, como la oscuridad total y las enjambres de langostas. La decima fue la muerte del primogénito en cada familia con la excepción de las familias judías que Dios “passed over.” Entonces el faraón egipcio permitió a los judíos salir. Entonces los judíos estaban preparando comida para traer en su viaje a Israel, pero el faraón cambió su mente. Los judíos no pudieron esperar el pan subir y terminar, entonces lo tomaron en la forma ázima y escaparon. La Biblia dice entonces que Dios abrió el Mar Rojo para Moisés y los judíos para que pudieran caminar a través, y cuando el faraón y su milita entraron el agua, Dios cerró el Mar, ahogando a los egipcios.

Pues la conexión entre la matzah y los tamales con respecto a la importancia religiosa y cultural es muy evidente para mí. Pero cuando leí el escrito de Anderson, especialmente cuando él dijo sobre las fronteras, pensé de matzah desde otro ángulo.

La matzah es una grapa cultural para los judíos, y la tierra de los judíos es Israel; en la Biblia, Dios dijo esto, y ahora Israel es “el estado judío”. ¡Pero la matzah fue creado en Egipto! Sin embargo, nadie refiere a la matzah como una comida egipcia, porque los egipcios no la crearon. Así la matzah no es una comida ni israelí ni egipcia; es una comida judía. La religión no tiene las fronteras fiscales. Profesora Portnoy escribió en su libro cuando analizó la escritura de Anderson que “It is not possible to define foodways by national borders.” Con el ejemplo de la matzah y su origen, es claro que esta declaración es exactamente correcto. Aunque la matzah fue creado en un país diferente que el Israel, no hay duda que la matzah es una comida autentica para los judíos.

También hay reglas estrictas para la matzah: solamente supone tener el agua y la harina. Pero es muy común ahora incluir los huevos. Simplemente, los huevos crean un mejor sabor. Pues cuando hay matzah con huevos, ¿es inauténtico?

Cuando Jonathan Gold estaba diciendo sobre la comida latina en Los Ángeles, dijo que “Tito’s Tacos and El Cholo are authentic representations of what Mexican food has evolved into.” Es la misma idea con respeto a matzah con huevos, aunque no es la forma original. Es una evolución de la comida judía.

Una comida similar con respeto a estas ideas mismas es la empanada. La empanada tiene un origen español, pero en restaurantes “mexicanos” como El Cholo es un plato principal. Cuando fuimos a Grand Central Market en el centro de la ciudad de Los Ángeles, probé las empanadas de Sorito’s Pupuseria, un establecimiento salvadoreño. Las empanadas eran magníficas; estaban llenados con plátanos fritos, unas comidas indígenas a América latina (tanto como otros lugares donde ellos crecen).

20170214_14562120170214_15411620170214_160217

Esto plantea una pregunta. ¿Estas empanadas son autenticas o no? Hay un aspecto salvadoreño y otro aspecto europeo. Esta combinación es similar a las influencias españoles con su trigo y mexicanos con su maíz que Pilcher mencionó. Es “a fusion of both; wheat and corn came to be seen as a complimentary pair, each an authentic representation of a mestizo national cuisine.” Pienso que la fusión de los plátanos y las empanadas es una situación muy similar, pues las empanadas de Sorito’s todavía son autenticas.

Finalmente, no sería justo olvidar de describir estas empanadas. La mezcla de las texturas, crujiente en el exterior y pegajoso en el interior, era encantador. Eran muy ricos entonces no podía comer muchas, pero mi estomago todavía fue completamente satisfecho. Para mis ojos y también para mis papilas gustativas, parecían como los smores, con un exterior de oro duro y un interior más brillante y suave. ¡Definitivament las recomiendo!

 

Semana 1: Chichén Itzá por Aaron Hendel

Para mi primera entrada de blog, fui al Mercado la Paloma en Grand Ave cerca de USC en la parte central sur de Los Ángeles. El edificio es muy simple, amable y amarillo en el exterior; nunca tendría adivinado que hay muchos restaurantes y tiendas adentro.

Inmediatamente después de que entré, olí un poco de especia. Como continué adelante y derecho hacia un signo grande que dijo “Chichén Itzá”, ese olfato aumentó rápidamente. Me di cuenta de que fue la salsa habanero, una salsa naranja brillante que estuvo en cada mesa y alineó en docenas detrás de la cajera.

20170122_143032

Chichén Itzá es un restaurante mexicano, pero también es una ciudad vieja de los mayas hace cientos de años. Pues como el nombre sugiere, el menú es influido fuertemente por los mayas y su región, el Yucatán, en el sudeste del país.

Yo pide los huevos motuleños, un amigo pidió los tacos de chicarrón, y otro amigo escogió la torta de pollo para que pudiéramos compartir.

Los huevos montuleños
Los huevos montuleños y el jugo de guanábana

Después de pedir y cuando nos sentarnos a la mesa, supe que la comida iba a ser bueno, porque cada persona que ya estaba comiendo tenía una sonrisa. También vi a muchas familias; Chichén Itzá es un lugar perfecto para trae a sus niños para una comida tradicional para un precio razonable. La música en el fondo (a veces la música mexicana, el jazz o el reggae) siempre fue optimista y agradable.

“Yo siento en casa”, dijo mi amigo mexicano Rubén como tomó su primera mordedura. “Exactamente como mi abuela hace”.

Mi plato, los huevos motuleños, fue dos huevos fritos vueltos y vueltos con cubitos de jamón, zanahorias, chicharos y posiblemente mi comida favorita, plátanos fritos, todos de cuales fueron ahogados en un estanque de salsa tomate encima de unas tortillas duras. Los huevos motuleños, como mucha de la comida de Chichén Itzá, fue creado originalmente en el Yucatán. ¿Fue la más bonita comida? No, pero la combinación de la presentación simple y el gusto fantástico crea mucha autenticidad, exactamente como mi amigo dijo; no pensé que estuviéramos en un restaurante, sino una cocina de una abuela.

Como ya dije, me encantan los plátanos fritos, pues naturalmente ellos son mi elemento favorito del plato. Esa textura blanda fue magnífica. Se sentía como ellos estuvieron derritiendo en mi boca, como un helado lloviznado con salsa chocolate, pero en este caso la salsa fue tomate. Todo de ese, combinado con las ventas de tacos, crearon una mezcla agradable y francamente perfecta de texturas.

Esa combinación de texturas tanto como los ingredientes y el gusto fueron las razones porque los huevos motuleños fueron mi favorito. Mi segundo favorito fue los tacos chicarrón.

Los tacos chicarrón son tacos de crujido de cerdo con aguacate y pico de gallo. No son muy complicados, otro aspecto que añade a la autenticidad. Chicharrón no es una comida que es única a México, para el toque maya es ponerlo en los tacos. Cuando puse el habanero especial de Chichén Itzá en los tacos, sentí inmediatamente la especie, pero la presencia del aguacate ayudó limitarlo y crear una fusión simpática.

Y para ser honesto, no me encanté la torta de pollo asado porque el pan fue muy crujiente y áspero, que tomó mi atención lejos del pollo, los frijoles y la salsa. También hubo cebollas, que yo las odio. Pero es una preferencia personal de mi; quizás otras personas, como mi amigo que la pidió, la gustaría.

Para beber, nos tres tuvimos el jugo de guanábana que fue increíblemente delicioso. La guanábana es una fruta verde que crece en el Caribe, en México y otras partes de América Central. El fruto aparece similar a una pera o una lima, mientras el jugo aparece más similar a la pera; un blanco nublado y oscuro blanco. El gusto del jugo es muy similar a una papaya, pero pienso que el de la papaya es una poca demasiada dulce y fuerte; la dulzura en el jugo de la guanábana es exactamente correcta.

Pues, eso fue mi experiencia a Chichén Itzá en el Mercado la Paloma. ¡Definitivamente lo recomiendo! En dos semanas, escribiré un post sobre cualquiera la Calle Olvera, un área histórica para la comida Hispánica en Los Ángeles, o El Cholo, un restaurante popular para mis amigos a USC. ¡Mantente informado!

20170122_150539