La Complejidad de La Identidad y La Comida (por Lindsay Marty)

La Comida Americana

Cuando era una niña, siempre les preguntaba a mis padres de dónde venía nuestra familia. Su respuesta simple en ese momento fue que éramos irlandeses, pero desde entonces, he aprendido que vengo de una mezcla de etnias europeas. La familia de mi mamá tiene sus orígenes en Irlanda, Italia y Alemania, mientras la familia de mi papá tiene sus orígenes en Dinamarca, Holanda, Suiza y Alemania. A pesar de estas influencias diferentes, no siento parte de estas culturas europeas porque mi familia ha vivido en los Estados Unidos por muchas generaciones. No pertenezco a una religión específica y mi región en el norte de California tampoco tiene una cocina específica. Por eso, me identifico como estadounidense.

En mi cultura estadounidense, hay muchas comidas típicas (y a veces, infames) – por ejemplo, las hamburguesas – pero voy a enfocar en algunos platos comunes de las días de celebraciones. Las días de celebraciones son momentos con comidas muy características, como los tamales que Pilcher describe como centrales para las celebraciones en la cultura mexicana. Estas ocasiones especiales son las en que mi familia y yo comemos la comida más americana. Algunas de las comidas más importantes de los Estados Unidos son las que se come durante el Día de Acción de Gracias – el pavo asado, la salsa para carne, el puré de patatas, y el pastel de calabaza. Estas comidas representan un día que se considera importante históricamente, y la comida de este día es única porque es una gran cantidad de comida que requiere mucho trabajo para preparar. Pienso que, como el trabajo involucrado en la preparación de los tamales, las comidas del Día de Acción de Gracias involucran el más trabajo de todas las comidas americanas – la preparación de pavo dura mucho tiempo y hay tantos alimentos para preparar una sola comida. Sin embargo, las personas están dispuestas a trabajar para hacer comidas tradicionales debido a su valor sentimental y cultural.

 

 

La Comida Salvadoreña

Para probar una comida central a otra cultura, fui a La Flor Blanca, un restaurante salvadoreño, para comer pupusas. El restaurante representa la cultura del país de El Salvador a través de imágenes de las vistas hermosas y las ruinas antiguas en las paredes, y cuando estaba allí, todos los comensales estaban hablando en español. De todos los restaurantes que he visitado para esta clase hasta ahora, La Flor Blanca parecía el más auténtico. Aunque está al lado de una universidad grande, las decoraciones, los comensales, los trabajadores, el menú simple, y la cuidadosa (aunque lenta) preparación de la comida parecían representar la cultura salvadoreña.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La discusión de Anderson sobre la definición de la cocina se puede relacionar con la comida en La Flor Blanca porque creo que todas las comidas que probamos existían bajo el mismo perfil de sabor. La definición más estricta de cocina de la que habla Anderson – una lista específica de comidas incluidas en una cocina – no puede aplicarse exactamente a La Flor Blanca porque había algunas comidas en el menú que pensé que eran un poco menos tradicionales (por ejemplo, las pupusas de espinacas y las empanadas de plátano). Pero he tenido pupusas de otros restaurantes, y el perfil de sabor de las pupusas de La Flor Blanca era representativa de lo que he comido antes. Mi novio y yo probamos las pupusas revueltas, de chicharrones, de queso con loroco, de calabaza, y de queso y frijoles. Todas las pupusas me recordaron otras que había probado antes, con sabores de maíz, queso y rellenos salados. La cubierta de ensalada añadió otra dimensión familiar de sabor, crujiente y un poco picante. También probamos los plátanos fritos, el plato que representa la dulzura de las comidas salvadoreñas. Si bien es posible que no encuentre todos las comidas del menú de La Flor Blanca en otros restaurantes salvadoreños, estoy segura de que los sabores generales serían similares.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En relación con la discusión de Anderson sobre el “core” y el “periphery” de una cocina, creo que la comida de La Flor Blanca se encuentra en el “periphery”. La comida es bastante simple, el menú es pequeño (compuesto principalmente de pupusas y algunos otros platos principales), y no hay creaciones culinarias locas en el menú. Por eso, este restaurante no es uno de los restaurantes en el “core” de la cocina salvadoreña que intenta ser sofisticado y único; en cambio, La Flor Blanca ofrece platos simples y tradicionales a sus comensales principalmente salvadoreños y latinos. Creo que los restaurantes en el “periphery” de una cocina tienden a parecer más auténticos que los del “core” por esta razón – ofrecen comida simple, más similar a lo que las personas de estas culturas comen en un día normal.

4 respuestas a “La Complejidad de La Identidad y La Comida (por Lindsay Marty)

  1. Tayanna Todd

    ¡Tienes un artículo muy interesante y con ejemplos excelentes de conceptos discutidos en el texto de Anderson! De alguna manera es irónico que lo que es “periferia” y en los bordes de una cultura o cocina a menudo, es el más auténtico y más similar a la vida cotidiana de los miembros de esa comunidad. Sin embargo, demuestra claramente que estas tradiciones simples y ordinarias, de hecho, han sido marginadas y forzados a los bordes. A pesar de todo, el impacto, la evolución, y las influencias en la cultura se pueden ver desde todos los lados y todos los grupos, lo que hace que determinar el origen y la autenticidad de la cocina cultural aún más complejo!

  2. hannahthomas321

    Lindsey- Me gusta tu descripción de su identificación como estadounidense. Yo también tengo herencia europea, pero no me identifico mucho con ninguna cultura europea. Te identificas como nortecalifornio ademas de estadounidense? Crees que California del norte tiene una cultura específica aunque no hay una cocina especÍfica?

  3. Jared Alswang

    Es muy interesante que la comida estadounidense realmente no representa la comida de los abolengos de muchas personas americanas. Sin embargo, a pesar de la diversidad en Estados Unidos, casi todos de alguna manera celebran el Día de Acción de Gracias y come polvo y el relleno.

    Cuando comí en La Flor Blanca en enero, también comí las pupusas revueltas, pero no sabía que la pupusa tiene la calabaza. Sin embargo, esa fue la primera pupusa que he comido y como resultado mi opinión sobre las pupusas era diferente y para mi, las pupusas se parecían muy exótico.

  4. Sarah Portnoy

    Lindsay,
    Estoy de acuerdo con tu análisis de la comida salvadoreña como parte del core usando el ejemplo de La Flor Blanca. Creo que las pupusas de espinaca (o algún otro green) sí serían tradicionales y las empanadas de plátano definitivamente porque plátano es central a la comida de América Central.
    Bien escrito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s