La misma cocina, diferentes sentimientos

La cocina y su papel en la vida de las mujer es algo que puede significar dos cosas. Como lo describe Abarca en su capítulo, se puede amar la cocina o se puede ver como un que hacer. Este es un tema que para mí es muy interesante porque no lo había pensado antes pero ya que empecé a pensar en el tema, noté que yo misma tengo una contradicción de cómo veo la cocina.

 

 

 

Decidí entrevistar a mi mama para este blog porque ella es la que es dueña de nuestra cocina. No nada más porque es su casa y ella paga la renta, pero porque ella siempre está en la cocina. Se levanta dos horas antes para ir a la cocina y preparar el desayuno y el almuerzo para mi hermana y yo. Cuando regresa de trabajar se va derechito a la cocina a ver que va a cocinar o ver que hay para comer. Antes de irse a dormir, va a la cocina a lavar trastes o para limpiarla.  Hasta se pone defensiva de su territorio. Cuando dejamos comida afuera o no cerramos los gabinetes, se enoja con nosotros por ensuciar su espacio.

Me intereso mucho platicar con ella sobre la comida y la cocina. Porque en mi generación y aquí en Los Estados Unidos se habla mucho sobre el feminismo y la libertad de la mujer para que sea independiente. Cuando veo la televisión y en la escuela o cuando estoy con gente profesional este tema se habla mucho y es un tema importante. Pero cuando llego a casa y paso tiempo con mi familia este tema casi no se menciona. Como dijo Abarca, “All these theories were meant to raise my consciousness and help me liberate myself from the patriarchal, socially constructed, restricted, and oppressive places assigned to women due to gender, class, and ethnicity. The source of my cynicism and skepticism was a vivid understanding that textual knowledge is not accessible to a large group of women, like the ones in my family-working-class women. “ Yo estoy de acuerdo. Mi mama y mis tías no tuvieron educación y no conocen el tema formalmente. Pero ellas también son mujeres que viven en este mundo dominado por hombres.

Yo veo a mi madre feliz cuando ella está en la cocina y cada vez que visitamos una casa nueva, les complementa a los dueños por la cocina grande y dice cómo le gustaría tener una cocina así. Pero yo no soy tanto como mi madre. Siempre estoy ocupada. Si no es la escuela, es el trabajo, o la tarea o un evento que tengo que asistir para mis clubes. Y Abarca habla un poco de esto, ella dice, “If creative expression forms a vital part of what makes us human, what then happens to women whose life circumstances do not permit them the time, space, and money for these three creative outlets?” Cuando vivía sola, cocinar era algo que tenía que hacer pero no me gustaba. Buscaba lo mas rápido y fácil de hacer para que no perdiera más tiempo. Pero a la misma vez cada domingo, el único día que no tenía clase ni escuela y me dedicaba a hacer tarea, me encantaba cocinar un gran desayuno. Me levantaba y cocinaba un desayuno delicioso con café y me sentaba a comer y me sentía orgullosa. Como que cocinando me preparaba para dominar un día productivo. A lo mejor así es como se siente mi mama, y también la mama de Abarca porque dice, “For Velez, her cocina propia (her own kitchen), a single room with a chimney and a dirt floor she cleaned by hand every day, represented independence.” Mi mama vivió en una casa con 13 hermanos y hermanas y cuando por fin pudo tener su propia casa, su propia cocina, por fin era independiente.

Platicando con mi madre y viendo como ella ama la cocina me ayudó a darme cuento que yo tengo una relación bipolar con la cocina. A veces la odio y otras veces la amo. Por eso yo puedo entender como se siente la cocina como una cárcel para unas mujeres. Como lo explica Abarca, “ a servitude that makes her financially dependent on her husband’s salary, for her life revolves around mainly performing unpaid domestic labor.” En esta situación si me sentiría atrapada. Algo que a mi me encanta de cocinar es ir de compras por los ingredientes. Cuando compro los ingredientes tengo que comprarlos con mi propio dinero. Si tuviera que depender del dinero de alguien mas no me daría la misma satisfacción.

Con esta entrevista me di cuenta que mi madre y yo tenemos diferentes puntos de vista sobre no solamente la cocina sino también lo que significa ser independiente y libre. Para ella tener su cocina y cocinar para sus hijas la hace sentir independiente. Para mi, poder comprar y hacer mi propia comida y saber que no tengo que depender de nadie es lo que me hace sentir independiente. Por eso es importante notar lo que dice Abarca,  “a container large enough for cooking multiple possibilities of social change rather than a grand single theory is key equipment for preparing this recipe.”

 

4 thoughts on “La misma cocina, diferentes sentimientos

  1. Sarah Portnoy

    Veronica,
    Creo que este es tu mejor blog del semestre. Es muy personal–y muy analítico a la misma vez. Comparaste tus sentimientos hacia la cocina con los de tu mama, una mujer de otra generación y más tradicional, según nos cuenta en la entrevista. Ella misma dice que disfruta de preparar la comida para la familia, nunca lo ve como una carga–hasta se despierta 2 horas antes para tener la comida siempre lista! Es muy dedicada a su familia)

    Hiciste un trabajo impresionante de integrar las ideas de la lectura en tu discusión, también.

    Felicidades, Veronica. (:

  2. emilyrwi

    Estoy de acuerdo con Prof Portnoy. Este blog es increíble. Me encanta la entrevista con tu mama. Sus descripciones sobre las tradiciones y fiestas de tu familia y también de la cultura latina son muy interesantes. Me gusta que para ella, la cocina es un lugar de liberación y creatividad!

  3. Olivia Ceja

    Verónica, que bonito video. Me encanto mucho poder aprender más de las experiencias y palabras de tu mama. ¡Gracias! Estoy admirada de su amor por la familia y sabiduría. Creo que es muy interesante lo dices de las opiniones diferentes entre tú y tu madre. ¿Crees que tiene que ver con las edades, o más bien las experiencias diferentes entre ustedes dos?

  4. Alex Keane

    Estoy feliz que a su madre le gusta cocinar y no siente como es una obligación porque pienso que cada mujer puede tener la opción para decidir las opciones de su propia vida. Su blog es increíble! Parece muy profesional. Me gusta que incluye un video de la entrevista porque es muy interesante para escuchar sobre la tema en las palabras de su madre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s