Aventura 1: Chichen Itza

Para mi primera excursión de blog, visité al restaurante Chichen Itza. Un pequeño restaurante cerca de USC, me intrigó que estaba clasificado en la lista “101 mejores restaurantes de Jonathan Golds”

Situado como uno de los restaurantes en el Mercado de la Paloma, el lugar  inmediatamente sugiere autenticidad – la música española toca sutilmente en el fondo mientras tocan videos de alguien cocinando a tortillas. Ubicado junto a una sala de reuniones de la comunidad, la cocina del restaurante y la zona de comer estaban llenos de gente que parecían ser de ascendencia Mexicana. La zona de comer está abierta y cómoda, con tonos de pared coloridos que contrastan a las piñatas y decoraciones brillantes que son puestos en los otros restaurantes. El mostrador de pedidos se encuentra frente a la pequeña cocina, que está abierta u revela el personal rápido en su trabajo.

Uno de los temas más interesantes temas de las lecturas de esta semana fue la autenticidad. Una lectura, escrito por Ken Albala, sugiere que la autenticidad es arbitraria: los países han estado usando especias internacionales para sus comidas tradicionales por cientos de años. Cuando Bill Esparza vino a hablar al clase, dijo que tenía autoridad para declarar lo que era auténticamente Mexicano, porque había viajado y estudiado los alimentos de casi todas las regiones de México. En cambio, al ir a Chichén Itzá, busqué el conocimiento de una región y un estilo específico. Definitivamente esto tenía esto. En el mostrador vende una salsa picante de la casa-marca junto con un libro de cocina de estilo Yucatec escrito por el chef y propietario, Giberto Cetina.

Después de hablar con uno de los camareros, confirmó que el restaurante crea recetas Yucatecas que le pasaron de la abuela del chef. La región de Yucatán combina recetas Españolas, Mayas y Libanesas, creando un rico aroma de especias en el aire. El menú es amplio, con bebidas tradicionales, aperitivos, tamales, tacos, y entrantes. El camarero me informó que una característica especial del menú es chaya, una planta similar a espinaca, que se utiliza en su jugo y la masa los tamales.

Sin margaritas en el menú, optó por una jugo de guanabana. La fruta, que nunca había probado antes, tuvo un sabor tropical y suave, casi como un melón. Esto fue complementado por una textura cremosa y gruesa para un poco de sabor amargo. Aunque no me gustaba la bebida al principio, me pareció que era mucho más agradable como un complemento a las diferentes especias y sabores de la comida. Ademas, mi amiga pidió un horchata. Mientras sabía fresco, y dulce pero no abrumadora, la textura era un poco granulada.

Para mi cena, pedí un pollo pibil, que venía con frijoles negros, arroz blanco, plátanos, ensalada de col, y tortillas vaporosas. Al ser cocinado en hojas de plátano, la carne era tierna y cayó fácilmente fuera del hueso con mi tenedor. La piel estaba cubierta de especias de achiote, con un agradable sabor a tierra y nuez, que no era demasiado picante. La especie estaba bien compensado por un lado de la acidez crujiente de las cebollas en escabeche y la ensalada de col. El arroz blanco era pegajoso y cálido, lo cual sirvió como un buen complemento a la textura más dura de los frijoles. Los plátanos eran mi parte favorita de la comida. Como una hija de padres cubanos, he probado muchos plátanos en mi vida. Estos eran particularmente suave, perfectamente dulce, y se derretía en mi boca.

IMG_3757.JPG

Mis otros amigos ordenaron los tacos de pollo asado, cochinita de pibil, y el tamale brazo de reina. Los tacos de pollo asado eran agradables, ya que el pollo tenía un sabor mucho más ahumado y satisfactorio comparado a mi pollo. El tamale brazo de reina era quizás el plato más interesante de todos. Relleno de huevos y semillas de calabaza, proporciona una textura abundante, que fue muy bien complementada por la frescura de la chaya tamale.

IMG_3758.JPG

IMG_3759.JPG

IMG_3760.JPG

En promedio, pasamos alrededor de $ 10 por plato, que nos proporcionó una porción generosa y precisa de sabrosa comida. Con un ambiente cómodo y un estilo de cocina muy claro y consistente, Chichén Itzá fue una primera visita muy agradable. Al estar en el rango de Uber gratis de la USC, me sorprende que más estudiantes no sepan de este lugar.

One thought on “Aventura 1: Chichen Itza

  1. Sarah Portnoy

    Katherine,
    Buena descripción del lugar y su ambiente.
    Buenas feferencias a la comida única del Yucatán y uso de ideas de la lectura de Albala sobre autenticidad y lo que dijo Bill sobre el tema, también.
    Y buena selección de varios platos y bebidas como chaya. Buen trabajo!
    OJO: optó por (yo–é), confirmó (yo–é)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s