Blog #3: Identidad

Mi identidad esencial es que soy una judía americana. Mi familia tenía una historia clásica de inmigración judío. La familia de mi padre huyó de Rusia en los años 20, y la familia de mi madre escapó de los Nazis en Polonia en los años 30. Como resultado, tengo mucha orgullosa en ser americana y judía. Una comida muy común en mi cultura es el sándwich de pastrami. Este sándwich representa mi cultura porque es el sándwich más popular en las delicatesen judías en Nueva York, un lugar únicamente americano y judío, y el sándwich tiene un sabor de nostalgia para mí. Para comerlo apropiadamente, el sándwich de pastrami necesita estar en pan de centeno, y tiene mostaza picante. Mis padres, abuelos, y bisabuelos comieron este sandwich en los calles del Lower East Side in Nueva York, y la comida tiene una relacion cerca con la experiencia inmigrante.

 

cantors-pastrami
El sandwich de pastrami de Cantor’s en Los Angeles

Esta semana, yo fui a El Chalateco, una pupuseria. Pupusas son una comida muy típica en El Salvador. Originalmente, el plato era cocinado por los pipiles, una puebla indígena que poblaron el lugar que hoy es El Salvador. En los años 1980, hay una guerra civil en El Salvador, y cuando los salvadoreños huyen de sus hogares, les trajeron pupusas a los Estados Unidos y otros países. El movimiento de la comida de una comida indígena a una comida en las calles de los Estados Unidos es muy interesante porque muestra dos fenómenos de Anderson en su libro “Everyone Eats: Understanding Food and Culture.” Primeramente, pupusas crearon preguntas sobre la relación entre comida y fronteras. Anderson dice que cocina étnica está definida políticamente. ¿Puede considerar una comida indígena parte de la comida del país? Segundamente, pupusas muestren el proceso en que “the cuisine of the periphery migrates to the center.”

 

En El Chalateco, yo comí una pupusa de frijoles y queso, y plátanos. Mi comida era preparada en frente de mis ojos, y el olor delicioso lleno el restaurante. La pupusa era sabrosa y salada. El queso era suave, pero rico, y los frijoles son delicados. El curtido tenía mucho acido que cortaba la grasa de la pupusa. Los plátanos eran suave, dulce, y caramelizado—totalmente rico. Para mí, El Chalateco era el máximo de autenticidad. Nadie habla inglés, ni había un menú en inglés, y la comida era preparado de materias primas. No sé exacto que es autenticidad porque no entiende la cultura que resultado en estas comidas o la procesa de transformar la receta para admitir ingredientes disponibles. Pero para mí, un gran parte de la autenticidad es el sentido de conexión con las personas que comieron la comida por generaciones antes, y El Chalateco me da este sentido. No hay “staged authenticity” para satisfacer anglos, solo hay una cocina y comida deliciosa.

 

8 thoughts on “Blog #3: Identidad

  1. kathmorris

    Me gusta su idea sobre la conexión entre la comida de culturas diferentes y la experiencia de inmigración. Como has dicho, hay un sentimiento único cuando puedes compartir en una comida que personas han comido por generaciones. En mi familia, comemos comida italiana en la Navidad, como mis abuelos y sus abuelos. Para compartir en la comida popular con sus ancestros, si es pupusas o pastrami o comida italiana, es algo muy lindo.

  2. Olivia David

    Creo que es interesante que dices sobre el sandwich de pastrami como una representación de los inmigrantes judíos a Nueva York, porque yo también soy judía pero no pienso en el pastrami inmediatamente cuando pienso en la comida judía. Es posible que sea un fenómeno regional y un ejemplo de como la comida judía evolucionó en Nueva York específicamente (porque nadie de mi familia inmigró a Nueva York). Conexiona a la idea de que la comida de una identidad se puede evolucionar y ser adaptada en maneras diferentes dependiente en el contexto y el lugar a que viene.

  3. Natalie Riopelle

    Creo que es muy interestante que su familia de su Madre escapó los Nazi’s. Los abuelos de mi novio también escaparon de los Nazi’s y él es muy orgulloso de su cultura judia por esta razón. Él también le gusta los sandwiches de pastrami pero yo no me probo todavía. Él también le gusto el pan que se llama challah. Me probé este y ¡fue muy delicioso!

  4. maddyhinck

    Me gusta mucho tu blog esta semana. Mi padre trabaja con una mujer de El Salvador quien salió durante la guerra civil. He hablado con ella sobre su experiencia y su conexión a El Salvador hoy. Inmediatamente, ella mencionó las pupusas. Ella no puede cocinarlas, pero cada evento de su familia, hay pupusas. Por eso, creo que tu sentimiento de autenticidad es verdadero. Con platos como las pupusas, pienso que personas han comido por generaciones y todavía hoy.

  5. Natalie Sampson

    Me gusta estas preguntas en su blog: “¿Puede considerar una comida indígena parte de la comida del país? Segundamente, pupusas muestren el proceso en que “the cuisine of the periphery migrates to the center.”

    Primero, creo que la comida indígena puede ser parte de la comida del país. Creo que la cocina de un país es típicamente una mezcla de culturas de los indígenas y los países que toman esta área del imperialismo. Creo que la influencia indígena no es menos de la influencia de los otros países o inmigrantes que contribuyen a la cultura de esta país. Segundo, sí, creo que pupusas muestran el proceso en que “the cuisine of the periphery migrates to the center.” Soy de Tejas y ahora hay un movimiento para establecer que tacos son la “comida del estado.” Tacos en la cocina tejana son de la influencia de México. En esta situación, México es como el “periphery” y Tejas es parte de los EEUU como el “core.” En este ejemplo, “the periphery [migrated] to the center.”

    • Sarah Portnoy

      Natalie,
      Tienes razón sobre como la comida tex-mex se ha hecho más y más parte de la cultura del estado. También hay que recordar que Tejas era parte de México antes de ser un estado de los EEUU. Entonces, la comida mexicana siempre ha sido parte de la cocina tejana.

  6. Sarah Portnoy

    Sarah,
    Mi familia tiene una historia muy parecida–inmigraron de Rusia en los años 20, pero entraron en Cuba en vez de los Estados Unidos porque no había visas para todos en esos años.
    Y la familia por parte de mi madre es de Polonia. Entonces, una historia similar y comida similar, también, imagino.

    Me alegro de que hayas disfrutado de tu experiencia con la pupusería.
    No entiendo esto: Segundamente, pupusas muestren el proceso en que “the cuisine of the periphery migrates to the center.” Estás diciendo que ahora en Los Ángeles las pupuserías forman parte del Centro? Explica.

    OJO: Segundamente no es una palabra, sino “Segundo”
    EL proceso (sp)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s