Blog 6: accesso a comida saludable (por Amanda)

Soy una mujer latina, viviendo en el centro de Los Ángeles en un barrio al lado de la Universidad del sur de California. Comparto una casa pequeña con mi marido, mi madre y mis dos hijos jóvenes (que tienen 6 y 7 años). Inmigré a Los Ángeles de Oaxaca, México con mi marido y madre hace 8 años en busca de oportunidades mejores para nuestros hijos. Sin embargo, ahora nuestra vida no es totalmente lo que imaginábamos.

Mi madre no está en buena salud, entonces no puede trabajar. Ninguno de mi marido ni yo teníamos mucho educación. Mi marido creció trabajando en su granja familiar. Cuando tenía 12 años mi padre murió y tuve que dejar de ir a escuela para ayudar a mi mamá a cuidar a mis hermanos y ganarse la vida. Ahora, en Los Ángeles, mi marido y yo no tenemos acceso a muchos trabajos. Mi marido trabaja como un cajero en el Taco Bell de nuestro barrio en la mañana y lava platos en un restaurante local en la noche. Él trabaja por un total de más que 12 horas por día, seis días por semana y gana $10.50 por hora. Trabajo también por $10.50 por hora por cinco días por semana como una limpieza habitaciones en un hotel que está una milla de nuestra casa. No tenemos un coche entonces camino a trabajar por unos 20 minutos allí y 20 minutos atrás.

Viviendo una vida saludable no ha sido fácil para mi familia. Cuando llegamos en Los Ángeles los barrios en que podríamos permitirnos vivir eran muy pobres y no tenían opciones de alimentos saludables. Por 3 años vivimos en un “desierto de alimentos,” un “low-income inner city area [that lacks] access to affordable or good quality fresh fruit, vegetables, and other healthful whole foods” (Portony, 109). La mayoría de la comida que comimos vino de licorerías o restaurantes de comida rápida y todos ganamos mucho peso. Finalmente decidimos mudar y tuvimos mucha suerte al encontrar la casa en que vivimos ahora.

La calle Figueroa – imagen de KQED

Todavía hay muchos licorerías y restaurantes de comida rápida en nuestro barrio, pero también hay dos supermercados cerca de mi casa, un Ralphs y un Smart & Final. A pesar de que Ralphs generalmente tiene mejor calidad de frutas y verduras, a menudo compro en Smart & Final porque sus precios son más asequible. No es la opción más saludable pero es mejor que lo que teníamos antes. Dos o tres días por semana ando con mis hijos al supermercado para comprar comestibles.

imagen de Google Maps

También hemos sido muy afortunados de encontrar una buena escuela para nuestros hijos, el 24th Street Elementary School. La escuela es parte del Garden School Foundation y tiene una jardín de la comunidad en que los niños tienen clases de la salud, ciencias y más y también cada mes la escuela organiza una día de la comunidad. La escuela da a mis niños frutas y verduras más o menos cada semana para llevar a casa. ¡Ha sido una gran ayuda para mi familia acceder a comida más saludable! También, hemos sido capaces de conectar con otros inmigrantes en nuestra comunidad y mis hijos han aprendido un poco sobre el campo de la agricultura en que mi marido solía trabajar.

imagen de http://www.gardenschoolfoundation.org/history

 

Horas largas de trabajo y paga exigua no son ideales, pero estoy muy agradecido por el acceso a comida saludable que mi familia tiene. Sé que muchos de mis compañeros inmigrantes no son tan afortunados.

2 thoughts on “Blog 6: accesso a comida saludable (por Amanda)

  1. Grace

    Estoy curiosa qué piensas tú sobre el salario mínimo en California por la razón que mencionaste el salario tuyo y tu marido. En Pennsylvania, donde vivé, el salario mínimo es $7.25. Me parece que es difícil vivir con tan bajos recursos. Pero algo positivo es el plan del estado de California a aumentar el salario mínimo a $15 en los próximos años. Tengo que elogiar todos los inmigrantes y todo el mundo que trabajan por el salario mínimo que están trabajando tan duro y horas muy largas para sus familias.

  2. Sarah Portnoy

    Amanda,
    Buena descripción de la situación de esta señora y su familia. Buen uso de ideas del libro y el mapa para demostrar su realidad. Parece que Garden School Foundation está ayudando y siendo una contribucción positiva!

    OJO:
    Ninguno de mi marido ni yo teníamos mucho educación. (Ni mi marido ni yo tenemos muchA educación)
    Viviendo una vida saludable (English translated directly–Tener una vida saludable)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s