Esta semana, visitamos la Calle Olvera para explorar un poco la americanización de la comida Mexicana. Al llegar a la calle, estuve sorprendido al ver las diferentes tiendas coloridas llenando la calle, dándome un sentido cultural. Aunque no habían muchas personas, aprendí que en los fines de semana la Calle Olvera es una capital cultural en donde muchos van a festejar su identidad como mexicanos, y otros simplemente van a visitar para explorar.

Aunque no pude quedarme por mucho tiempo, definitivamente aprendí mucho. Un tema importante fue la tragedia en que los Mexicanos fueron forzados fuera de su propia cultura y propiedad, causando una mezcla de identidades y culturas en lo que hoy es Los Ángeles. Aunque una cultura no es mejor que la otra, el acto de forzar a una cultura a acomodarse a otra seguramente causó un sentido de tragedia y nostalgia al pasado. Este mismo evento también causó la americanización de la cultura mexicana.

Image

Image

Image

Con este conocimiento, visité “El Cholo” para explorar la comida Mexicana Americanizada.

Image

Uno de los temas recurrentes cuando comemos comida hispana (o de cualquier otra nacionalidad) en Los Ángeles es el tema de la autenticidad. Muchos académicos han explorado este tema, particularmente Sylvia Ferrero en “Comida Sin Par. Consumption of Mexican Food in Los Angeles: ‘Foodscapes’ in a Transnational Consumer Society”. En este estudio, Ferrero explora no sólo la comida Mexicana en Los Ángeles, pero también cómo estas comidas nos pueden enseñar sobre los aspectos políticos y sociales.

La parte que más me sorprendió en el estudio de Ferrero fue cuando ella mencionó los dos tipos de restaurantes en Los Ángeles—el “dual life” de la comida Mexicana. Uno tiene que ver con los restaurantes que sirven comida Mexicana para los mexicanos, y el otro con restaurantes que sirven comidas mexicanas para los que no son mexicanos. El Cholo, un restaurante Mexicano en Downtown L.A., es un ejemplo del segundo tipo de restaurante.

El Cholo es una cadena de restaurantes que sirve comida Mexicana en diferentes ciudades como Los Angeles, Irvine, Santa Monica, y Pasadena, en donde la populación consiste en una mezcla de personas, incluyendo Mexicanos, pero igualmente de personas que no son Mexicanas.

Al entrar al restaurante, no estuve sorprendido de ver que muchas de las personas cenando en el restaurante eran personas Americanas y Coreanas, como este restaurante en particular está cerca de Koreatown, El ambiente se sentía mexicano—paredes llenas de colores y pinturas, música mexicana en la entrada (aunque no se podía escuchar cuando me senté en mi mesa), y cuadros en las paredes demostrando la historia del restaurante.

Image

Image

Image

Las servidoras estaban vestidas en coloridos vestidos mexicanos, y, aunque hablaban en inglés, decían ciertas cortas frases como “Hola”, “Gracias”, y “Adiós” en español, invitando a cualquier persona a reciprocar y sentirse un poco más “culturado”.

Cuando vi el menú, uno de los platos me sorprendió más que los otros—“A Taste of History”, compuesto por una enchilada, un tamale, un taco, y un chile relleno, con arroz y frijoles en el costado. Me acordé sobre lo que dijo Bill Esparza en clase sobre los “platos de combinación” en restaurantes americanizados, y pedí por este plato.

Image

Image

Desafortunadamente, la comida no me gustó mucho. Aunque se parecía como un plato con mucha variedad, sentí que toda la comida tenía el mismo sabor de tamales. El plato era gigante (un aspecto “Americano”), y tenía mucha salsa y grasa. Además, la comida era cara para la calidad de comida que pagué. Sé que no puedo juzgar un restaurante basado en un plato sólo, y por eso volvería a este restaurante una o dos veces más para probar otros platos, pero no tengo tanto grandes esperanzas para este restaurante.

Como dice Ferrero, muchos de los restaurantes Mexicanos americanizados son así. Tienen aspectos Mexicanos para darle a sus clientes un sentido cultural, con “señoritas españolas, sombreros mexicanos, y banderas mexicanas”. Desde las pinturas en las paredes hasta las servidoras en vestidos mexicanos, pude ver en El Cholo lo que Ferrero también observó en su experiencia. Aún más, la comida no se sentía fresca. Como dijo Ferrero, estos restaurantes sirven comidas como “enchildadas, chile con carne, tamales, fajita nachos, quesadillas, etc.” y se olvidan de lo fresco y de la calidad de la comida.

Estoy seguro que esto no es aplicable a todos los restaurantes americanizados. Hay muchos que son deliciosos también. Sin embargo, la cuestión de la autenticidad de la comida no se puede traer en restaurantes como estos. Muchos de las comidas auténticas, según Ferrero (y en mi experiencia), son difíciles de encontrar a menos que podamos ignorar los estereotipos culturales con el sentido que lo americano es superior a lo de las otras culturas, especialmente en California, lo Mexicano.

Y con esta experiencia, aprendí que muchas veces, no debemos juzgar un restaurante solamente basada en la ubicación y el nivel de lujo del restaurante, especialmente cuando tratamos de buscar comida, no necesariamente siempre deliciosa, pero auténtica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s