La injusticia en sistemas de comida y salud en los EEUU

Por Danielle Collins

Hay problemas relacionadas con el suministro de alimentos en los EEUU por todos lados. Primero, cuando los trabajadores de alimentos se enferman y no pueden trabajar, no hay nadie para hacer la comida, así la comida disponible disminuye. El artículo de CNN da un ejemplo de trabajadores en una planta de carne en Dakota del Sur, donde los empleados “representan aproximadamente la mitad de los casos de coronavirus en Dakota del Sur.” Además de la falta de comida por trabajadores de alimentos enfermos, también hay una falta de comida importada, de acuerdo a LA Times, a causa de restricciones, y de restaurantes que no están perdiendo tanta comida.

Por el otro lado, hay una escasez de comida para personas y familias individuales. De acuerdo al artículo de El Diario, “un número sin precedentes de estadounidenses se dirige a los bancos de alimentos para conseguir productos básicos. Para muchos es la primera vez.” Muchas personas están perdiendo sus trabajos, así no pueden pagar para la comida, así van a bancos de alimentos. Pero también, menos personas están contribuyendo comida a esos bancos. Si combinamos todos los problemas—la falta de comida por los trabajadores de alimentos enfermos y menos comida importada, con menos donaciones y más personas que están necesitados—resulta en una escasez de comida en los bancos de alimentos. 

29th Annual Empty Bowls to Benefit Greater Lansing Food Bank ...

Cuando hablamos de problemas con inseguridad alimentaria, y la escasez de comida en bancos de alimentos, es necesario hablar sobre la demografía de personas que la inseguridad y escasez afectan. Antes de COVID-19, “De los 50 millones de personas que sufren inseguridad alimentaria en los Estados Unidos 10.6% son blancos, 26.1% son negros, 23.7% son latinos y 23% son indígenas americanos.” La gente de color sufren inseguridad alimentaria por lo menos dos veces demasiados que la gente blanca. Y lo más probable es que COVID-19 aumenta esa cisma. El artículo habla sobre, “la persistencia de la casta racial en el sistema alimentario” —una casta racial que viene de el racismo en la fundación de los EEUU y en el sistema de esclavitud. Aun después de la esclavitud, las leyes de Jim Crow quitaron tierra de personas afroamericanas. 

Estoy escribiendo mi tesis sobre el concepto de la ultratumbra de esclavitud (“the afterlife of slavery”), que es la idea que los sistemas y el racismo de esclavitud todavía viven en nuestra sociedad hoy en día. El racismo en el sistema alimentario es un ejemplo de esa ultratumbra. Por eso, pienso que la el sistema capitalista siempre ha sido roto, y sigue siendo roto hoy en día. Estoy de acuerdo con el artículo que “reconocer el racismo como fundacional en el actual sistema alimentario capitalista” es el primer paso en cambiando el sistema, pero porque es un sistema que ha existido por cienes de años, va a requerir mucho trabajo para arreglarlo.

COVID-19 deaths analyzed by race and ethnicity, 04-24-2020 — APM ...

Además del racismo en el sistema alimentario, también existe mucho racismo en el sistema de salud. El artículo habla sobre “enfermedades relacionadas con la dieta,” pero también hay racismo en el sistema en general. La gente de color no tienen tanto acceso a seguro de salud, y también muchas veces trabajadores en hospitales no se toman la gente de color en serio. Ahora con COVID-19, un problema grande es que mucha gente de color trabajan en trabajos de alto riesgo para contraer el virus. Encima, el artículo de CNN dice que ““Es probable que sean personas que ya trabajan por temor a la deportación.” En otras palabras, personas siguen trabajando porque no quieren perder sus trabajos, pero se ponen en riesgo de contraer COVID-19. El racismo sistemático en los EEUU afecta todos los sistemas (de alimentos, de salud, y mucho más) y es como un ciclo violento que nunca se detiene.


Es difícil llegar a una transición buena de el racismo sistemático a mis partes favoritas de nuestra clase, pero pienso que puedo empezar con esto: pienso que es bueno e importante que tenemos la oportunidad en esta clase de pensar, leer, escribir, y hablar sobre problemas de injusticia en los EEUU. Por supuesto es divertido aprender y comer la comida, pero es importante hablar sobre los problemas relacionados con la comida también.

Pero para hablar de cosas más alegres, quiero recordar mis momentos favoritos de la clase. Obviamente me encantó comer en lugares nuevos, y escuchar las historias de los dueños. Por eso, me gusto mucho el proyecto de explorar comida específica con nuestros grupos. No solo comemos comida buenísima (me encantaron todas las panaderías que exploramos), pero también tuvimos la oportunidad de hablar con los dueños o los trabajadores y aprender sobre la historia de cada lugar. Y también comer muchos pasteles, por supuesto.

De las semanas en Zoom, obviamente estaba triste de no poder comer más comida. Pero me gustó mucho el proyecto de hablar con alguien sobre la comida en su cultura y su vida. Era muy interesante aprender más sobre la comida de Puebla, y la comida de la familia de mi amiga. He conocido a ella por dos años, pero aprendí muchas cosas sobre ella porque normalmente no hablamos de la comida por tanto tiempo y con tanta especificidad.

En fin, me encantó esta clase, y quiero continuar de aprender más sobre la comida latina… y comerla más, obviamente 🙂

2 respuestas a “La injusticia en sistemas de comida y salud en los EEUU

  1. Carolyn Scott

    Nuestro proyecto de explorar las panaderias fue una experiencia favorita mia tambien! Estoy de acuerdo que es importante tener un espacio como esta clase para discutir los problemas de injusticia alimentaria. La clase, especialmente la parte en zoom, me ha dado la oportunidad de entender mejor las conexiones entre el sistema alimentario y my propia vida.

  2. Profe

    Danielle.
    Gracias por compartir el tema de tu tesis. Fue interesante leer sobre lo que escribiste (un poco) y ver como se relaciona al tema de esta semana y el tema de racismo y su relación a inseguridad alimentaria.
    Me alegro de que hayas disfrutado de la entrevista con tu amiga. Fue algo positivo que surgió del cambio a Zoom–tuve que adaptarme y reinventar algo para ustedes–y resultó bien (espero!)
    Gracias y felicidades en tu graduación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s