La conexión entre mi identidad y la comida latina

Por Grace

Soy filipina. Mi familia y yo inmigramos a los Estado Unidos cuando tenía seis años. La comida permanece ser un gran parte de nuestra cultura, aunque me identifico como estadounidense. Durante mi visita a Gran Mercado Central, comí tacos de carnitas que me recordaron a un plato filipino que mi familia come durante ocasiones especiales, incluyendo los días de fiesta, bodas, ceremonias de garduación, y más. Este plato filipino se llama “litsong baboy”, o lechon.

lechon-baboy
Listong baboy, o lechon

“Lechon is the name for roasted pork and it is popular in Spain and all those countries which were under the Spanish possession” (Lechon, iFood.tv). Particularmente en la cocina filipina, se prepara el cerdo con mucho aceite, usando las hojas de plátano como un cepillo. Mi familia nunca cocina un cerdo entero porque no tenemos las herramientas necesarias, pero preparamos platos que usa el lechón sobrante como paksiw na litson.

paksiw-na-litson
Paksiw na liston, un plato filipino con lechon guisado en azúcar rubia, vinagre, hojas de laurel, los granos de pimienta y cebollas.

 

Los tacos michoacana y el lechón filipino

El sabor rico de las carnitas del restaurante Villa Moreliana en Gran Mercado Central me recordó a lechón filipino. Me encantaban los tacos a causa de la sencillez del plato: las tortillas de maíz suaves y calentitas envolvieron el cerdo suculento y sabroso. La porción de carnitas dentro de las tortillas era muy grande. Miré el cocinero desgarró la carne del hueso sin esfuerzo. Adorné los tacos con un chorrito de lima, cilantro, y cebollas – nada más. Yo me alegría que compré dos tacos porque, aunque las porciones eran muy generosas, las carnitas hacían agua la boca.

 

Cuando investigaba la historia del lechón filipino, no sabía qué pensar. Estaba emocionada que encontré similares entre la cocina mía y la de mexicana, michoacana para ser más exacta, pero a la misma vez, me puse desanimada que la colonización era la conexión entre las dos. España empezar a colonizar México en 1519 y las Filipinas en 1565. Español y Tagalog, el idioma oficial de las Filipinas, comparten algunas palabras y, aparentemente, todos nostros compartimos algunos “flavor principles” mismos (Anderson 190). Según a E. N. Anderson, un profesor y autor de antropología cultural sobre la cocina, “There is constant influence and borrowing – perhaps especially in areas that have changed hands, such as the U.S.-Mexico borderland” (186). E. N. Anderson nombra el comercio y “the changing of hands” como la frontera mexicana-estadounidense, como razones por la dificultad de separar las cocinas. No menciona explícitamente la colonización como un factor significante por la mezcla de cocinas. Como una estudiante de las relaciones internacionales, he aprendido sobre la colonización, pero me imagino que sería interesante investigar un aspecto de colonización más figurativa: la colonización de la cocina y cómo la gente reclama su cocina con el tiempo.

mapa-del-mundo
El punto azul marca Michoaca, México; el amarillo, España; y el rojo, las Filipinas.

Me sorprendí que Anderson no explora más el papel de la colonización en la mezcla de cocinas porque él menciona el concepto de lo “core” y lo “periphery”. “Foods, more than anything else, reveal the workings of world-systems… There is a core – the rich cluster if polities that dominate trade – and a periphery, consisting of the various areas that are economically deprived or marginalized; often they are dependent or politically weak” (Anderson 194). A lo largo de la historia, los países europeos han sido en lo “core” y sus colonias, en lo “periphery”. Seguramente este fenómeno influyó las cocinas vecinas y adversarias.

¿Quién era, o es, de lo “core” y lo “periphery” en Los Ángeles latino?

Sarah Portnoy, una profesora y autora de la cocina latina en Los Ángeles, escribe sobre este fenómeno en su libro, Food, Health and Culture in Latino Los Angeles. “As new Anglo migrants arrived in downtown Los Angeles, they went in search of an affordable meal. Mexican tamale vendors were among the first to capitalize on the city’s growing population” (Portnoy 19). Aunque los vendedores de tamales servían una necesidad en la comunidad, especialmente en la clase obrera, enfrentaron la discriminación porque se perciben “peligroso”. La lucha por los derechos de los vendedores y loncheras era larga y muchos desafíos siguen siendo hoy.

Además, en un esfuerzo para obstruir el éxito de los latinos en Los Ángeles, “redlining was […] introduced by the Federal Housing Administration in 1934 that used housing covenants to restrict “alien races” to specific neighborhoods by denying them loans from the bank when they tried to buy outside the confines of these areas” (Portnoy 19-20). Una vez que los Anglos llegaron a Los Ángeles, les empujaron los latinos en los márgenes, en otras palabras, en lo “periphery”, en todos aspectos de la economía. En el contexto de la comida, los restaurantes franceses, italianos, americanos por ejemplo, dominaron (y algunos pueden decir, todavía dominan) la alta cocina.

La descolonización de la cultura comida

En una nota más positiva, pienso que La Villa Moreliana y restaurantes, loncheras, y otros establecimientos similares son testimonios del esfuerzo de la gente mexicana de reclamar su cocina y su comunidad. Me quedó claro durante nuestra visita al Gran Mercado Central y escuchamos las historias de los empresarios de las puestas antiguas. Escuchamos historias de como cambian el Mercado y su comunidad y cómo siguen adaptando y persevando. La descolonización de la cultura comida en Los Ángeles latino es evidente en los empresarios, sus identidades, sus empleados, la comida, y la comunidad que le sirven. Que aprendamos de ellos sobre sus cocinas, historias, e identitdades.

7 thoughts on “La conexión entre mi identidad y la comida latina

  1. Sarah Portnoy

    Grace,
    !Qué interesante! No sé mucho sobre la cocina filipina. Fue muy interesante leer tu descripción de la comida de tu cultura. Y el lechón–sí está en muchas culturas así. La he visto preparada en Cuba igual q en tu foto.

    Muy Buena observación sobre la conexión entre la colonización y la comida de países como México y las Filipinas.Es un tema muy importante que no discute mucho Anderson, pero relacionaste a la historia de los mexicanos en Los Ángeles.

    * El tema de la descolonización de la comida mexicana es muy popular desde hace unos años–una mujer que se llama Luz Calvo, profesor en the Bay Area, publicó un libro sobre el tema y tiene un blog también. “Decolonize your diet.” La idea es comer comida pre-hispánica, sin ingredientes que trajeron los españoles, entonces, el cerdo no califica. Recomiendo que sigas explorando el tema conmigo. Puede ser buen tema de investigación para tu ensayo final.

    OJO:
    edad es descripción—cuando TENÍa 8 años
    Yo me alegría (alegré–got happy–action–preterite)
    España empezó A (empezar A)
    no supe que pensar (no sabía–to know in the past, supe–to discover, find out)
    Escuchamos historias (DE) cómo(NO acento( combian(SPELLING) el Mercado y su comunidad y cómo siguen adaptar y persevar.(conjugate verbs–adaptando y …)

    • FelonieD

      Pienso que la idea de descolonización en general es interesante. Para mí, es difícil para creer que los impactos de colonización pueden revocar. Sin embargo, pienso que tu idea es perfecta: La gente estaba/están tratando mantener y reclamar su cultura. Yo sólo cambiaría la palabra usada.

  2. Natalie Li

    Me interesa mucho de tu descripción y información de la comida filipina. ¡Tengo que probarla! Creo que la influencia española en la cultura filipina es muy interesante y estoy de acuerdo con tu idea de la descolonización de la cultura comida hoy en día. Es muy evidente en esta ciudad de Los Angeles.

  3. akflax

    Lo que me gusta más de tú blog es que nos damos cuenta de la misma cosa, pero en aspectos completamente diferentes. Mi familia es judía, y no podemos comer el cerdo, pero yo hice conexiones entre el carne asada de Villa Moreliana y el brisket de mi cultura. Pienso que es fascinante que podemos tener dos culturas diferentes, con dos platos principales mucho diferentes, y podemos hacer la misma conexión con el carne en Villa Moreliana.

  4. Natalie Sampson

    Me gusta esta idea de descolonización. Estoy de acuerdo en parte porque restaurantes como La Villa Moreliana reclaman su cocina para compartir comida mexicana autentica con Los Ángeles. Pero al otro lado, creo que los clientes del mercado (que es dominada por anglos) fuercen a los empresarios adaptar su comida para satisfacer el pálido anglo. Por ejemplo, La Tostaderia es semi-autentica. Esta representa la fusión entre diferentes cocinas. No es malo. Pero creo que este restaurante es un ejemplo en contra de la descolonización porque parece que la mayoría de los clientes, los anglos, todavía tienen control e influencia del éxito de estos restaurantes.

  5. Olivia David

    La comparación entre la comida filipina y la comida latina es muy interesante, particularmente porque también hablas de las similitudes en las lenguas. Creo que como la comida, la lengua se puede iluminar mucho de una cultura. Yo escribí sobre la comida sudafricana, que también tiene influencias de culturas diferentes y de eventos de colonización, y cuando estaba leyendo su punto de la lengua pensaba en el hecho de que la lengua de Afrikaans también puede ser una reflexión de la mezcla cultural, como un paralelo al comparte de “flavor principles.” Tengo mucho interés en la idea de que podemos estudiar la historia por la comida, la lengua, y las culturas del presente.

  6. Erik Bezauri

    Grace! Me encanto la manera que pudiste tomar tu experiencia en ‘Grand Central Market’ y encuentras una paralela con tu identidad filipina y los tacos de carnitas de estilo Michoacán. Carnitas han sido una comida distinta para mi y mi familia. Aunque no soy filipino, mis mejores amigos son filipinos y ha tenido la oportunidad de probar lechon. Si hay similares! Tu habilidad de conectar comida hispana/latina con la historia entre España y el país de los Philippines me hace pensar en como la interacción de diferentes culturas influyen comida, tradición y sabores! Muy buen hecho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s