Comida Salvadoreña

La Numero Uno en Hollywood

por Brooke Finegold

En un lunes con más sol que ha anticipado, encontré un restaurante salvadoreña durante mi hora de almuerzo se llama La Numero Uno. Aparqué mi coche al otro lado de Vine y crucé al lado de El Pollo Loco, una yuxtaposición grande de mi experiencia en el futuro cerca. Entre el restaurante y huele como horchata y me sentía muy cómoda inmediatamente. La camarera me saludó y me sentí en una mesita sola. Las paredes eran verdes lima y un grupo grande de hombres blancos en sus 50s estaban charlando, comiendo y sonriendo. Me sentía y perdí una horchata porque quise entender completamente que era este huele increíble. La horchata sabía como gallitas graham, era deliciosa. Las camareras eran salvadoreñas, era muy evidente. Su piel era oscura y sus acentos sonaban como mi amiga Sylvia quien es de El Salvador. Las camareras hablan español con la gente hispánica y en inglés con la gente blanca. Perdí mi comida en español para mostrar que puedo hablar español y por el resto de la comida hablábamos en español.

Vi en el menú y la primera página era toda comida salvadoreña típica, como pupusas. Mi amiga Sylvia siempre dice como le encantan las pupusas pero nunca he comido una. Perdí la pupusa de queso y chicharrón y mi camarera me trajo salsa de tomates (como kétchup hispánico) y repollo para poner en mi pupusa. Mi pupusa era increíble. Estaba muy caliente, pero después se enfrió la cubrí en salsa de tomates y repollo y lo comí con las manos. Las pupusas son bastante simples: queso, chicarron y pan, pero pude saber mucho más. Algo que me apreció mucho es que la comida, el restaurante y la gente me parece muy autentica pero todas las personas pero apreciarlo. Incluso la música era auténtica, la canción “Me Gustas Tú” por Manu Chao soñaba y la letra “me gusta comer, me gustas tú” era algo perfecto para este momento.

Pupusas

Cuando estaba comiendo, tres mujeres jóvenes en ropa muy de moda entré y perdí horchata y pupusas también y enviaban mensajes de textos y charlaban mucho en inglés. Estaba curiosa de porque no estaban en la escuela, pero LA es muy extraña. Cuando estaba comiendo mi pupusa, dos mujeres hispánicas entraron y otra camarera las saludó como amiga. Estas mujeres que probablemente tiene 60 años no vieron a sus menús y perdí pupusas, té con mucho azúcar y algo que no sé que es. Mucha de la comida viene como el arroz, pollo, salsa de tomates y repollo. Las mujeres hablaban de su visita al DMV y sus nietos en español. Una mujer estornudó y me dio “salud” pero la mujer me dio “thank you. I have allergies”, porque soy blanca imagino. Estas mujeres eran amigas íntimas, era muy evidente y en este momento quise estar con una amiga íntima también. Pienso que comer es algo que personas deben hacer juntos, para disfrutar las cosas más agradables de la vida juntos.      

Cuando estaba comiendo, tres mujeres jóvenes en ropa muy de moda entré y perdí horchata y pupusas también y enviaban mensajes de textos y charlaban mucho en inglés. Estaba curiosa de porque no estaban en la escuela, pero LA es muy extraña. Cuando estaba comiendo mi pupusa, dos mujeres hispánicas entraron y otra camarera las saludó como amiga. Estas mujeres que probablemente tiene 60 años no vieron a sus menús y perdí pupusas, té con mucho azúcar y algo que no sé que es. Mucha de la comida viene como el arroz, pollo, salsa de tomates y repollo. Las mujeres hablaban de su visita al DMV y sus nietos en español. Una mujer estornudó y me dio “salud” pero la mujer me dio “thank you. I have allergies”, porque soy blanca imagino. Estas mujeres eran amigas íntimas, era muy evidente y en este momento quise estar con una amiga íntima también. Pienso que comer es algo que personas deben hacer juntos, para disfrutar las cosas más agradables de la vida juntos.           


Después de mis pupusas, me perdí yuca con chicharrón frito. No me gustó tan como las pupusas, pero era muy interesante. La yuca es como patatas fritas muy grandes y también tenía tomates y pepinos frescos que era bien emparejado con la comida frita. La pupusa era muy grande y por esto me traje mucho de mi yuca en una caja para comer durante la cena. El chicarrón era seco con la ausencia del queso fundido pero la salsa de tomates me ayudé mucho. La yuca era muy deliciosa y una textura interesante.

Cuando salí de La Numero Uno, “Canción de Mariachis” por Los Lobos tocaba y las camareras me dieron “adiós”, mi estómago estaba lleno.           

One response to “Comida Salvadoreña

  1. Sarah Portnoy

    Brooke,
    Buena descripción de tu experiencia, pero no hay descripción de como corresponde esta comida a la cultura salvadoreña, si son ingredientes típicos ni reflexión sobre el tema de autenticidad.

    OJO:
    Hay que tener mucho más cuidado con tu escritura.
    En un lunes con más sol que ha anticipado, (HE–yo)
    PEDÍ–no perdí mi comida–Varias veces
    tres mujeres jóvenes en ropa muy de moda entré y perdí (AGR–entraron y pidieron)
    Una mujer estornudó y me dio “salud” (dijo)
    las camareras me dieron “adiós”, (dijeron)
    más errores…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s