Gorditas y Una Conversación con Balbina en Boyle Heights

Cada vez que voy a Eastside Luv Wine Bar en Boyle Heights por una noche de música y baile, siempre puedo contar con algo importante para terminar el día: tacos de Balbina. No puede ser una noche perfecta sin esta lonchera. La gente del bar siempre se junta aquí después de bailar, cuando estamos sudorosos y un poco cansados. Venimos aquí para gozar el aire fresco, y un sentido de paz y contentamiento. Hablamos de la música, de nuestras vidas, pero sobre todo, la comida en nuestras manos.

Balbina sirve pambazos, huaraches, gorditas, quesadillas, enchiladas y tacos. Usa ingredientes como asada, tinga de pollo, chicharrón, papas, chorizo, huitlacoche y calabacitas. Los dos cocineros, un hombre y una mujer, preparan todo al orden, y hacen sus propias tortillas de maíz. Condimentos incluyen crema, cilantro, cebollas, y dos tipos de salsa – rojo y verde. ¡Tantas opciones! Una vez probé el taco de carne asada. Miré con fascinación el proceso de tomar la masa, ponerla en una prensa, y luego calentarla en el comal. Unos minutos más tarde, comí una tortilla hecha especialmente para mí. Otra vez, probé el taco con calabacitas – uno mis ingredientes favoritas de la cocina mexicana.

Balbina se encuentra en la misma calle, al lado de Mariachi Plaza, con frecuencia. Estuvo allí el domingo, aunque con una sola mesa, no una lonchera, parte de un evento semanal con otros puestos de mercancía y comida. Esta vez, pedí una gordita, y hablé un poco con los cocineros, los mismos dos que había visto antes.

Mi primera pregunta: “¿Qué es una gordita? No los veo mucho por aquí.” (En verdad, nunca había probado una gordita antes.) Una gordita, me explicaron, es una tortilla gruesa que se puede fritar en aceite o calentar en el comal. ¿Cuál prefiera yo? La versión con el comal, dije. Empezaron a prepararlo, y pregunté, “Entonces, es como un taco, ¿pero adentro de la tortilla? Casi — “lleva frijoles adentro.” Y mucha lechuga, y crema. Una combinación perfecta para mí. Los cocineros también me dijeron que la gordita viene de la Ciudad de México, junto con el pambazo (una torta con carne milanesa, chorizo, aguacate, crema, y más). Lamenté que no había probado mucha comida de la calle durante mi visita a la Ciudad de México en 2007. ¡Qué estupidez! Hice otra pregunta: “¿Ustedes son de la Ciudad de México, también?” Me respondieron que sí. Han llevado dos años en Los Angeles haciendo comida en la calle para Balbina Sánchez, dueña del negocio.

Mientras la mujer preparó la gordita, el hombre me preguntó, “¿Has probado mi mole? Es mole de Puebla. Pruébalo. ¿Es bien rico, no? Con eso hacemos enchiladas de mole.” Me dio un vasito, y probé un sabor oscuro y ahumado. No sé si yo aguantaría un plato completo…pero un bocadito fue ideal.

Fue difícil hablar sobre el ruido de los generadores, recordándome de nuestro lugar. No en un restaurante fija, ni siquiera afuera de una lonchera. Nada más enfrente de una mesa en la calle. Entonces pregunté, “¿Cómo se compara haciendo comida en la calle en vez de un restaurante?”

“Es diferente…” dijo la mujer. “Aquí no tenemos permiso.” Agregó, “Tenemos una lonchera también. Se vende más así que en un restaurante.” “La gente le gusta más comida callejera,” dijo el hombre.

¿Y cuánto para la gordita? “Cuatro cincuenta,” dijo el hombre. Quizás yo parecí confundida, porque añadió, “four-fifty.” Siempre hay momentos de traducción en la calle, pensé. Y muchos de los gringos que yo conozco, como algunos amigos de Eastside Luv Bar, buscan estos momentos. (Como el güero que hizo alarde de su conocimiento de huitlacoche.) Quieren conocer y aprender de nuevas culturas, y tener experiencias fuera de su estilo de vida cotidiana. Amamos a Los Angeles porque nos da muchas oportunidades así. Y pienso que, en una ciudad tan grande y diversa, necesitamos estas oportunidades. No somos un “melting pot,” y nunca seremos. Solo podemos vivir lado al lado si sabemos compartir momentos y experiencias. ¿Y por qué no hacerlo mientras comiendo?

Pero hay críticos de loncheras. Han dicho, entre otras cosas, que loncheras no son sanas, y que competen demasiado con restaurantes. Pero Ernesto Hernández-López, en un artículo por Inter-American Law Review, desenmascara ambas ideas. Las loncheras tienen que seguir normas estrictas, dice. Y no competen con restaurantes porque sirven otro tipo de necesidad. Como él dice, “Food trucks operate in a distinct supply market.”

El lugar donde Balbina se suele encontrar, Mariachi Plaza, ha sido importante en el debate sobre las loncheras. (También conocido como el Taco Truck War.) El lugar es una plaza grande y bonito, con árboles, tienditas, un escenario, y un mirador. También es sitio de una de las paradas del Metro Gold Line, que corre desde Pasadena al East L.A. Hernández-López explica su significancia así:

Before the gold-line began operating, questions arose concerning what new businesses would find space in the area served by the trains and what existing businesses would remain or pose a challenge to changing local economies. Street commerce, food stands, and food trucks became issues of public contention. This changing cultural atmosphere for both food practices and local politics, along with county and city enforcement of vehicle parking regulations all set the stage for taco truck war litigation.

El litigio terminó en favor de las loncheras. Pero la lucha no ha terminado. Todavía hay críticos de las loncheras que quieren que la ley ponga restricciones firmes. Con esto, necesitamos seguir con cuidado. Es posible que sí, es necesario tener más leyes sobre las loncheras. Creo que la gente tiene el derecho de vivir en una área residencial sin loncheras en su puerta. Pero tienen que ser razones que no reflejan una actitud contra el inmigrante, o contra la gente latina. Nada que nos privaría de la oportunidad para conectar con nuestros vecinos. La tortilla tiene más poder de lo que pensamos.

One thought on “Gorditas y Una Conversación con Balbina en Boyle Heights

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s