Mari's Blog

Cultura de comida en Los Ángeles: Mole, quesadillas, y chapulines

Blog #1

Oaxaca 2019
Mole Negro

Cuando la Profesora Portnoy doy la tarea de elegir un restaurante para visitar, comer, y analizar, lo primero que pensé fue en la comida Oaxaqueña. El año pasado participe en un curso con la Profesora Portnoy en Oaxaca que se enfocó en la cultura y gastronomía del estado, específicamente la cuidad de Oaxaca. Fue un curso maravilloso donde tuve la oportunidad de probar comidas típicas de Oaxaca, como chapulines, tlayudas, memelas, quesadillas con flor de calabaza, y diferentes moles, como mole negro, mole rojo, mole coloradito, mole almendrado, mole chichilo, y mole amarillo. A través del curso aprendí que hay más de 100,000 oaxaqueños que viven en la cuidad de Los Ángeles, la comida Oaxaqueña es muy popular en Los Ángeles, y hay varios restaurantes muy ricos para explorar. Desde entonces me quede con las ganas de explorar la gastronomía Oaxaqueña más allá del estado de Oaxaca.   

Madre, Torrance, CA.

Decidí visitar el restaurante oaxaqueño Madre en la cuidad de Torrance, California, un restaurante elegido por parte del LA Times por su especialidad en comida Oaxaqueña donde caben unas 230 personas. El dueño, Iván Vásquez de origin oaxaqueña abrió este restaurante con la idea de servir comida que comía de niño en Oaxaca. Su menú incluye todos tipos de moles, tamales, barbacoa, tlayudas, cecina, y carnes estilo Oaxaqueño. Son recetas que su misma madre le enseño. De acuerdo con Vásquez, el dice que el restaurante Madre la honra porque ella le enseño la cocina Oaxaqueña. La verdad, el restaurante es un tributo a su madre. También, Vásquez importa cada semana los mejores chiles, quesos, y especies de Oaxaca para asegurar que su clientela pueda tener una experiencia llena de ricos sabores tradicionales de Oaxaca. El restaurante Madre no solo sirve comida, sino tiene a su alcance unas 300 botellas de mezcal para probar. No cabe duda que Vásquez es el rey del mezcal como le llaman muchos.

El rey de mezcal

Visite el restaurante Madre con mi hija un lunes, por ahí las 3:30 de la tarde. No había mucha gente. Era después del almuerzo y antes de la cena. Era la hora feliz (happy hour), tal vez la mejor hora del día. Decidimos pasar a la cantina donde se oía que había más ambiente. Tenían puesto música latina, desde salsa de Mark Anthony, a banda de los Tigres del Norte. Era muy alegre. La decoración no era escandalosa. Era muy tranquilizante, con colores de café claro y oscuro, amarillos claros, mixtos con anaranjados claros. El único elemento cultural que me llamo la atención fue la pared a la entrada, una pared amarilla con una mujer con un rebozo, que me imagino representa la madre de Vásquez y la planta que se usa para hacer el mezcal, el agave. La decoración no trataba de llamar la atención, como otros restaurantes que suelen llamar la atención al americano que idealiza la cultura mexicana con ideas románticas y en realidad no conoce la comida mexicana. Pienso que la meta de la decoración es para que el cliente no se pierda en la fantasía del restaurante, sino que se pierda en los ricos sabores Oaxaqueños. El ambiente fue perfecto. La clientela era mixta, entre parejas, amigos de trabajo disfrutando la hora feliz, a familias comiendo un bocadillo. Fue interesante, la clientela y la decoración cuando uno piensa de donde está situado el restaurante, un área de Torrance de clase mediana a clase alta.

Madre’s Enchiladas
Quesadilla de flor de calabaza
Elote con chapulines

Como indique, el restaurante Madre provee una variedad de comidas Oaxaqueñas. Fue muy difícil escoger lo que queríamos comer. Todos los platillos llamaban la atención. Tristemente, no puede uno comer todo lo que se le antoja. También, no esperaba los precios, que son un poco altos. Decidimos ordenar del menú de la hora feliz y del menú regular, pero con la meta de ordenar algo que comí en Oaxaca cuando tomé el curso con la Profesora Portnoy para poder comparar. Para comenzar pedimos una michelada con patatas fritas (chips) con salsa picante. Las patatas fritas con salsa que comimos eran las mejores que habíamos comido y hemos comido muchas. No eran como las que te sirven en un restaurante que solo sacan de una bolsa. Las patatas estaban recién hechas, todavía calientitas ligeramente sazonadas con sal y crujientes al morder. La salsa, no se diga. Sabía que esta salsa estaba fresca y no había sido molida en una licuadora, sino en un molcajete porque se veían los pedazos de tomate, cebolla, chile serrano, y cilantro. No estaba ni muy picosa, ni muy poco picosa. Estaba perfecta la salsa. Mi hija y yo que somos de diferente parecer pudimos disfrutar a lo máximo su riqueza. También pedimos Madre’s enchiladas (cuatro enchiladas, una de mole negro con pollo, una de mole coloradito con carne de res, una de mole rojo con carnitas, y una de mole verde con chorizo y queso), una quesadilla con flor de calabaza (la quesadilla contenía queso Oaxaqueño, epazote, flor de calabaza, cilantro, y jalapeño), y el elote de Madre (elote asado, chapulines, mantequilla mexicana, y queso). No pude creer la belleza del platillo de las enchiladas. La presentación fue estupenda como un arco iris de color y sabor. Cada mordida fue algo para saborear y recordar. Una fiesta en mi paladar. La camarera, Itzel indico varios de los ingredientes típicos de Oaxaca, como epazote, hoja santa, y chocolate. Incluso, la camarera menciono que el queso de la quesadilla es el que traen de Oaxaca cada semana. En comparación con la comida de Oaxaca puedo decir que fue y es autentica como allá. La experiencia y los sabores de la comida valió la pena pagar un poco más. Como dijo mi hija estamos en el paraíso de Oaxaca y estoy de acuerdo.

One response to “Mari's Blog

  1. tasfiaj

    Mari, disfruté leyendo su blog porque me recordó nuestra experiencia en Oaxaca, lo que también me hizo sentir más curiosidad por la cocina oaxaqueña en Los Ángeles. Hace una observación importante que yo no pensé cuando visité mi restaurante para esta tarea. El restaurante que visité también no era lujoso. No intentaba atraer clientes con su decoración – el enfoque solo estaba en la comida. Esto me hizo apreciar mi experiencia más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s