La Cuestión de Autenticidad– Yesenia Brasby

Interesantemente ubicado afuera de Koreatown, El Cholo, un restaurante mexicano de propiedad familiar, se enorgullece de su legado. Este restaurante originalmente establecido en 1923 es uno de los restaurantes mexicanos más antiguos de Los Ángeles. Lo que se considera la ubicación “original” de El Cholo, 1121 S. Western Ave Los Angeles CA 90006, es en realidad uno en que se mudó en 1931, ocho años después de su primera apertura.

El letrero brillante y verde y rojo que representa un hombre mexicano estereotípico da la bienvenida a los futuro comensales desde la calle. Este hombre llamado “El Cholo” fue dibujado por un cliente en 1925 y representaba lo que fue definido como un cholo: un peón agrícola de un colono español en California.

Después de ser atraídos por el letrero que parece prometer autenticidad mexicana, los comensales caminan más cerca del edificio y son informados inmediatamente de la historia del establecimiento como el “El Cholo Est. 1923” se vuelve más fácil de ver. Al abrir las puertas de estilo español, los comensales son recibidos por el sonido de un restaurante repleto de comensales culturalmente diversos que hablan con sus familias y por el olor a salsa, arroz y frijoles hacen que sus estómagos anhelen la sabrosa comida.

El Cholo ha tratado de crear un ambiente mexicano “auténtico” y acogedor al incorporar diferentes elementos culturalmente significativos/ reconocibles. Por ejemplo, el mostrador de la recepcionista también es una vitrina que contiene sombreros, tazas, flores de papel coloridas y telas estampadas de colores brillantes. Sobre el mostrador de la recepcionista, el restaurante saluda a los clientes oficialmente con “Bienvenidos” escrito en la pared arqueada sobre el mostrador junto con una cita de Caroline Bates, de la Gourmet Magazine, “I cannot imagine Los Angeles without El Cholo”. La decoración del restaurante es hogareña y las paredes están cubiertas con la historia del restaurante y fotos de clientes famosos.

Yo enfrente de la pared con la historia de El Cholo

Después de sentarse en el comedor, la camarera vestida con un vestido colorido de estilo mexicano distribuye menús que tienen una fotografía de tres de los fundadores del restaurante junto con “El Cholo Est. 1923”. Dentro del menú, hay varias fechas enumeradas junto a las comidas que muestran cuándo se agregó esa comida al menú. Esta es una forma de preservar la autenticidad y la transparencia de los platos del restaurante.

A pesar de esto, hay algunos platos en el menú que no son comidas mexicanas tradicionales, como los nachos, que fue inspirado por los antecedentes de Texas de uno de los servidores en 1959. También se puede argumentar que agregar tal comida es un resultado de la americanización de la comida mexicana.

Además de esto, la decoración del restaurante e incluso la forma en que se vestían las camareras se sentían como una forma de “staged authenticity”: “restaurant owners and chefs create an idealized, romantic version of a particular culture and cuisine that is pleasing and exotic to the consumer, such as wall paintings of a fictionalized landscape or pretty costumes worn by the waitresses” (Portnoy). Me gustaría creer que la intención del restaurante no era hacer esto. Aparte de su intención, parece que el restaurante se ha adaptado a la “pseudoetnicidad” de la comida mexicana americanizada.

A pesar de la cuestión de la autenticidad, la historia de El Cholo y su notoriedad atrajeron a mis amigos y a mí a visitar el restaurante el domingo por la noche. Pedimos una Quesadilla de Queso Envejecido (1969), una Chimichanga de Pollo (1967) y el Burrito Dorado (1977).

Me comí la Chimichanga de Pollo. Fue servido con arroz español, frijoles refritos espolvoreados con queso amarillo, guacamole y salsa roja. El arroz estaba tibio, suave y muy bien salado. Los frijoles refritos, por otro lado, tenían un sabor muy salado, pero combinado con el arroz y el guacamole apenas salado se parecía mejor. El guacamole sabía fresco y tenía pequeños pedazos de tomate picado. También tenía una toque de sabor cítrico como lima. Las chimichangas de pollo fueron fritos perfectamente, crujiendo bajo cada bocado. El pollo desmenuzado era jugoso y sorprendentemente no picante. No puedo decir lo mismo sobre la salsa roja. Estaba MUY picante, pero buena para poder degustar la deliciosa comida en la que se echa.

Aunque estaba satisfecha con la comida y el ambiente del restaurante, no llamaría a la comida puramente “auténtica”. Parecía que la premisa del restaurante era crear una experiencia auténtica para los comensales, pero a medida que pasaba el tiempo, ese objetivo comenzó a desdibujarse por el deseo de expandirse y crecer en popularidad, haciendo más y más comercializado. Por ejemplo, el “emblema” o “mascota” de El Cholo es un hombre mexicano estereotípico. Es estereotípico en los ojos de las personas de los Estados Unidos y por esta razón, es un tipo de “staged authenticity” o un “exotic staged tourist [site] where non-Mexican diners go to have a ‘real’ experience of Mexican food”, según Sylvia Ferrero.

Esta versión de “staged authenticity” continúa permitiendo que el restaurante se adhiera más a lo que se espera de un ” restaurante mexicano auténtico”, también conocido como “pseudoetnicidad” en los Estados Unidos: mujeres con vestidos coloridos, papas fritas y salsa, nachos, colores brillantes, margaritas y sombreros. En mi opinión, es una oportunidad perdida tener un restaurante exitoso que también sirva comida auténtica que también ofrezca una experiencia más auténtica; sin embargo, también se podría argumentar que el éxito del restaurante ha sido resultado de los compromisos culturales que hicieron, lo cual es problemático. Esto esencialmente reduce el valor de la cultura de los individuos ya marginados.

Comparando este restaurante con otros establecimientos de comida que he explorado con mi clase de español en Los Ángeles, como Mariscos Jaliscos, El Mercadito y Milpa Grille en Boyle Heights, es más fácil ver dónde la distinción en autenticidad está. Cada uno de estos tres lugares tiene diversos grados de “autenticidad”; sin embargo, no se sienten representados como lo hizo El Cholo.

El camión blanco de Mariscos Jaliscos parecía muy sencillo y por eso no paracía llena de cultura, pero eso no fue la verdad. Mariscos Jaliscos tenía deliciosos tacos de camarones y ceviche de camarones. El propietario hablaba sobre sus experiencias como emprendedor, así como la inspiración detrás de algunos de sus platos y por eso la comida sentía más cultural y menos comercializada. Su comida es “auténticamente” de Mariscos Jaliscos e inspirada por la comida en el estado, Jalisco, en México.

El Mercadito tenía una representación visual más vibrante de la cultura que Mariscos Jaliscos. Había un gran mural que cubría el exterior del edificio que marcaba el tono de celebración de lo que encontraríamos adentro. Había varios platos, menús, ropa y muñecas coloridas que se alineaban los estrechos pasillos del mercado. Había varios hispanos y algunas familias en el mercado que hablaban en español. Después de parar en algunos puestos, comencé a darme cuenta de que los empleados asumían que podemos hablar español entonces, les saludaron en español. Esto es indicativo de la cultura de sus comensales que mayormente hablaban español en el mercado. La comida que vendían no fueron familiares. Mientras estuve allí, comí chapulines cubierto en lo que parecía ser chile en polvo. No tenía un sabor tan raro para mí, pero fue muy picante. Tener comida más diferente y cerca de la cultura mexicana es indicativo de la “autenticidad”.

Milpa Grille tenía una meta interesante. Trataron de “descolonizar” la comida al intentar volver a sus raíces y cocinar de acuerdo a cómo habían cocinado sus antepasados. Comimos taquitos de papa que sabían muy ricos también.

Sobre todo, estas experiencias me han dado una nueva forma de ver la comida y lo que califica como comida auténtica. El argumento de autenticidad también puede ser controvertido, especialmente cuando se consideran las ramificaciones de la comida étnica no auténtica. En el caso de El Cholo, creo que, para tener éxito, han tenido que atender a una población más grande: la “pseudoetnicidad” de la comida mexicana americanizada. Debido a que han elegido hacer esto, su negocio ha prosperado con una variedad de comensales de diferentes orígenes étnicos.

El Cholo

8 respuestas a “La Cuestión de Autenticidad– Yesenia Brasby

  1. jennammazza

    Yesenia,
    Su observación que el éxito de El Cholo ha resultado en compromisos culturales es muy interesante. ¿Qué tipos de compromisos viste específicamente cuando visitaste el restaurante?

  2. ariannamontero

    Yo estoy de acuerdo con lo que describistes sobre “staged authenticity” de Ferrero. Cuando yo comí en El Cholo, también sentí que ellos intentan presentar una experencia pero se siente muy comercializado. Se ven los estereotipicos en los sombreros que traen cuando alguien cumple años también.

  3. Sarah Portnoy

    Yesenia,
    Un trabajo excelente en tu blog. MUY buena descripción de El Cholo y tu experiencia y discusión de El Cholo en relación al tema con ideas de Ferrero y de mi libro. Buen uso de conceptos de clase en tu discusión.
    Buenas imágenes, también. Sobre todo la última foto (:
    OJO-que también sirva(e) comida auténtica

  4. taliaaranda

    Yesenia,

    He ido a el Cholo muchas veces, pero tu descripción del restaurante me hace sentir que estoy sentado allí contigo. Hay cosas en el restaurante que nunca había notado. Sin embargo, siempre me pregunto por qué todavía permitimos mascotas ofensivas para la cultura latina, como el Cholo, pero para la cultura indígena, no están permitidas. Por ejemplo, los árboles de Stanford solían ser los indios de Stanford.

  5. nsaeedi

    Yesenia, has dicho algo importante, que El Cholo atiende a la población más grande para *tener éxito*. ¿Piensas que la “pseudoautenticidad” es necesaria para un restaurante que quiere más clientes? En mi opinión no es necesaria, pero la verdad es que la pseudoautenticidad atrae la gente rápidamente, mientras puede tomar más tiempo y más recomendaciones de boca a boca para un restaurante que no usa “staged authenticity”. Espero que esta tendencia cambie en Los Ángeles poco a poco, quizás con el apoyo de revistas en las redes sociales y con más información de lo que podemos considerar “auténtico”.

  6. claudiacovert

    Es interesante que El Cholo esté destinado a ser un auténtico restaurante español, pero hay mucha autenticidad puesta en escena. Aunque, la comida se veía deliciosa en tus fotos. Siento que a medida que la ciudad crece, muchos restaurantes arriesgarán su autenticidad para atraer a más consumidores. Este fue el caso de El Cholo. Me encantó tu descripción detallada de tu experiencia allí.

  7. victoriafriend

    Me gusta mucho tu descripción de El Cholo – creo que la frase “staged authenticity” tiene mucho razón, porque la idea de un restaurante como El Cholo es crear una experiencia casi como el teatro. En contraste, el enfoque de restaurantes como Mariscos Jalisco es solo en la comida que produce, y por eso puede decir que es más autentica.

  8. tasfiaj

    Hace un punto muy importante sobre cómo tener comida más diferente puede ser indicativo de autenticidad. Estoy de acuerdo con esto, porque la cultura y la historia mexicana son muy ricas y diversas. La diversidad en sí misma puede ser un símbolo de la cultura en general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s