Vivir una vida saludable – ¿lujo o derecho?

Los expertos siempre se nos dicen – debemos optar por una vida saludable basada en una dieta nutritiva y entretenimiento físico regular.

No obstante, conformarse con este estilo de vida es mucho mas simple, conveniente, y posible para unos que para otros. La realidad es que es una cuestión de habilidad socioeconómico. En Los Angeles, el contraste de acceso a una vida saludable entre los residentes de las zonas afluentes (Beverly Hills, Santa Monica, West Hollywood, etc.) y los de las zonas de bajos ingresos (Boyle Heights, South Central, Watts, etc.) es inmenso. Si viajarías al “westside” de Los Angeles, te enfrentarías con una población que pueda permitirse seguir los consejos de alimentarse bien y mantenerse en forma. Verías un abundancia de supermercados, “juiceries,” y restaurantes de comida rápida saludable. De todas maneras, si pasas por los barios al sur o al este de Downtown, chocarías con otra realidad. Las calles de estos barios – de mis barios – están llenados con restaurantes de comida rápida, tiendas de abarrotes, y llenos de licoreras; pero los supermercados, son difícil de encontrar. Dado a factores sociales y personales, nosotros – los residentes de estas partes – no podemos permitirnos el lujo de alimentarnos lo mejor posible. Pero vivir una vida saludable, ¿es lujo o derecho?

Me llamo Sofia y vivo en el bario de South Central cerca de USC. Tengo dos trabajos y trabajo 60-80 horas cada semana y por solo $9 cada hora. Mi marido también trabaja mucho (75 horas/semana), pero no tenemos opción – somos responsables de  alimentar a nuestros dos hijos y mis dos padres. No tenemos coche y dependemos en el transporte publico para llegar al trabajo y para hacer la compra. En nuestro bario, estamos rodeadas por cadenas de comida rápida y tiendas de abarrotes, pero a nuestra desgracia, el supermercado más cerca mide unas 3 millas de la casa…vivimos en un desierto alimentario.

Alimentar bien a nuestra familia significa que tenemos que superar muchos retos para asegurar que tengamos buena comida en la cocina y que nuestra familia pueda evitar la comida económica e insalubre que nos rodea.

Idealmente, cultivaríamos fruta y verdura en un propio jardín. Pero esto no solamente requiere que tengamos un jardín suficiente grande, sino también tiempo y energía que gastar – que con trabajar 60-80 horas cada semana, no lo tenemos. Entonces, un jardín productivo está fuera de discusión.

Nuestras otras opciones son 1) comprar comida saludable en mercados como Smart and Final, Super King, Food 4 Less, Jons, y las tiendas de 99 centavos; 2) comprar fruta y verdura de los vendedores ambulantes por la calle – que lo venden ilegalmente; 3) comprar comida en los mercados mexicanos.

Si elegimos la primera opción – en hacer la compra en el supermercado – nos cuesta mucho. Primero, como no tenemos coche, el que hace el viaje, tiene que coger el autobús. Esto significa que no solamente le tardaría mucho tiempo a llegar, pero que solamente podría comprar cuanto pueda llevar a casa en mano.

En plan, si voy yo y si no puedo llevar conmigo suficiente comida para alimentar a la familia para la semana entera, tengo que hacer el viaje dos o tres días cada semana. No solamente me costaría mucho comprar tanta comida y gastar tanto en el autobús, pero imagínate cuanto extra energía me costaría -¿y después de una semana de 60-80 horas de labor? No gracias.

Además, los precios de la fruta y verdura son más altos que los de los productos procesados. Entonces poder hacer el viaje al supermercado es una cosa, pero poder llenar el carrito con alimentos nutritivos, es otra.

Mientras esfuerzo hacer el viaje semanal (o bi-semanal) al supermercado, otra opción me tenta – es una que es mucho mas conveniente y que me costaría casi lo mismo (sino menos) económicamente. Podría comprar comida de un restaurante de comida rápida, del KFC por ejemplo – una cubeta de pollo frito, en mi camino a casa por la tarde después del trabajo. Me costaría casi lo mismo y sería mucho mas conveniente que comprar y preparar una cena de arroz, vegetales, y pollo a la parrilla para todos después de un día largo de trabajo.

Ahora, si decido comprar la fruta y verdura de los vendedores ambulantes, me enfrentaría con otra colección de retos 1) es ilegal – entonces corro el riesgo de ser pillado y multado, 2) no hay mucha variedad de opciones, y 3) la calidad no es tan alta como la fruta y verdura del supermercado.

Y por último, si decido hacer la compra en un mercado mexicano (donde suelen tener bajos precios), encontraría yo con los mismos desafíos que encontraría con ir a un supermercado (al llegar, y poder comprar comida buena).

Ya ves hasta ahora que hay un abundancia de retos que nos enfrentan los residentes de estos barios que quieren alimentar bien a sus familias. Simplemente, para nosotros, acceder opciones saludables nos cuesta mas tiempo y dinero que debe.
Aun más, como padres ni podemos depender en los almuerzos de la escuela a alimentar bien a nuestros hijos. Los almuerzos que sirven allí suelen ser grasosos y llenos de sal y azúcar – leal a la dieta Americana.

Entonces como residente de South Central, no solamente te sientes cansada por trabajar tanto y culpable por no poder pasar mucho tiempo en casa con la familia, pero también te sientes preocupada por si vas a poder alimentar a tu familia esta semana, y consternado en tener que decidir entre comprar una mayor cantidad de comida insalubre a bajo precio, o comprar comida saludable a la costa de más dinero y tiempo por unidad.

Las cadenas de supermercados y las cadenas de restaurantes de comida rápida controlan la industria de comida. Es decir, que si las cadenas de supermercados deciden no establecerse en nuestros barios de bajos ingresos, el acceso a la comida saludable disminuye. Efectivamente, la comida que nos rodea es la comida que consumimos. Si, podemos tratar de ir al supermercado cada semana, pero seguro que habrían instancias cuando esto no sería posible o cuando no tendríamos tiempo para preparar la comida. En estas instancias buscaríamos opciones fáciles e instantáneos.

Como detalle la Profesora Portnoy en su capítulo, la solución para los desiertos alimentarios tendrá que venir de una coalición de organizaciones, individuales, y el gobierno. Todos tendremos que colaborar para mejorar el acceso a la comida buena y la calidad de educación nutritivo.

 

“La comida que nos rodea es la comida que consumimos….”

Westside versus South Central

Santa Monica: Nekter, Urth Cafe, Poke-Poke 

South Central LA:

Mariscos Jalisco, El Huero, KFC

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

One thought on “Vivir una vida saludable – ¿lujo o derecho?

  1. Sarah Portnoy

    Sofia,
    Formulas una pregunta interesante: si es un derecho o un lujo tener aceso a comida saludable.
    En un párrafo, mencionas 3 opciones, pero la opción principal que menciono en mi capítulo son las tiendas de la esquina-tiendas de abarrotes.
    Comparación interesante con las fotos de las dos partes de la ciudad.
    OJO: tú no puedes recibir una multa por comprar de un vendedor ambulante y creo que la fruta que venden es tan buena calidad como los supermercados. Y los precios son más económicos.

    Varios errores de gram/vocab
    mantenerse de forma. (en forma)
    Barios (sp_
    están llenados con restaurantes de comida rápida, (llenos de)
    licoreras;(sp)
    cerca a USC. (cerca DE)
    Si decidimos la primera opción (eligimos)
    Mientras esfuerzo hacer el viaje semanal (no tiene sentido)
    últimamente,(significa lately)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s