Una cena deliciosa a Chichén Itzá (por Katie Donovan)

El semestre pasado fue muy frustrante.  Era muy difícil pasar tiempo con mis amigas Erin, Dani, y Courtney porque estábamos muy ocupadas.  Sin embargo, con este curso, somos capaces de compartir nuestras vidas con comida deliciosa.

 

Nuestra primera excursión culinaria fue a Chichén Itzá, un restaurante pequeño muy cerca de USC.  Me inspiró de leer sobre este negocio familiar con influencias de Maya en “Food, Health, and Culture in Latino Los Angeles.”  El restaurante ha recibido mucho éxito en los años recientes y promete una auténtica experiencia de la gastronomía yucateca.  Había oído muchas cosas buenas de Chichén Itzá en mis últimos tres años a como una estudiante en USC pero nunca encontré el tiempo para probarlo.  Condujimos los cinco minutos a Mercado la Paloma, un mercado que ofrece varios tipos de comida y otros negocios pequeños.  Aunque los otros negocios en el espacio son restaurantes, fue obvio que los clientes en el mercado vinieron por Chichén Itzá.  El restaurante nunca fue sin línea y fuimos a las cuatro, una hora de cena impopular. La población en el mercado consistía principalmente de clientes latinos, pero habían unas personas de otras culturas – incluyendo nosotras – en la mezcla.

Pasamos unos minutos mirando el menú y decidimos probar cuatro platos diferentes.  Chichén Itzá ofrece platos mexicanos y auténticos que son típicos de Yucatán.  Muchos platos típicos de Yucatán como papadzules, pibil, y molletes son populares en el restaurante.  Yo había leído en Yelp que el plato de pescado “Tikin Xic” es un favorito, pero no me gusta mucho el pescado, así que pedí el Cochinita Pibil, que también tenía buenas críticas.  He probado este plato de cerdo en el pasado, pero nunca de un restaurante yucateco. Erin ordenó el Tikin Xic (pescado blanco), Dani el Poc Chuc (paleta de cerdo), y Courtney el Bistec a la Yucateca.  Afortunadamente, encontramos una mesa vacía después de ordenar y esperamos por la comida.  Las paredes alrededor de nosotras fueron cubiertas de fotos tomadas del marcha de las mujeres en 2017 — algunas muestran niñas que llevan sombreros de rosa y otros de carteles protestando la construcción del muro de Trump.  Me alegré mucho de ver estas imágenes de la esperanza y fuerza de la comunidad mexicana en Los Ángeles.

 

Después de diez minutos, llegaron nuestros platos. Cochinita Pibil es un plato de cerdo horneado en hojas de plátano.  Chichén Itzá sirve su cochinita pibil con frijoles negros, arroz blanco, y tortillas de maíz, comidas típicas de la cultura mexicana. El montón de cerdo fue corta en tiras y sumergido en una piscina de caldo encima de dos hojas de plátano. Las cebollas escabechadas fueron espolvoreadas encima del cerdo con un chile habanero en el lado, que evité. Los chiles habaneros fueron vistos en todos los platos en el restaurante junto con la salsa de habanero presente en cada mesa.  El cerdo fue muy rico especialmente cuando se combina en un taco con los frijoles y arroz.  La combinación de arroz y frijoles me recordó a los alimentos básicos que han estado presentes en la dieta mexicana durante siglos.  Como explica Jeffrey Pilcher, frijoles y arroz son componentes integrales de muchas culturas latinas, no solo de México. La sal de los frijoles y arroz complementó perfectamente la riqueza del caldo de cerdo.  Aunque la carne tenía una cantidad considerable de grasa, era muy tierna y se deshizo fácilmente.  Había tenido tacos de cochinita pibil de Guisado’s que son muy picante pero este plato no era picante en absoluto.  Sobre todo, me gusta mucho este plato yucateco y quiero regresar para probar otros platos típicos de esta región de México.

Antes de visitar Chichén Itzá, fue muy emocionada.  Soy una fan de Jonathan Gold y respeto su aprecio por la comida deliciosa de Los Ángeles.  El precio fue más alto ($15 por la cochinita pibil) de que me esperé por un pequeño restaurante escondido en un mercado en el sur de Los Ángeles — pero tal vez esto es un resultado del poder de Gold.  También, no teníamos muchas oportunidades para interactuar con los empleados ya que estaban tan ocupados.  A pesar de estos pequeños reveses, disfrutamos de nuestra comida tremendamente y teníamos un gran tiempo juntas.

IMG_0264

2 respuestas a “Una cena deliciosa a Chichén Itzá (por Katie Donovan)

  1. jesslesserusc

    Es loco, soy estudiante del último año a USC y nunca había oído hablar de Chichén Itzá antes de esta clase! Estoy contenta que el restaurante está tan cerca de USC porque tu comida parecía deliciosa. Estoy de acuerdo contigo que el acto de comer sirve como una manera de conectarse con otros, como tus amigas. Espero que ustedes pueden ir a muchas más aventuras de comida juntas en el futuro.

  2. Sarah Portnoy

    Katie,
    Muy bien escrito y buena descripción de tus platos.
    Habría sido interesante investigar los orígenes de la comida yucateca–por qué tienen nombres como Chuc, etc.?
    No es barato–pero preparan sus platos con mucho cuidado y usan ingredientes de buena calidad.
    OJO:
    fue muy emocionada. (estaba)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s