#5: ¿Dónde está la comida saludable?

 

Me acabo de despertar. El sol no ha salido aún, pero tengo que salir de la cama y empezar a hacer el desayuno para mis hijos. Mi esposo está enfermo y no puede trabajar hoy; su estado de salud ha ido empeorando y no tenemos suficiente dinero para su medicación. Empiezo haciendo el desayuno para mis tres hijos. Hice panqueques y huevos porque es más fácil y sencilla para hacer, y luego me preparo para el trabajo. Debido a que mi esposo está enfermo, no puede llevar nuestros hijos a la escuela. Por lo general comienzo temprano del trabajo y no puedo llevar a mis hijos a la escuela tampoco. Le pregunté a mi amiga, Hiliana, cuya hija va a la misma escuela de mis hijos, de caminar a mis hijos a la escuela hoy. Tengo la suerte de tenerla. De lo contrario, mis hijos no ir a la escuela hoy.
Hola, mi nombre es Abigail y soy una madre del sur de Los Ángeles. Mi familia y yo vivimos cerca de la USC. Yo trabajo como una señora de la limpieza para los estudiantes que viven en casas fuera del campus. Afortunadamente, tengo una camión que utilizo para llevar a mis artículos de limpieza. También utilizo esta camión para conducir al supermercado. Alrededor de la USC, los principales supermercados son Ralph’s y Food 4 Less. La mayoría de los estudiantes va a Ralph’s por sus alimentos, pero para los precios son demasiados altos para mi familia. Por lo general voy al Northgate Gonzales Mercado, a unos 10 minutos de mi casa. No es muy lejos y sus precios son más razonables que Ralph’s. Yo siempre voy al Northgate porque quiero ahorrar mi dinero. También, tengo que tomar los reciclajes de las casas de los estudiantes para recibir dinero.  No puedo gastar un montón de dinero por comida para mi familia, aunque me preocupa por su salud. El dinero que mi esposo y yo ganan debe ir a la educación de los hijos, la casa, la ropa y otras necesidades además de la comida. Northgate Gonzales tiene los ingredientes que necesito para hacer comidas sencillas sin gastando todo el dinero que ganamos.


Debido a que no tenemos un gran presupuesto para la comida, compro comida que es fácil y simple, como los frijoles, pan, leche y alimentos congelados. Trato de hacer los alimentos saludables para mis hijos, pero a veces esto es difícil porque las opciones más saludables son más caras. Por lo general, las verduras y las frutas son demasiado caras para comprar, y no llenan el estómago. Mis hijos compran su almuerzo de la escuela.  Espero que la escuela les den opciones de alimentos saludables, aunque mis hijos me han dicho que comen cosas como Doritos, galletas y pizza. Esto me pone triste y me gustaría que la escuela podría hacer un esfuerzo más deliberado para crear estilos de vida más saludables para los niños. Muchos de los niños en el Sur de LA son obesos. Mi mayor hijo, Pedro, tiene 13 años y pesa 130 libras. Le encanta la comida chatarra y bebidas gaseosas y no come suficientes frutas y verduras. Cuando él viene con mi a Northgate, le gusta comprar patatas fritas y dulces. Trato de limitar la cantidad de comida chatarra que tenemos en la casa porque me preocupa por la salud de mi familia, pero a menudo cuando no estoy en casa, mis hijos ir a la tienda de conveniencia cercana cuando tienen hambre. Hay muchas tiendas de conveniencia en el Sur de LA que venden alimentos poco saludables (Melara, 2015). La obesidad es un problema común entre las familias latinas, especialmente en las comunidades de bajos ingresos, como el Sur de LA (Azuma, 2007). Especialmente los niños que son las edades de 12 a 17, como mi hijo, son los más afectados por la diabetes y la obesidad (Portnoy). Muchas personas llaman a donde vivimos un “desierto de alimentos”, que son “zonas que faltan de accesible, fresco, frutas, verduras y otros alimentos enteros sanos.” (Portnoy) y estoy de acuerdo. Desde Superior cerró hace dos años, gastamos más de doble que antes.
Cuando llego a casa después del trabajo, por lo general estoy muy cansada para hacer una gran cena. Cuando tengo la energía, voy a hacer un plato tradicional mexicana como chile relleno, tamales, o flautas. Sin embargo, cuando no tengo mucho tiempo, vamos a los restaurantes de comida rápida. Mis hijos y mi esposo les encanta comer en Taco Bell y El Pollo Loco. Estos lugares están cerca y conveniente. Estoy triste de que esta es nuestra realidad, pero es algo que no podemos evitar. Deseo los alimentos sanos era más accesible en nuestra comunidad, pero parece que no importa cuánto nos esforcemos, nuestros estómagos se hacen más grandes y nuestras billeteras obtener más vacío. Espero que un día, las cosas cambien para mejor.

5 thoughts on “#5: ¿Dónde está la comida saludable?

  1. Amanda Chao

    Su blog hace que el día en la vida de una mujer que vive en el sur de Los Ángeles muy real. Es muy triste que esta es la realidad para una gran cantidad de personas que viven en estos barrios “desierto alimentarios”. ¿Cree que el artículo de acceso a los alimentos que el gobierno y las organizaciones sin ánimo de lucro se les va a tomar medidas sobre estos planes y mejorar la accesibilidad de los alimentos sanos, baratos para estas personas?

    • Lauren Taylor

      Amanda,
      Espero que sí pero no sé de qué manera. Creo que el primer paso es asegurarse de que el gobierno es consciente de la situación y que hay apoya suficiente para cambiar las políticas!

  2. Nina Killingstad

    Lauren,

    Pienso que su blog retrata marginalización estructural de families latinos en el sure de Los Angeles. Me gustó que usted escribe sobre la cocina de la comida Mexicano tradicional. Pienso que mucha personas no se dan cuenta de que la gente que emigra a California de México pierde la mayor parte de su herencia debido a la carencia de recursos en el área.

  3. Sarah Portnoy

    Lauren,
    Bien escrito–con muchos detalles, hasta el nombre de la amiga mencionaste. Me gusta que hayas incluido fotos de la Northgate para mostrar como es el supermercado mexicano donde ella compra.

    Buena descripción de su trabajo y sus problemas.
    Tu escritura ha mejorado MUCHO este año. Felicidades! Estás traduciendo mucho menos y escribiendo de manera más natural.

    OJO:
    mis hijos no ir (conjugar verbo)
    mayor hijo—hijo mayor

  4. Caitlin Hechinger

    Lauren, me encantó cómo usted declaró que los precios en de Ralph eran demasiado caros para su familia y por eso debe ir a un mercado más lejos. El punto clave de su argumento fue que ni en la escuela los niños reciben alimentos nutritivos. Por desgracia, se les dan pizza y patatas fritas. Realmente tu blog tomó todos los puntos de injusticia alimentaria en el hogar, en el barrio y las escuelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s