La Flor Blanca: Probando Algo Nuevo

Carolyn Scott

Había ido muchas veces a La Flor Blanca, un restaurante y pupuseria salvadoreña en el barrio de USC. Esta ubicada muy cerca de mi iglesia, y por eso es un lugar popular entre mis amigos y yo para almorzar los domingos. A través de ir tantas veces, solo había probado las pupusas. Sin duda, ¡las pupusas son deliciosos! Tienen un gran variedad de sabores: revuelta de frijoles y queso, chicharrón, loroco, calabaza… nunca he sido descontenta por ninguna pupusa aquí. Sin embargo, pensé que esta semana sería la oportunidad perfecta para expandir mi paladar y probar algo nuevo de esta joya local. 

Fui en bicicleta y llegué a las once y media para un almuerzo temprano. El restaurante en este hora no estaba llena, y fue muy facil encontrar una mesa. Mi amiga y yo nos sentamos en una de las mesas azules al centro del restaurante. 

El ambiente de La Flor Blanca no es muy elegante. Me parece más de un cafetería de una escuela pública que un restaurante muy de moda. Aunque no es el comedor más hermosa de la ciudad, es limpio y lleno de luz por sus ventanas grandes. Para mi, tiene un sentido familiar y humilde. El ambiente del restaurante dice a sus clientes, “Vean, no es necesario ser bonita para tener comida excelente.”

De verdad, la comida es excelente. Cuando llegó el camarero, yo le preguntaba, “Tienes una recomendación? He probado las pupusas muchas veces, pero hoy estoy buscando algo diferente.” El me direccionó a las sopas, cuales se sirven con dos tortillas y un platito de arroz. Pedimos el sopa de res y una pupusa revuelta de frijoles y chicharrón. Intentamos ordenar también las empanadas de plátano, pero con tristeza nuestro camarero nos informó que hoy no tuvieron empanadas de plátano. Una lastima, claro, pero la proxima vez que voy, tengo algo para esperar. 

Hablando de esperar, tengo que decir que la comida de La Flor Blanca no es comida rápida. Se hacen en la cocina al momento de ordenar, no antes, y por eso puede tardar media hora para recibir la comida. Esto no me molestó, porque mi amiga y yo podemos hablar horas y horas sin cansarnos. Supongo que eso es algo que podía ser un poco desagradable para alguien con mucha hambre, pero para nosotras fue una oportunidad para relajarnos y pasar tiempo juntas sin distracciones. Es una ventaja de los restaurantes con edificios, opuesto a las loncheras o callejeros, que crean un espacio y atmósfera para gozar la vida lenta. 

Al final, llego nuestros platos. Mi sopa de res, con yuca, elote, zanahoria, repollo, y cilantro, en un caldo aromatico. El ingrediente más desconocido para mi, el yuca, fue mi parte favorito de la sopa! Tuve una textura muy suave, como una patata, pero con un sabor más dulce. Y el elote – claro que me gusta, porque el elote es una comida favorita mía. El sabor del elote fue más opulento porque ha cocinado en el caldo rico. La carne de res fue tierna y sabrosa. Perfecto. Comió cada bocado con deleite. 

Que rico! Con el elote y la carne… mmmm

Al salir del restaurante, tuve que preguntarme – porque no había probado la sopa antes de hoy? Estaba tan comoda con las pupusas y nunca pensé de probar algo nuevo. Cuando llegué a Los Angeles hace tres años, nunca he probado ningún tipo de comida salvadoreña. Tuve mi primer experiencia con pupusas cuando un amigo me dicho “tienes que probar pupusas! Son riquisimas!” Entonces, las probé. Aunque las pupusas, para mi, no fueron algo conocido, confiaba en mi amigo y su recomendación, porque conocí a él. Al reflejar, puedo comparar la idea de confiar en lo conocido con la idea de blanqueando la comida latina para clientes anglos. El Cholo Spanish Cafe pone “Spanish” en su nombre para dar una impresion de comida europeana, para anglos.  Los clientes anglos confiaron en esta idea porque parece como algo conocido – la comida de europa.

Hoy decidí abandonar lo conocido en favor de probar algo nuevo, y estaba un escogimiento apetecible. De esta experiencia, les animo a todos mis lectores probar comida nueva. Lo desconocido no es algo para evitar, es algo para explorar!

6 respuestas a “La Flor Blanca: Probando Algo Nuevo

  1. iris415yao

    ¡De toda la comida, la sopa parece ser la más única! ¡Necesito probarlo! Me encanta las pupusas del mercado que está en la universidad cada miércoles, y piensa que pupusas hechas por mano son tan sabrosas. Pero, me encantaría probar más comida de Salvador. Me gusta tu descripción del estilo del restaurante. Prefiero lugares más informales para disfrutar y concentrarse más en la comida y mis amigos. Como dijiste, la calidad de la comida es más importante.

  2. taliaaranda

    Carolyn,
    Como tú, nunca había probado la mayoría de comida Latina antes de venir a Los Ángeles. Es una de las cosas que más amo de Los Ángeles. La mezcla de inmigrantes me ha dado la oportunidad de entender culturas y comer comida interesante de todo el mundo. Sin embargo, solo he comido una pupusa en el mercado de agricultores de la USC que ocurre todos los miércoles. ¡Tendré que probar este lugar pronto!

  3. nataliemacewan

    Noto lo mismo sobre el restaurante Salvadoreño que visité: hacen su comida a la orden. No es comida rápida, pero definitivamente afecta la calidad de la comida. Cuando habló con el dueño de mi restaurante, dijo que esperar un tiempo para que su comida sea parte de la cultura salvadoreña y se suma a la autenticidad de la comida.

  4. claudiacovert

    Nunca he probado una papusa, pero después de esto quiero probar uno! Me parece que a veces los restaurantes que no son elegantes tienen la mejor comida. Debido a que la comida tarda tanto en hacerse, sabes que está hecha fresca. Hemos detectado un problema desconocido.

  5. Sarah Portnoy

    Carolyn,
    Buena descripción del lugar y de tu comida. Veo que eres aficionada de las pupusas.
    Pero tu análisis de la idea de whitewashing en relación al lugar es sólo una frase al final–si ves la descripción de los blogs en el sílabo la idea es que ustedes incorporen conceptos de las lecturas, usan la visita como una oportunidad para profundizar.

    OJO:
    Esta (ACT)ubicada muy cerca
    A través de ir tantas veces (no entiendo a través aquí)
    ¡las pupusas son deliciosos!(AGR-LAS)
    Tienen unA gran variedad
    direccionó –vocab–dirigió, recomendó, etc.
    a las sopas, LAS cuales se sirven con dos tortillas y un platito de arroz.
    Pedimos el sopa (LA-agr)
    Al final, llego(Ó) nuestros platos (ACT)
    Comió cada bocado (quién? Subject?)
    , nunca he probado ningún tipo de comida salvadoreña. (había probado–had tried)

  6. tasfiaj

    ¡La comida se ve deliciosa! También tengo muy poca experiencia con la comida salvadoreña que no sean las pupusas del mercado de agricultores en la USC. Haces un buen punto sobre nuestra tendencia a seguir comiendo lo que es familiar, pero probar cosas nuevas puede conducir a grandes descubrimientos y experiencias valiosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s