#2: Una aventura a Calle Olvera

Bienvenidos a Calle Olvera, conocida como la parte más antigua de Los Ángeles, donde los nativos y los turistas pueden visitar para hacerse una idea de la cultura mexicana.  Como uno de la mayoría del puntos de referencia históricos de Los Ángeles, Calle Olvera rinde homenaje a la cultura y tradiciones de la gente que se estableció en 1781.

Al entrar en Calle Olvera, sus ojos se encontraron con los colores vibrantes de los distintos puestos de vendedores que se ocupan el área.  Los vendedores estacionados por la calle ofrecen piñatas en venta entre filas de dulces mexicanos, cerámica, marionetas, Zarapes y otra vestimenta tradicional, sombreros de gran tamaño, muñecas, ventiladores españoles y velas decorativas.  Fue interesante ver cómo la cultura estadounidense ha influido en sus productos: retratos de atletas famosos, gorros de béisbol de California, y los personajes de dibujos animados estadounidenses.  Restaurantes decoran los lados de la calle, la mayoría de los cuales son elogiados por su autenticidad y precios bajos.  Terminamos visitando uno de los restaurantes más tarde (La Noche Buena) -¡estad atentos para nuestra experiencia allí!

Pero entre todos de tratar y comprar y comerhay museos históricos donde el aprendizaje real y la interacción con la historia pueden ocurrir.  ¡Y lo mejor es que todo es gratis!

Ahora, mi parte favorita… la comida!  Visitamos a La Noche Buena, un restaurante pequeño en el medio de Calle Olvera que vende una variedad de platos mexicanos como tamales, taquitos, burritos, y sopes (tacos con tortillas suaves).  Pensaba que este restaurante era auténtico porque es un “agujero en la pared” tipo de lugar, donde solo aproximadamente 15 personas podían sentarse cómodamente y la cocina y el comedor están en el mismo cuarto.   Fue muy casual.  El menú era en español con traducción en inglés, y ofrece una gran variedad de carnes y platos.

 

Pedimos tamales, tacos y sopes.  Soy vegana (desde el comienzo del año), así que pedí un taco lleno de patatas, con frijoles y arroz.  No comí los frijoles porque están cocinados en aceite de la vaca. Nos servimos los platos en platos de styrofoam y con utensilios plásticos; pueden comer algo rápidamente y no tiene que limpiar mucho.   Las porciones eran pequeñas, pero eran suficientes como para estar llenas.  Me gustaba la comida; era sabrosa y me gustaba que tenga una opción vegana/vegetariana.

Yo creo que es difícil mantener una estricta observancia a una cultura que ya no está inherentemente.  El término “auténtico” que Portnoy discute se usa mucho en hoy día para describir la comida mexicana, pero este “originalidad” es falso porque es imposible crear la misma comida con los mismos tipos de ingredientes en un tiempo completamente diferente. Creo que la idea de la “puesta en escena autenticidad” (staged authenticity) se aplica a una gran cantidad de restaurantes en Los Ángeles, donde quieren atender a los mexicanos y a los no-mexicanos también.  Como Ferrero dijo también, no usamos el término “auténtico” en la manera correcta porque si vamos a hablar de éste, debemos discutir la influencias del racismo y la etnia en los estados unidos.  Aquí es  el problema: queremos la comida “auténtica” y mexicana en los EE.UU. Debemos volver a los calles de México hace décadas para experimentar la comida mexicana actual.

Creo que el problema principal que tengo con Calle Olvera es el hecho de que este tipo de mercado no son en realidad tan común en México u otros países que hablan español.  La mayoría de los mercados se crean para turistas, donde los extranjeros pueden hacerse una idea de la cultura en zonas concentradas.  En este aspecto, entre otros, puedo ver cómo Calle Olvera podría parecer falsa.

Aunque Calle Olvera es, a veces, criticado como una representación romántica, “whitewashed”, y poca realista de las tradiciones de origen mexicano, creo que tiene éxito la celebración y el reconocimiento de las verdaderas raíces de esta gran cuidad.  Muchos de los vendedores actuales son descendientes de los propietarios originales de los vendedores y, por tanto, hacen todo lo posible para mantener su historia y tradiciones.  Pues, no me molestó mucho cuando vi la característica americano ocasional. En general, Calle Olvera es un lugar único que respeto para rendir homenaje a la cultura mexicana.

Fuentes:
The Sage of Encyclopedia of Food Issues: Authenticity of Cuisines. – Sarah Portnoy
Comida Sin Par. Consumption of Mexican Food in Los Angeles: “Foodscapes” in a Transnational Consumer Society – Sylvia Ferrero

One thought on “#2: Una aventura a Calle Olvera

  1. Sarah Portnoy

    Lauren,

    Comentarios interesantes sobre la Calle Olvera en relación a la autenticidad.
    OJO: se dice “probar” comida, taste
    No entiendo esto: “Yo creo que es difícil mantener una estr
    icta observancia a una cultura que no está inherentemente más allí. -vocab-observancia?
    “no está inherentemente más allá” no tiene sentido, intenta no traducir directamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s