La fruta mejor de mi vida: vendedores ambulantes en Santa Monica y LA

Por Molly Solem

Esta semana, visité a Santa Monica. Cerca de Ocean Avenue, la calle que corre paralelo a la playa, hay un paseo donde se encuentran muchos vendedores ambulantes. La mayoría de ellos son fruteros con carritos sombreados por sombrillas de colores brillantes. Encontré un carrito con fruta fresca que parecía especialmente delicioso y pedí una taza de fruta. Había tantas opciones de frutas que fue difícil decidir qué quería, pero por último pedí una taza con mango, sandía, naranja, y pepino.

Foto: El carrito de Mari en Ocean Avenue en Santa Monica

Mientras Mari, la dueña del carrito, cortaba y preparaba la fruta, hablé con ella sobre su negocio y su vida este año pasado. Ella me dijo que originalmente es del centro de Oaxaca y que mudó a Los Ángeles para trabajar como esteticista. Ella tuvo mucho éxito hasta que empezó la pandemia y perdió su trabajo. Sin un ingreso estable, tuvo que empezar a hacer algo completamente diferente y nuevo: vender fruta en la calle. Mari me explicó que quiere ahorrar suficiente dinero para visitar a su novio en Puerto Escondido, pero los negocios no han sido muy buenos recientemente.

Como todos los vendedores ambulantes en Los Ángeles, Mari ha tenido que adaptar a las nuevas circunstancias. Además de llevar una máscara mientras trabaja y lavar los manos mucho, Mari ha implementado otras maneras de promover su negocio. Por ejemplo, Mari acepta Venmo como una forma de pago, que hace que sea muy fácil pagar sin contacto. Después de expresar nuestras esperanzas de que la pandemia desaparezca pronto, Mari me dio mi taza de fruta, completa con tajin y chamoy encima. Lo traje a la playa para comerlo. El proceso entero fue muy fácil, interesante, y agradable. La próxima vez que estoy en Santa Monica, definitivamente voy a regresar al carrito de Mari para comprar más fruta (es decir, si ella no ha regresado a su trabajo de esteticista).

Foto: Mi taza de fruta en la playa

Mari es solamente una de los miles de vendedores ambulantes en Los Ángeles. Vender comida en la calle es parte de la historia de esta ciudad. Los Ángeles siempre ha sido el hogar de muchos inmigrantes, y vender en la calle es un trabajo relativamente fácil de conseguir. Como John Short dice en su artículo de The Conversation, “La venta callejera era un primer trabajo de bajo costo para los inmigrantes recién llegados. Sirvió como vital primer peldaño de una escalera al éxito y aun juega ese papel en muchas ciudades de los Estados Unidos” (Short).

Ser un vendedor ambulante ofrece una oportunidad buena para inmigrantes nuevos para varias razones. Primero, no hay que hablar inglés muy bien, en contraste con muchos trabajos corporativas. También, aunque hay que pagar para ciertos permisos para operar legalmente, no hay costos como el alquiler que son involucrados con las tiendas de la economía formal. Finalmente, la venta callejera no sólo beneficia a los vendedores. Como dice Sarah Portnoy en su artículo de Los Angeles Times, “sidewalk vending [is] a form of entrepreneurship and a way to improve access to healthful food in low-income Latino communities” (Portnoy). La venta callejera no solamente da trabajos a muchas personas sino que también mejora las comunidades donde hay muchos vendedores ambulantes.

Pero a pesar de la importancia de los vendedores ambulantes a la economía y la cultura de Los Ángeles, parece que su trabajo siempre está en peligro. Hasta 2017, fue ilegal vender en las calles, y la policía cerraba carritos operando ilegalmente. Aunque vender en la calle ahora es legal, todavía hay muchos obstáculos que hay que vencer. En particular, los códigos de salud son muy estrictos en Los Ángeles. Como dicen Janette Villafana y Jack Ross en su artículo de LA Taco, “For prepared-food vendors to receive permits, their carts must include a handwashing sink, a three-compartment sink for kitchen wares, and substantial refrigeration and storage space” (Villafana and Ross). Y hay sanciones muy grandes (desde multas hasta penas de cárcel) si alguien no cumple con los requisitos.

Los vendedores ambulantes son esenciales a la ciudad de Los Ángeles y a todos sus residentes. Pero para asegurar que ellos puedan operar sin dificultades, hay que luchar contra las leyes que presentan obstáculos para ellos. Y, durante la pandemia, una época difícil para todos pero especialmente para la economía informal, es más importante que nunca apoyar a los vendedores ambulantes.

Fuentes:

John, Short Rennie. “La Venta Callejera Hace Más Vivas, Seguras y Justas Las Ciudades, Por Eso Pertenece a La Escena Urbana Post-COVID-19.” The Conversation, 26 Jan. 2021, theconversation.com/la-venta-callejera-hace-mas-vivas-seguras-y-justas-las-ciudades-por-eso-pertenece-a-la-escena-urbana-post-covid-19-143869.

Portnoy, Sarah. “She Used to Dodge Police. Now She Can Make Puebla-Style Food and Run a Business While Speaking up for Other Vendors.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 15 June 2018, www.latimes.com/food/dailydish/la-fo-re-merced-sanchez-20180615-story.html.

Villafana, Janette, and Jack Ross. “Fines and Confiscation: Explaining L.A.s Arbitrary Street Food Cart Law the County Uses to Criminalize Street Vendors ~ L.A. TACO.” L.A. TACO, 17 Mar. 2021, www.lataco.com/carts-street-food/.

4 respuestas a “La fruta mejor de mi vida: vendedores ambulantes en Santa Monica y LA

  1. Sarah Portnoy

    Molly,
    Bien escrito, me alegro de que hayas tomado el tiempo para entrevistar a esa señora oaxaqueña y escuchar su historia–qué interesante que empezó a vender como resultado de la pandemia/ y la pérdida de su empleo. “La necesidad es la madre de las invenciones” es un refrán que pertenece a esta situación.
    Buena conclusión–escrito con mucha pasión.
    OJO– se usa A personal enfrente de personas, no lugares–visité a Santa Monica.”
    una oportunidad buena –se dice una Buena oportunidad.

  2. erinssweeney27

    Hola Molly! Me gustó mucho leer tu blog. Santa Monica es un lugar perfecto para esta misión. Las fotos con las frutas frescas en la playa son tan hermosas. Y su conversación con Mari era muy interesante, especialmente la parte sobre cómo ella se adaptó durante la pandemia. Estoy de acuerdo que los vendedores ambulantes son esenciales a la ciudad.

  3. kennedyplant4

    ¡Hola Molly! Realmente disfruté leyendo tu blog, especialmente cuando hablaste de tu experiencia al entrevistar a Mari, la vendedora de frutas, porque parecía que ambos tuvieron una conversación realmente interesante y pudieron aprender mucho de ella. Es tan interesante que recientemente comenzó a vender fruta, y me entristeció saber que no ha tenido suficientes negocios para ahorrar dinero para visitar a su hermano. ¡Aprecio tu conexión con Mari a lo largo del resto de tu blog también!

  4. akapsner

    Molly, estoy muy celosa de su fruta!! qué rico! También, me gusto su discusión de la economía de los vendedores y es una forma de el espíritu emprendedor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s