¿Muerte por Coronavirus o de hambre? ~ Por Natalie MacEwan

La pandemia de coronavirus ha traído hambre a millones de personas en todo el mundo. Los bloqueos nacionales y las medidas de distanciamiento social están agotando el trabajo y los ingresos, y es probable que interrumpan la producción agrícola y las rutas de suministro, lo que hace que millones se preocupen de cómo obtendrán suficiente para comer.

Sin embargo, son las personas pobres, incluidos grandes segmentos de las naciones más pobres, quienes ahora pasan hambre y enfrentan la posibilidad de morir de hambre. Ha sido el gran revelador de la división de clases y como nuestra país es profundamente desigual.

La desigualdad del coronavirus: racismo estructural

Familias de bajos ingresos en línea para la prueba COVID-19

Ya, 135 millones de personas se habían enfrentado a una grave escasez de alimentos, pero ahora con la pandemia, 130 millones más podrían pasar hambre en 2020. Esta crisis de hambre, dicen los expertos, es global y está causada por una multitud de factores relacionados con la pandemia de coronavirus y la interrupción del orden económico: la pérdida repentina de ingresos para innumerables millones de personas que ya vivían de la mano. Se espera una recesión económica a nivel mundial, y es probable que esto llegue a las economías en desarrollo. En estos contextos, una desaceleración en la economía puede exacerbar la inseguridad alimentaria existente. Limita la capacidad de las personas para acceder a alimentos nutritivos de diferentes maneras, incluso a través de ingresos reducidos o una mayor inseguridad laboral.

Por el lado de la demanda, una pérdida de poder adquisitivo causada por la enfermedad podría cambiar los patrones de alimentación de las personas, dando como resultado una peor nutrición. Las compras de alimentos por pánico, como las que se vieron recientemente en países de todo el mundo, podrían romper la cadena de suministro y causar aumentos de precios localizados. Además de las implicaciones para la seguridad alimentaria de una desaceleración económica desencadenada por COVID-19, una propagación extensa de la enfermedad en un país más pobre y con mayor inseguridad alimentaria podría tener un costo mayor en la economía que en los afectados actualmente. Los países con altos niveles de inseguridad alimentaria son generalmente más vulnerables y menos preparados para un brote epidémico y probablemente verán tasas de mortalidad más altas, especialmente a medida que la desnutrición aumenta la vulnerabilidad a las enfermedades.

Impacto en estudiantes de bajos ingresos

los estudiantes abandonan las escuelas de todo el país para aprender en internet

La inseguridad alimentaria ya está más extendida en este país de lo que la mayoría sabe. Diariamente, uno de cada siete hogares con niños se ve afectado por la falta de acceso a los alimentos o la inseguridad alimentaria. La mayoría de estos niños dependen de las comidas que reciben en la escuela del Programa de Desayuno Escolar y del Programa Nacional de Almuerzos Escolares. Las comidas escolares se han asociado con la reducción de la inseguridad alimentaria entre las familias de bajos ingresos y los viajes a la enfermera escolar entre los niños. La nutrición infantil en estos programas ha aumentado, además de las mejoras en asistencia, comportamiento y rendimiento académico.

Los estudiantes dependen de los programas de almuerzo gratis

Tal como está, el Departamento de Agricultura está proporcionando exenciones que permitirían a los estudiantes de K-12 acceder a comidas para llevar en un lugar designado si sus escuelas cierran. Sin embargo, cada estado debe solicitar la exención, y la exención solo se aplica a los lugares donde los programas de comidas de verano ya están vigentes. Si bien esta forma de asistencia ayudará a algunos niños en edad escolar, no será suficiente para llegar a la mayoría de las familias de bajos ingresos. Peor aún, cuando las escuelas cierran, generalmente significa que al menos uno de los padres debe quedarse en casa para cuidar a sus hijos. Las familias de bajos ingresos generalmente trabajan en trabajos que no tienen licencia por enfermedad remunerada. Y a muchos se les paga por hora, por lo que la reducción de las horas de trabajo afectará su cheque de pago, lo que dificultará aún más su capacidad de pagar los alimentos.

Los bancos de alimentos están abrumados

Debido a este fuerte aumento de la inseguridad alimentaria, la demanda de ayuda de los bancos de alimentos ha aumentado a un nuevo máximo que se asemeja a la necesidad durante la Gran Depresión. Los 200 bancos de alimentos de Feeding America están trabajando en comunidades de todo el país en respuesta a la crisis de COVID-19, adaptando modelos de servicio para minimizar el riesgo de transmisión y ayudando a los necesitados. La fuerte disminución de la economía está llevando a un aumento en el número de personas que experimentan inseguridad alimentaria.

Millones necesitan ayuda

Los bancos de alimentos ya informan una mayor demanda, mientras enfrentan desafíos operativos, que incluyen la disminución de voluntarios y donaciones minoristas, y se espera que la demanda de asistencia alimentaria caritativa se mantenga en niveles elevados en el futuro previsible. El chef José Andrés, jefe de la cocina central mundial, afirma que se deben hacer cambios a nivel federal para apoyar a los bancos de alimentos que están abrumados al tratar de satisfacer esta nueva demanda.

Chef José Andrés

El chef José Andrés, junto con muchos otros, intenta encontrar y desarrollar formas innovadoras de alimentar a las personas durante la pandemia de Coronavirus, y propone que la clave del éxito sea la financiación federal para los bancos de alimentos locales que se contraerían con los restaurantes locales. Si el gobierno federal asignara más fondos a los bancos locales de alimentos, podría emplear restaurantes locales para preparar comidas a granel para la comunidad en dificultades. Al hacerlo, estas asociaciones darían a los restaurantes locales el negocio que necesitan.

Reflexión

El último semestre definitivamente ha sido interesante. Todos nos hemos enfrentado a situaciones poco convencionales que nos han obligado a ser flexibles, adaptarnos y superarnos. A pesar de los desafíos, el tiempo que pasaron en clase no solo fue educativo sino significativo. Cuando aún estábamos en el campus, pudimos aprender no solo sobre temas relevantes relacionados con la comida y cultura hispanas en Los Ángeles, sino también experimentarlo de primera mano en las excursiones. Disfruté de poder hablar sobre temas como el blanqueo y la línea roja y luego poder visitar la calle Olvera y aplicar y experimentar la historia de Los Ángeles. Me encantó desafiarme a mí mismo para pensar críticamente sobre la definición de autenticidad y si la globalización o la cocina de fusión desafiaron o no la integridad de la comida tradicional auténtica. Sentí que podía conectarme con la vibrante historia de Los Ángeles y las culturas que hacen que nuestra ciudad sea tan única.

Recursos:

Cohen, Zach. “Es hora de hablar más seriamente sobre el suministro de alimentos en medio de la crisis de COVID-19”. CNN.

Cooper, Anderson. “Addressing the strain the coronavirus has put on America’s food supply chain with Jose Andrés.” CBS News.

Galvis, Ana. “Desmantelando el Racismo de Sistema Alimentario”. Food First.

Lakhani, Nina. “Los despidos masivos y la falta de ayudas públicas empujan a millones de personas en EEUU hacia los bancos de alimentos”. Eldiario.es.

Pierson, David. “Del caviar al jugo de manzana, el coronavirus está cambiando la forma en que el mundo se alimenta”. Los Angeles Times.

7 respuestas a “¿Muerte por Coronavirus o de hambre? ~ Por Natalie MacEwan

  1. lopezlui98

    Fue un punto muy bueno mencionar los niños que dependen en la comida gratuita de las escuelas. Muchas padres dependen en esto para que sus hijos coman, sin la escuela deben haber muchos pasando hambre desaforadamente. Espero que las organizaciones como la del chef José Andrés estén ayudando a esta gente afectadas.

  2. ybrasby

    Me gusta cómo mencionaste el costo que esto ha tenido en los niños que dependen de los alimentos que proporciona la escuela, sin embargo, siento que esta situación en primer lugar habla del nivel de necesidad, inequidad, y la inseguridad alimentaria ya presente que plaga a los Estados Unidos…y ahora están exasperadas.

  3. nsaeedi

    La inseguridad alimentaria para los estudiantes es lo que más me preocupa también. El cierre de las escuelas ha tenido efectos en la salud para los niños desde su salud mental, su salud física a su salud dietética. Sí, hay programas para distribuir comida para llevar para estos niños pero como mencionaste no es suficiente para las familias de bajos ingresos.

  4. Carolyn Scott

    Porque quiero ser profesora, he pensado mucho sobre la funcion de escuelas como fuente de aprendizaje, pero no tanto como fuente de comida. Ha sido verdad hace muchos años que la escuela funciona para estos dos componentes de vida que son muy importantes. La transicion a instruccion virtual no es facil, pero es posible. Pero, no se puede distribuir comida por email! Estoy muy orgullosa de la manera en que las escuelas han adaptado sus programas de comida en este tiempo.

  5. leahraquel1013

    Me gusta mucho que tienes una perspectiva internacional en tu blog. Sí, la situación en los EEUU da mucho miedo, pero también hay muchos muchos países que no tienen buena infraestructura, bastante comida, o un gobierno central. Tengo miedo de que pasará en estos países si no encontramos una solución o una manera darlos ayuda.

  6. victoriafriend

    Me gusta mucho su párrafo sobre la falta de recursos y comida por las escuelas y niños. Es muy fácil – especialmente ahora cuando todos estamos aislados – olvidarse de otras personas y el impacto único que las escuelas cerrados tienen. Y esto de acuerdo con su párrafo final – sin duda, ha sido un semestre interesante.

  7. iris415yao

    No sabía que los estados tenían que aplicar para los almuerzos escolares. También no pensaba en las consecuencias a los padres y en fin los ingresos de cada hogar. Yo estoy de acuerdo de que estos cambios están afectando más a las familias de bajos ingresos. Definitivamente creo que necesitamos un gran cambio además de depender de los bancos de alimentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s