Justicia Alimentaria

Para mi blog esta semana, voy a tomar la perspectiva de una residente de Los Ángeles Sur en un quien no tiene acceso a la comida saludable. Su barrio es un “food desert” que significa un área de recursos bajos dónde no hay acceso a la comida saludable y asequible (Portnoy 119).

Mi cuento es esto:

Es muy difícil encontrar la comida saludable en mi barrio en Los Ángeles Sur. Necesito trabajar por treinta horas cada semana en un salón de belleza, pero es bastante lejos de mi casa entonces uso el autobús cada día por cuarenta minutos. Mi madre me ayuda para cuidar por mis tres niños, pero todavía es difícil encontrar el tiempo para hacer cosas cómo cocinar o ir de compras. Vivimos cerca de “comida rápida” como McDonalds, Popeye’s, y Taco Bell. Más que la mitad de opciones de comida son restaurantes de comida rápida o tiendas de licor. Entonces en noches cuando necesito trabajar muy tarde, es más fácil darle una cena de “comida rápida.” Además, es barato. A veces, la diferencia es muy grande entre los precios de una cena saludable (como pollo con verduras) y algo rápido.

Al mismo tiempo, mi hijo mayor tiene acceso a un jardín en su escuela, 24th Street Elementary. La Fundación del jardín de escuela ofrezca lecciones de cocinar comida saludable, como verduras y frutas. También, mi hijo puede cultivar frutas y verduras y aprender sobre la agricultura. A veces, vamos conjuntos para participar en los programas del jardín y podemos tomar verduras después. Todavía, siento mal ahora porque mi hijo sabe más sobre la comida saludable, y no puedo darle siempre.

Antes, tenía un Superior cerca de nuestra hogar, pero el supermercado dejó para crear espacio para la universidad de California Sur. También, perdimos la opción de Fresh & Easy por la bancarrota (Portnoy 134). No es muy común para supermercados nuevos a abrir en comunidades pobres y urbanos, entonces no tenemos ningún nuevo para reemplazarlo (Portnoy 132). Entonces, necesito caminar más largo para ir al Ralph’s. Porque no tengo un coche y necesito caminar, sólo puedo tomar dos bolsas de comida cada vez. Esto es muy duro porque dos bolsas de comida no son suficiente para servir una familia de cinco para más que unos días.

Hay vendedores ambulantes con frutas en nuestro barrio, entonces dijo a mi hijo que debe comprar esto después de la escuela para su merienda (pero yo sé que él generalmente compra los fritos o cheetos…. ¿Qué puedo hacer?). Aunque sus clases de cocinar están ayudando. Creo que él va a elegir cosas más saludables ahora que tiene el conocimiento.

Desafortunadamente, esto es un desafío grande para madres como yo mismo. Quiero dar a mis hijos lo mejor, pero es muy difícil con nuestra falta de comida saludable y asequible.

One thought on “Justicia Alimentaria

  1. Sarah Portnoy

    Kathleen,
    Buena descripción de las dificultades/obstáculos para esta señora y su familia. Buen uso de información del libro!
    OJO:
    la fundación ofreCE
    mi madre me ayuda A cuidar A (a personal) mis hijos
    caminar más largo (vocab–más lejos)
    el supermercado dejó (vocab–cerró–cerrar, dejar-to leave something behind–EX: Dejé mi suéter en tu casa)
    agreement -entonces dijo (yo–dije)
    mujer–agreement–yo misma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s