Apropiación culinaria: ¿se pierde el punto? por Allen

El caso de Rick Bayless es buen ejemplo del conflicto que surge cuando un chef cocina comida fuera de su cultura étnica. El contragolpe que ha sufrido Bayless es similar al enfado que fue dirigido a los dueños de “Kooks Burritos” en que los dos casos representan un deseo para autenticidad que tienen los consumidores. Creo que esta demanda es un poco perversa y una forma de postura moral. En mi mente, es obvio que se debe poder cocinar comida fuera de la propia cultura de una persona. En nuestro mundo global y conectado, me parece tonto tratar de regular quien puede cocinar que tipo de comida. Si se aplicaran estrictas líneas culturales en la cocina, casi todos los restaurantes asiáticos y americanos en Los Ángeles tendrían que cerrar debido a sus cocineros mexicanos. Además, muchos ni saben de que cultura étnica vienen en las nuevas generaciones de nuestro mundo mezclado.

Image: Chef Eddie Hernandez at the Taqueria del Sol
Roberto Piña, un latino sushi chef famoso en Chicago

Si creo que hay un argumento económico que los dueños de restaurantes blancos tienen éxito al detrimento de sus rivales morenos. También creo que los blancos tienen más oportunidad para ganar en este país. Creo que Profesor Ray esta de acuerdo con estas ideas. En decir, “todas las traducciones no son actos colonizadores”, reconoce que puede ver intercambio de cultura productiva dentro de nuestro sistema defectuoso. Estoy de acuerdo. A la misma vez, creo que fracasa en decir que “todas las traducciones resultan en perdimiento”. En decir esto, el Profesor se enfoca en un resultado pequeño del gran problema de desigualdad. También se gana mucho en la traducción. Aunque tengo problemas con nuestra sociedad, no creo que Bayless esta actuando inmoralmente. Claramente ha tratado de entender la comida mexicana de una manera profunda, demostrando que si quiere transmitir la cultura en su modo único. En lugar de centrarse en quién cocina qué tipo de comida, creo que los críticos de la apropiación culinaria deberían enfocarse en causas fundamentales (educación, nutrición, oportunidad económica, salud publica, etc.) de la desigualdad.

¿Cuál es el problema?

“Columbusing” es un termino que definió escritor Lucas Peterson. Se refiere a el fenómeno en que personas ricas y blancas apropian una cosa o idea anciana sin respetar su origen o historia. Aunque clase económica y raza son factores comunes entre los que practican “columbusing”, creo que el factor fundamental es la falta de respeto por la cultura que sea apropiada. Con respeto, creo que cualquier persona debe poder comentar en cualquier cultura. Creo que todos (a lo menos dentro de los Estados Unidos y Mexico) somos fundamentalmente iguales. Compartimos religiones, entretenimiento, comida y cultura, y no hay razón dibujar líneas que nos separan. Si alguien quiere dar su opinión sobre una comida cultural después de tratar sinceramente de entender esa cultura, no tengo quejas.

Lucas-0f27f1b3cf5d
Escritor Lucas Peterson

En el caso de Oberlin College, creo que hay tres factores en juego. Primero, existimos en un clima político en que estudiantes quieren usar su voz para combatir desigualdad en el mundo. Esta energía es tremendamente buena, pero cuando las grandes desigualdades no se manifiestan, se puede dirigir agresivamente a problemas que son relativamente mundanos. Segundo, creo que la comida en las cafeterías de la mayoridad de universidades no es buena. Es difícil y caro servir comida buena a miles de estudiantes, 7 días a la semana. Tercero, creo que si hay racistas en el mundo que no tienen respeto por culturas fuera de los Estados Unidos y Europa. Siempre los estamos conociendo por la televisión y el internet. No creo que los administradores de Oberlin son racistas de este tipo, pero el deseo de los estudiantes de efectuar el cambio se combinó con insatisfacción con comida mala para pintar los administradores como agresores insensibles. Al fin del día, creo que solo quieran servir comida más variada, pero les faltaron recursos. Este problema probablemente se podría arreglar con poca más inversión en la comida de Oberlin.

281121dc948ed08d4fb354918d8fca501505795517583
Comida en USC

Finalmente, creo que la apropiación y evolución de comida que hemos visto este semestre es síntoma inevitable de nuestro mundo global. Para mi, la evolución de nuevas salsas en Mariscos Jaliscos es lo mismo que la evolución de tacos dorados en Taco Bell. La comida cambia para adaptarse a ingredientes accesibles y las preferencias de los consumidores, y esto no es malo. Para evitar “colombusing”, solo hay que tener respeto por la cultura de origen y el consumidor. Mariscos Jaliscos y Taco Bell ambos son populares con latinos y Mexicanos en Los Ángeles, y no veo nada inmoral en esto (lo inmoral es la falta de salud en la comida y su impacto en el medio ambiente, pero esto es otra tema). Desde un punto de vista moral, me gustaría que todos comen y cocinan lo que les gustan mientras combaten la desigualdad real en nuestra sociedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una respuesta a “Apropiación culinaria: ¿se pierde el punto? por Allen

  1. Sarah Portnoy

    Allen,
    Buen argumento con buenos ejemplos–Petersen, Oberlin, etc. Me gusta como dices que los críticos deben enfocarse en cosas más importantes–la desigualdad, educación, nutrición que QUIEN cocina que tipo de comida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s