1: Un paraíso oaxaqueño en el centro de Koreatown

La lluvia había estado cayendo todo el día. No quería ir afuera de mi casa, pero he prometido a mi amigo que podíamos tomar una margarita para celebrar su trabajo nuevo. Una margarita me puede convencer a ir a cualquier lugar en cualquier tiempo.

6328B0BE-953B-4ED0-8033-EC71AB67C046.JPG

Lo mejor de vivir en Los Angeles es que hay un vecindario para cada tipo de comida que podrías querer. Significa que no necesitas ir a Taco Bell o Qdoba para comida “Mexicana”. Normalmente uno va a Boyle Heights o East L.A. — vecindarios latinos — para comer comida tradicionales. Es por esto que mi amigo había sorprendido de estar en Koreatown para nuestro cena.

En el siglo 20, había un aumento de restaurantes y tiendas latinoamericanos, pero existía un miedo del “desconocido” de la comida latina. Es por esto que desarrolló estos vecindarios, lugares familiares donde la gente de diferentes culturas podían estar con otra gente y comer comida típica de su area de origen. Guelaguetza es una excepción grande de este “regla”.

Guelaguetza es un paraíso oaxaqueño en el centro de Koreatown, afuera de un vecindario familiar.

Los propietarios no habían preocupados con los miedos de “comida extranjero”, tomaron un edificio con arquitectura muy tradicional de Korea y empezaron de repartir su mole casero. Cocinaron lo que sabían, una practica que empezó en los años 60 con los migrantes económicos de las guerras centro americanas.

e4f6ae78-d44d-4719-af0f-08e69b6cd7b4

Y gracias a dios que Guelaguetza no preocupó con los pensamientos de sus vecinos. La atmósfera del restaurante es una joya entre un mundo de repollo y salsa de soja — gracias al estado creado de la música en vivo y el mercado pequeño que ves cuando entras. Cuando los otros restaurantes en Koreatown dan sus clientes platos de kimchi, habíamos saludados por un plato de chips de tortilla cubierto de mole rico.

El mole era una mezcla perfecta de dulce y salado. Decidimos en pedir enchiladas de mole coloradito, porque queremos explorar el plato principal de Oaxaca. Las pedimos con queso, y había esperando poco queso. Déjame decirte……nos encontramos con un MONTÓN de queso!

D1B08296-09EA-4B69-AFFF-16EC9100B0A5.JPG

Una de las historias dice que en el siglo 16, la monjas en Puebla de los ángeles hicieron mole porque no tenían nada de servir el arzobispo cuando visitó. El mole en mis enchiladas no era cocinada de estas monjas, pero debe haber cocinado por un ángel — eso es lo bueno que era. El queso crea una mezcla de sabores perfecto. La mole dulce, el pollo húmedo y sazonado, el queso cremoso, y el perejil fresco. Casi encontré unos enchiladas que me amo más que las de nuestro mejor amigo de familia.

Lluvia o sol, vale la pena la viaje a Guelaguetza.

 

3 thoughts on “1: Un paraíso oaxaqueño en el centro de Koreatown

  1. Sarah Portnoy

    Hola Abby,
    Me alegro que hayas visitado Guelaguetza.

    Me gustó este comentario: “Lo mejor de vivir en Los Angeles es que hay un vecindario para cada tipo de comida que podrías querer.” Tienes razón, me encanta!

    No sé de donde viene tu información, pero esto no es correcto. El dueño está en mi libro. Llegó en los años 90. La guerra en América Central no tenía nada que ver y los años 60 es mucho antes. “Cocinaron lo que sabían, una practica que empezó en los años 60 con los migrantes económicos de las guerras centro americanas.” (Centro América–es El Salvador, Guatemala, no México)
    Guelaguetza es especial porque la comida es de Oaxaca, diferente del resto de México. ¿Por qué? ¿Cómo? Source de tu información no estaba allí.

    OJO:
    Es por esto que mi amigo había (Estaba) sorprendido de estar en Koreatown para nuestro(A) cena.
    habían preocupados (ESTABAN)
    EL viaje

  2. kathmorris

    Qué lindo, nunca he oído la leyenda sobre las monjas. Probé Guelagueltza durante mi primer año en USC, pero no di cuenta que el mole era su comida más famosa. Próxima vez, voy a probar el mole dulce y el mole coloradito.

  3. ahendel96

    Fue interesante para mí para leer sobre un restaurante oaxaqueño porque para mi entrada, seleccioné un lugar Yucatán, pero por supuesto las dos cocinas son muy importantes en la cultura mexicana y en comida en general. Me gusta cómo comparaste Guelaguetza al resto de los restaurantes en Koreatown, no sólo las diferencias entre la comida pero también la atmósfera y la cultura adentro. ¡Y pienso que si yo probé la montaña de queso, estuviera enfermo, pero me encanta tu descripción y como tu la disfrutaste!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s