Blog #3: La identidad y La Flor Blanca

Porque tuve siete años cuando mi familia y yo mudamos de Mumbai, India a Cupertino, California, mi identidad es una mezcla confusa de las culturas de India y los EE.UU. Aunque soy un ciudadano de los Estados Unidos, cuando estoy en los EE.UU soy india, pero cuando estoy en la India soy americana.  Por eso, la identidad que yo identifico más con es inmigrante de 1.5 generación, “because they bring with them characteristics from their home country but continue their assimilation and socialization in the new country, thus being “halfway” between the 1st generation and the 2nd generation” (una identidad que yo descubrí ahora en Google a causa de mi confusión de cómo describirme para este blog).

Un río en Kerala con las casas flotantes
Kappa (la tapioca) y curry de carne de res (http://farm8.staticflickr.com/7018/6766090215_03ffe96c66_b.jpg).

Además, los estados en la India son muy diversos, con sus propias lenguas y culturas. Nací en Mumbai, pero las familias de mis padres son del sur de India, de una estado que se llama Kerala. Los dos lugares son como mundos diferentes. Mumbai tiene una población de 20.7 millones, mientras la puebla de mi padre tiene a lo sumo un mil personas. Las diferencias tiene un gran impacto en el tipo de comida. En la cocina de mi abuela, el plato principal es kappa, que es hecho de la raíz de la tapioca que crece en el bosque a fuera de la casa de mi abuelo. La tapioca hierve hasta se vuelve suave, y se sirve con el curry de la carne de res que fue descuartizado dos horas antes. El curry de la carne de res es un comida muy típica de Kerala, porque muchas de los ciudadanos no son hindúes, sino que son católicos como mi familia. Se puede comer kappa y curry por el desayuno, el almuerzo, o la cena, o tal vez por los tres. La comida de Kerala es simple, orgánico, y toma tiempo para cocinar.

La estación de trenes que se llama Chatrapati Shivaji Terminus en Mumbai
La estación de trenes que se llama Chatrapati Shivaji Terminus en Mumbai
Sev puri, un tipo de plato chaat (http://ste.india.com/sites/default/files/2014/08/02/157227-sevpuri.jpg)

Por otra parte, las vidas ocupadas de Mumbaikars requieren comida rápida y fácil. Se puede encontrar comida de cada parte del mundo en Mumbai, pero la comida muy típica es chaat, que es un tipo de comida de calle, y también mi comida favorita. Comemos chaat después de una noche en la ciudad, o cuando queremos un almuerzo rápido. Hay diferentes platos, pero tiene ingredientes en común como las papas, el arroz inflado, los garbanzos y las galletas fritos de harina de garbanzos, y salsas de tamarindo, menta, y chile. El plato está cubierto con cebolla, limón, cilantro (muy similar a algunos tacos), y una mezcla de especias que se llama “chaat masala.” En la lectura de Pilcher, dice que “Jean-François Revel went so far as to deny the existence of national cuisines, recognizing only regional and international cooking styles. He observed that many local specialties could not be reproduced nationwide” (157). Esto es la verdad acerca de chaat, que no sólo varía de ciudad en ciudad, sino también de puesto en puesto. El sabor depende totalmente en el “terroir” que discutimos. No se puede encontrar chaat en los Estados Unidos que se acerca a la de Mumbai, aunque muchos restaurantes tratan. Adicionalmente, los residentes de Mumbai tiene las paletas más sofisticada que las de los residentes de Kerala, que sigue la teoría de Anderson que “Indian food is most elaborate in the old capitals, least so in the mountains of Assam and Nepal” (198) (Kerala no es tan rural que Assam o Nepal, pero es comparable).

Esta semana, fui a La Flor Blanca, una pupusería salvadoreño muy cerca de USC que nunca he visitado. Me gustó mucho el ambiente del restaurante, que tenía fotos gigantes en las paredes de la naturaleza y las personas de El Salvador, y también música muy festiva y ruidoso.  Se sirve no sólo pupusas, pero también los plátanos, frijoles, y otros platos de El Salvador. Pedí dos pupusas, un de queso y loroco (un tipo de flor), y un de chicharrones y queso. Aunque el restaurante era lleno de gente, mi comida tomó demasiado tiempo para la cantidad de comida que yo pedí. 45 minutos después, recibí dos pupusas muy grandes y deliciosas. Las mesas tuve un contenedor del curtido, que es repollo en vinagre que me recordó a kimchi o sauerkraut. La combinación del curtido y las pupusas era tarta, caseoso, y muy bueno. El sabor del loroco no era muy fuerte, era más como una hierba para sazonar el plato en vez de un parte principal de la pupusa. La pupusa de chicharrones y queso era perfecto. Me encantó la comida y el ambiente de Flor Blanca y quiero regresar muy pronto.

Anderson menciona en su lectura que “Guatemala and El Salvador have a unique, distinctive, and isolated little cuisine, derived in part from pre-Columbian Mayan cooking. It is not quite different enough from Mexico and Latin America to be a fully independent species, but is certainly not classifiable under either of those majors” (193). La comida consistió en platos familiares como plátanos fritos y sopa de gallina, pero las pupusas, especialmente con el loroco, y el curtido era sabores que nunca he traído en un restaurante latinoamericano. Creo que el restaurante sirve comida autentica de El Salvador. Pilcher dice que “authenticity is an ongoing contest, equally open to chile-and-pork tamales, filet mignon stuffed with cuitlacoche, and peanut butter and jelly empanadas” (160). No tengo un definición tan abierto de la autenticidad. Creo que la autenticidad de una restaurante depende en como el restaurante describirse su mismo. Por ejemplo, La Flor Blanca dice que es un restaurante salvadoreño, y sirve comida tipica de este país. Por otra parte, Juanita’s en Calle Olvera, que visitó dos semanas pasadas, dice que es comida mexicana, pero es más Cal-Mex. Este no es autentico porque no es una verdadera representación de comida mexicana.

5 thoughts on “Blog #3: La identidad y La Flor Blanca

  1. Sarah Portnoy

    Alisha,
    Descripción interesante de tus identidades y de las diferencias regionales en India entre Kerala y Mumbai. Fue fascinante aprender sobre el chaat.
    Buen uso de las ideas de las lecturas!

    OJO:
    alguien de India es hindú
    tuve siete años -tenía-descripción
    la puebla (Spelling-pueblo)
    POR/Para– se puede comer curry PARA el …
    Agreement: Las mesas tuve
    Conjugate verb: el restaurante describirse su mismo.

  2. graceamoo32

    Me puedo identificar con lo que sientes cuando explicas lo difícil que es tener una mezcla de culturas muy distintas. Aunque no hablé de eso en mi blog, siento que soy una persona completamente diferente cuando visito una parte de mi familia por lado de padre y cuando estoy con el lado de mi mamá. Soy la “negrita” cuando esto con mi lado mexicana pero soy la más clara cuando estoy con mi lado africano. Mientras en Puerto Rico, se refieren a mí como la “americana.” Me gustó mucho leer tu blog. Era interesante aprender sobre tu cultura.

  3. Jasmine Gale

    Yo también siento tus emociones de tener dos culturas distintas (soy una mezcla de judía y china), pero nunca he visitado a Israel, y solamente visitaba China cuando tenía dos años (y entonces no recuerdo nada de la experiencia desafortunadamente). La idea de la generación 1.5 es muy interesante; una mezcla de identidades es una paradoja porque en un sentido, encajamos en ambos mundos, pero al mismo tiempo, no encajamos en ninguno. Es decir, sí tenemos partes de ambas culturas, pero no tenemos ninguna cultura entera.

    Además, comprendo tu perspectiva de la autenticidad y que cada restaurante tiene su propia definición, pero también pienso que Pilchar está hablando más sobre el futuro. Con el tiempo, creo que la idea de Pilchar sobre “peanut butter and jelly empanadas” no sonará tan ridículo, pero estoy de acuerdo contigo que por ahora, no es la verdad. Al final, como he dicho en mi blog, creo que nosotras (de dos o más culturas) vamos a hacerse la mayoría un día.

  4. Blair Bou-Chebl

    Qué triste que tenías que esperar 45 minutos por tu comida! Fui durante un tiempo extraño en el medio del día y no tenía que esperar más que cinco minutos. Estoy de acuerdo que los cocineros no necesitan mucho tiempo para preparar una pupusa. Yo probé una pupusa revuelta que me gustaba mucha. También estoy de acuerdo con Anderson que la comida salvadoreña no es distinta, pero es diferente que la comida mexicana. El ambiente de La Flor Blanca sin duda añade a la experiencia salvadoreña, también.

  5. eliseespinosa

    Me gustaron bastante tus descripciones de los platos típicos de Kerala y Mumbai. Yo sé que los restaurantes de Los Ángeles no se comparan, pero hay un restaurante que recomendarías para probar comida más tradicional? Tal vez algunos de los mismos platos que describiste? He ido a varios, pero la comida nunca me parece muy auténtica…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s