Pupusas y Pozole

Hace quince años, Rosa, una inmigrante salvadoreña, comenzó trabajar en la USC. Hace tres, yo también comencé trabajar como “work study” en el departamento de relaciones internacionales, donde Rosa ya llevaba doce años limpiando y cuidando al tercer piso de VKC. A pesar de ser ciudadano Americano y haber vivido aquí más que treinta años, Rosa vive en una comunidad latina y no habla mucho inglés. Por eso, no nos dijimos ni veinte palabras entre sí el primer año. Pero un día, dejé al lado mi vergüenza de hablar español y dije “Hola buenos días, Rosa. ¿Qué tal?” (o algo así). Desde aquel día, hemos hablado casi diariamente para dos años. La historia de su vida, desde huirse de guerra en El Salvador en 1984, es complicada y dura, pero impresionante.

mx-nay!t
Bandera del estado mexicano de Nayarit
2000px-Flag_of_El_Salvador.svg
Bandera de El Salvador


La semana pasada, yo la entrevisté junto con otra empleada de Nayarit, México se llama Guille, sobre el papel de comida en sus vidas. Ambas tienen perspectivas bien interesantes en este asunto. La primera cosa, y lo que tienen en común, es que les importa mucho cocinar. Cuando yo les pregunté qué papel tiene la comida en sus vidas, familias, y culturas, además de alimentarse, inicialmente me aseguraron que la comida es la comida y no tiene nada de especial. “No, no, no. Toda comida es igual para mí, no importa de donde viene.”

Sin embargo, a preguntar a Rosa de las pupusas, inmediatamente se sonrió y habló con una pasión y un orgullo inequívoco. Ella me explicó la receta familiar de sus padres que llevó aquí. Me contó de las fiestas grandes de familia y la comida que las acompaña. Guille, una gran cocinera (según Rosa), me explicó detalladamente sus recetas para tostadas y su plato favorito: pozole.  

Con respecto al impacto de la cocina Americana, los dos están de acuerdo que su comida no ha cambiado para nada. Reconocen que Los Ángeles, como extensión de América Latina, no es un caso típico (por ejemplo, puede ser que en Minesota muchos ingredientes latinos no sean disponibles), pero me aseguraron que la dieta diaria de la familia Guille, como su receta de pozole sigue siendo más o menos el mismo que era hace veinte años en Nayarit. Los mariscos no son tan frescos como allá y las verduras son menos orgánicas, pero en general nada cambia. El desplazamiento espacial y temporal de sus patrias has servido dar más importancia a las recetas que migraron con ellas y tienen una fuerte presencia en sus identidades como Mexicana y Salvadoreña. No obstante, no todo sigue siendo el mismo. Rosa y Guille dijeron que las grandes fiestas de navidad y otras datas espaciales que ocurren en México y El Salvador–con calles lleno de gente, piñatas lleno de caramelo, y mesas lleno de comida–no pasan así. Sería extraño para ellos (y para sus hijos quienes no saben nada de estos costumbres) celebrar así en los Estados Unidos. En este respecto, sus tradiciones han sido adaptado.

Finalmente, les pregunté sobre el papel específico de la mujer en la cocina. Para Guille, crecía en un hogar en que la madre cocina y los otros comen. Para ella, siempre era así, y actualmente en su propia familia, nunca cocina su marido ni sus hijos (ni sus hijas). Pero a Guille la cocina representa un espacio, no de opresión sino de libertad. A ella le encanta cocinar y es su elección hacerlo. Para Rosa, aunque ella sabe cocinar, su hermano, quien es un gran cocinero y ha trabajado en varios restaurantes, hace de todo en las celebraciones y reuniones mayores de familia. Rosa lo dijo bien: “Hombre o mujer, si le guste cocinar, le guste cocinar.”

 

Hasta la próxima,

Evan

2 thoughts on “Pupusas y Pozole

  1. Sarah Portnoy

    Evan, buena descripción de las dos mujeres y como llegaste a conocer a Rosa y de como su cocina ha cambiado (o no) como resultado de la inmigración. ¿Qué come Rosa en celebraciones americanas como el Día de Acción de Gracias? Me hubiera gustado aprender un poco más.

    comenzó A trabajar
    para dos años (duración de tiempo-POR)

  2. emilyrwi

    Evan,

    Me encanta tu entrevista con Rosa. Me parece que es muy interesante que ella dijo que Los Angeles es una extension de países latinos. No había pensado yo en esto antes. No hay las mismas ingredientes en las comidas en otros partes de los estados unidos. Me encantó este blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s