Semana 1: Chichén Itzá por Aaron Hendel

Para mi primera entrada de blog, fui al Mercado la Paloma en Grand Ave cerca de USC en la parte central sur de Los Ángeles. El edificio es muy simple, amable y amarillo en el exterior; nunca tendría adivinado que hay muchos restaurantes y tiendas adentro.

Inmediatamente después de que entré, olí un poco de especia. Como continué adelante y derecho hacia un signo grande que dijo “Chichén Itzá”, ese olfato aumentó rápidamente. Me di cuenta de que fue la salsa habanero, una salsa naranja brillante que estuvo en cada mesa y alineó en docenas detrás de la cajera.

20170122_143032

Chichén Itzá es un restaurante mexicano, pero también es una ciudad vieja de los mayas hace cientos de años. Pues como el nombre sugiere, el menú es influido fuertemente por los mayas y su región, el Yucatán, en el sudeste del país.

Yo pide los huevos motuleños, un amigo pidió los tacos de chicarrón, y otro amigo escogió la torta de pollo para que pudiéramos compartir.

Los huevos montuleños
Los huevos montuleños y el jugo de guanábana

Después de pedir y cuando nos sentarnos a la mesa, supe que la comida iba a ser bueno, porque cada persona que ya estaba comiendo tenía una sonrisa. También vi a muchas familias; Chichén Itzá es un lugar perfecto para trae a sus niños para una comida tradicional para un precio razonable. La música en el fondo (a veces la música mexicana, el jazz o el reggae) siempre fue optimista y agradable.

“Yo siento en casa”, dijo mi amigo mexicano Rubén como tomó su primera mordedura. “Exactamente como mi abuela hace”.

Mi plato, los huevos motuleños, fue dos huevos fritos vueltos y vueltos con cubitos de jamón, zanahorias, chicharos y posiblemente mi comida favorita, plátanos fritos, todos de cuales fueron ahogados en un estanque de salsa tomate encima de unas tortillas duras. Los huevos motuleños, como mucha de la comida de Chichén Itzá, fue creado originalmente en el Yucatán. ¿Fue la más bonita comida? No, pero la combinación de la presentación simple y el gusto fantástico crea mucha autenticidad, exactamente como mi amigo dijo; no pensé que estuviéramos en un restaurante, sino una cocina de una abuela.

Como ya dije, me encantan los plátanos fritos, pues naturalmente ellos son mi elemento favorito del plato. Esa textura blanda fue magnífica. Se sentía como ellos estuvieron derritiendo en mi boca, como un helado lloviznado con salsa chocolate, pero en este caso la salsa fue tomate. Todo de ese, combinado con las ventas de tacos, crearon una mezcla agradable y francamente perfecta de texturas.

Esa combinación de texturas tanto como los ingredientes y el gusto fueron las razones porque los huevos motuleños fueron mi favorito. Mi segundo favorito fue los tacos chicarrón.

Los tacos chicarrón son tacos de crujido de cerdo con aguacate y pico de gallo. No son muy complicados, otro aspecto que añade a la autenticidad. Chicharrón no es una comida que es única a México, para el toque maya es ponerlo en los tacos. Cuando puse el habanero especial de Chichén Itzá en los tacos, sentí inmediatamente la especie, pero la presencia del aguacate ayudó limitarlo y crear una fusión simpática.

Y para ser honesto, no me encanté la torta de pollo asado porque el pan fue muy crujiente y áspero, que tomó mi atención lejos del pollo, los frijoles y la salsa. También hubo cebollas, que yo las odio. Pero es una preferencia personal de mi; quizás otras personas, como mi amigo que la pidió, la gustaría.

Para beber, nos tres tuvimos el jugo de guanábana que fue increíblemente delicioso. La guanábana es una fruta verde que crece en el Caribe, en México y otras partes de América Central. El fruto aparece similar a una pera o una lima, mientras el jugo aparece más similar a la pera; un blanco nublado y oscuro blanco. El gusto del jugo es muy similar a una papaya, pero pienso que el de la papaya es una poca demasiada dulce y fuerte; la dulzura en el jugo de la guanábana es exactamente correcta.

Pues, eso fue mi experiencia a Chichén Itzá en el Mercado la Paloma. ¡Definitivamente lo recomiendo! En dos semanas, escribiré un post sobre cualquiera la Calle Olvera, un área histórica para la comida Hispánica en Los Ángeles, o El Cholo, un restaurante popular para mis amigos a USC. ¡Mantente informado!

20170122_150539

One thought on “Semana 1: Chichén Itzá por Aaron Hendel

  1. Sarah Portnoy

    Aaron,
    Me alegro de que hayas disfrutado de tu experiencia en Chichén Itzá.
    Por favor, pon una foto y tu nombre en la página.

    OJO:
    Nunca HABRIA adivinado
    Gramátiac—estuvo, fue—usa imperfect para descricpción—ERA, estaba
    Yo pide—PEDí—pasado
    Cuando nos sentarnos—hay que conjugar el verbo
    Para TRAER—preposición + verbo
    No me encantó—3era persona
    nos tres tuvimos–nos is not a subject

    ¿Por qué el toque maya es poner el chicharrón en los tacos? No había chicharrón antes de la Conquista, chicharrón vino con los Europeos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s